¿Y si pensamos más con el bolsillo y no tanto con el corazón?

Cuando yo era muy jovencito se hizo famosa una frase pronunciada por el ministro de economía de entonces: “Les hablé con el corazón y me respondieron con el bolsillo”.
Hoy no pensaba escribir esta nota sobre economía sino otra sobre conectividad rural, pero la búsqueda de datos en Internet me puso ante esta inexorable realidad en donde lo rural, la tecnología y la economía se mezclan con la crisis económica actual, las crisis pasadas, y mientras algunos no logran superarlas porque sólo las analizan con el corazón, yo apelaré a su análisis con el bolsillo como un intento de propuesta disruptiva hacia el futuro.

Crisis Frutícola en el Alto Valle
Crisis Frutícola en el Alto Valle
Crisis de trabajadores del turismo en Bariloche
Crisis de trabajadores del turismo en Bariloche

Nada mejor que esas dos imagines para ejemplificar la crisis económica que sufre mi provincia de Río Negro. En la primera de ella una metáfora de la muerte de la producción frutícola en la zona del Alto Valle, justo en plena temporada de cosecha y embarque para la exportación de la fruta. En la segunda, manifestación, paro y escraches de los trabajadores del sector gastronómico y hotelero en los centros cordilleranos, justo en medio de la temporada alta de turismo invernal. Cuánto más necesitamos de los ‘verdes’ (divisas extranjeras) más problemas tenemos para conseguirlos, pero peor aún, los que consigamos no alcanzan para cubrir los gastos que demandan ambas actividades y vivir dignamente.

“En suelo patagónico yacen 250 millones de kilos de peras y manzanas que los productores dejaron pudrir”, afirma Carlos Manzoni en nota del Diario la Nación. “Hay una tormenta perfecta: precios internacionales en baja, costos internos crecientes en dólares, devaluación de las monedas donde exportamos y un peso apreciado en la Argentina -se lamenta el hombre-. No nos cierran los números; somos eficientes, estamos yendo a más de 25 países en el mundo, pero terminamos en rojo”, cuenta un productor rionegrino en ese artículo.

Un 20% de la producción total 2015 de peras y menzanas rionegrina no fue cosechado porque el costo de hacerlo era mayor al precio de venta del producto al mercado interno. Sólo se cosechó lo que estaba acordado previamente con la industria juguera y las empresas exportadoras, pero solo gracias a los aportes ‘extraordinarios’ recibidos de los gobiernos provinciales y nacinoales que compensaron la pérdida por precio.

“De 6.500 a 7.000 productores que había en 1983, hoy quedan 2.300, de los cuales 1.600 tienen menos de 20 hectáreas y están en esta problemática de desaparición”, afirma el ingeniero agrónomo Ricardo Epifanio en nota del diario Nuevo Tiempo Rionegrino.
Indicó además que actualmente “el empacador y el exportador no puede garantizar el costo de producción más un beneficio”, y por eso hoy “la fruta se vende a 1,20 pesos el kilo y cuesta 2,80 pesos producirla”.

Este problema no es nuevo en argentina. Recuerdo que en el año 1994 viajamos con mi socio y un técnico de la empresa que teníamos entonces desde Viedma a Gral. Roca a entregar e instalar una máquina de multicopiado e impresión y al llegar a la bajada de Chichinales nos topamos con un ‘tractorazo’ que tenía a la ruta Nacional Nº 22 cortada desde hacía varias horas. Estuvimos allí muchas horas más hasta que los productores corrieron sus tractores y la municipalidad de Villa Regina corrió los miles de kilos de fruta que los chacareros habían arrojado a la ruta como protesta.
Cada crisis los productores cortan la ruta y tiran la fruta al piso en protesta. Desde hace 20 años… y han habido muchas desde entonces.

Protesta de productores fruticolas en Allen (años anteriores)
Protesta de productores fruticolas en Allen (años anteriores)

“70 mil personas viven de la fruticultura en Río Negro”, escribe hoy Claudio Andrade en nota del diario Clarín. “La industria mueve U$D 1.000 millones al año. Poco si se la compara con los U$D 13.000 millones que factura YPF. Pero su sentido comercial encubre uno más profundo: trabajar la chacra es existir en verdad para su gente. Los primeros cultivos se remontan a 1910. “… El Corazón!

“Si no se modernizan van a desaparecer” les recrimina a los chacareros el “trader” italiano de una exportadora.
“Son las viejas generaciones las que mantienen en pie la nostalgia por un negocio que ya no es un negocio para los independientes.” dice el cronista… El Corazón! nuevamente.

Cerca de 300 millones de pesos destinaron, solo en lo que va del año, los gobierno de la provincia de Río Negro y la Nación en aportes extraordinarios (subsidios y créditos blandos) para sostener esta actividad que, según los datos consignados en el siguiente gráfico, exporta menos de 800 millones de dólares al año.

exportaciones

Podríamos repetir este mismo diagnóstico analizando otras actividades productivas rionegrinas, como por ejemplo la ganadera de la linea sur, o el turismo. Pero no es objeto de esta nota ahondar más en los problemas sino en las posibles soluciones y en ese aspecto la reconversión, diversificación e innovación son la salida de cada una de esas actividades, sectores y regiones pueden ser la solución para superar sus históricos problemas.

La reconversión es el proceso de modernización o de transformación de un sector con el fin de mejorar su rendimiento o de adaptarlos a la demanda del mercado.

La diversificación es el proceso por el cual una empresa pasa a ofertar nuevos productos y entrar en nuevos mercados.

La innovación tiene que ver con el cambio, pero introduciendo esas novedades que amplían las demandas.

Pero lo que si volveré a tratar aquí es sobre la creación de nuevas actividades económicas.

Industrialización, Tecnología y Logística

La matrícula de las Universidades Nacionales de Río Negro y del Comahue, sumada a la de los diferentes Universidades e Institutos terciarios privados existentes en los diferentes pueblo de la provincia debe superar los 30.000 estudiantes que, en el próximo lustro, egresarán para incorporarse al mercado laboral.

¿Cuál es el futuro que nuestra política económica provincial y nacional planeta como respuesta a la oferta que está generando esta política académica?

El recientemente presentado Polo Industrial y Tecnológico de San Carlos de Bariloche es una gran noticia que abona la posibilidad de desarrollo futuro en estas otras actividades económicas que planteo aquí como complementarias a las ya existentes.

El tantas veces mencionado y muy poco desarrollado Corredor Bioceánico NorPatagónico Argentina-Chile es otro que aporta al desarrollo de servicios de logística y transporte.

Y la reubicación de la Zona Franca actualmente inexistente en la ciudad de Sierra Grande, ya sea hacia la zona del puerto de San Antonio Oeste o a la zona cordillerana de Bariloche es otra alternativa que también merece su estudio. Incluyendo también en este item la ampliación del puerto de San Antonio Este para que puedan atracar más barcos, pero fundamental los de mayor calado que hoy no llegan allí obligando a nuestros productos a ir hasta Uruguay para ser reenbarcados hacia Europa.

La propuesta aquí planteada es dejar de pensar con el corazón, solamente alentando la supervivencia de esas agónicas actividades tradicionales que ya hemos mencionado, y empezar a pensar con el bolsillo. Pensar en qué es lo que deja más plata a menor costo generando mayores puestos de trabajo mas calificado y mejor remunerado:

El transporte y su logística, y la fabricación de tecnología de hardware y software, conjuntamente con la provisión de servicios informáticos, son esas actividades a las que me refiero.

Ya habrá oportunidad de tratar en profundidad el tema del transporte y la logística, pero lo que quiero mostrarte es lo logrado por la argentina en materia de desarrollo de tecnología en los últimos años.

Las pymes IT (de Tecnologías de la Információn) crecieron muy por encima de las industriales. La Argentina genera cerca de U$S 8.000 millones en servicios informáticos y emplea cerca de 120.000 personas. Nada mal para una actividad prácticamente inexistente hace apenas 10 años atrás; y muy prometedora si la comparamos, por ejemplo, con la actividad frutícola rionegrina que genera menos dividendos y emplea menos gente a pesar de sus 100 años de historia.

Este sector industrial creció 17% en 2014 (viene creciendo año a año) y su nivel de ocupación creció 23%. Y, a pesar de que la demanda del mercado le permitía crecer mucho más no lo hizo porque la actividad tiene un déficit de profesionales que oscila los 5.000 puestos laborales anuales.

“El crecimiento logrado durante este año es un crecimiento apuntalado por un modelo de cadena de valor local respaldado en el conocimiento. En Inteligencia de Datos, Argentina es el jugador más fuerte de América Latina, y la capacidad de nuestro talento es muy demandada en todo el mundo”, afirmó José María Louzao, Presidente de G&L y CESSI, la Cámara que representa al sector del Software y los Servicios Informáticos.

Necesitamos que nuestras universidades e institutos formen muchos más profesionales IT.

La evolución anual de las ventas (en pesos corrientes) correspondientes a 2014 fue del 33,8%, en comparación con un aumento interanual del 22,6% registrado en 2013, lo que representa una mejora en el crecimiento de este indicador año a año.

El desarrollo de software a medida, las ventas de productos propios y la implementación e integración asociados a estos productos explicaron más del 65% de las ventas del sector durante los últimos tres años.

El rubro de servicios financieros que comprende, entre otros, a aseguradoras y servicios de pago electrónico, continúa siendo el principal cliente del sector con más del 27% de lo facturado por las empresas de software y servicios informáticos (SSI) en los últimos tres años.

Este sector es seguido por las empresas de telecomunicaciones con un 18,4% y el propio sector SSI con el 10,9% del total de facturación.

419604

A pesar de los problemas económicos generales del país, las expectativas del sector para este año son más que favorables.

Se espera un crecimiento del 29,7% en las ventas. También un crecimiento del 16,3% en las exportaciones y un crecimiento del 11,6% en la ocupación de mano de obra.

Hoy, el 75% de esta industria está representada por microempresas de hasta 9 trabajadores, seguidas por las firmas pequeñas de entre 10 y 29 trabajadores con un 20%. Y el 5% restante son grandes compañias como Globant y Mercado Libre (por ejmplo) que cotinzan en la bolsa de NY y emplean a miles de trabajadores (más de 3.500 Globant y más de 1.500 Mercado Libre).

Tal como lo he dicho en innumerables notas anteriores, Río Negro tiene el potencial y no está lejos de generar las condiciones necesarias para insertarse como un actor importante en este sector, sólo debe ponerse a trabajar, inteligentemente, en ello.

 

@pablogusdiaz (en Twitter)