Windows: no tiene trono ni reina, ni nadie que lo comprenda pero sigue siendo el Rey

Windows: no tiene trono ni reina, ni nadie que lo comprenda pero sigue siendo el Rey

Cuando muchos gurús y expertos usuarios del submundo informático pronosticaban el fin de la era Windows, Microsoft nos sorprende, una vez más, con su relanzamiento. Esta vez del Windows 10.

Byy-1ImIAAANvgO

Haciendo un poco de historia no muy lejana, no le resultó fácil a Microsoft reemplazar la tan exitosa versión XP con Windows 7 al principio y mucho peor aún con Windows 8.

Con Windows Microsoft logró hacer realidad el sueño original de Bill Gates de hacer tan fácil el uso del computador que su masificación llegara a cada hogar del planeta. Sin dudas estar instalado en más del 90% de las PC del mundo así lo demostró.

Pero la irrupción de nuevos sistemas Open Source a principios de siglo junto a la llegada de nuevos dispositivos handled como tablets y smartphones confundieron de tal manera a los ingenieros de diseño del gigante que se arriesgaron por demás al mundo táctil con el desarrollo de Windows 8… a los postres un fracaso!

Su rápida corrección con 8.1 no pudo mejorar la poca aceptación de su familia y el resultado de ello es el recientemente anunciado Windows 10.

Windows 10 da unos pasos para atrás para poder tomar nuevo impulso hacia adelante, por caso, vuelven la “barra de tareas”, el botón “Inicio” y el “Escritorio” tradicional de la era Win 9x… pero sin resignar las baldosas dinámicas distintivas de Windows 8.1 y Windows Phone que nos dan una mejor acceso directo a las aplicaciones que más usamos.

Corrigiendo el error de pensar que lo “táctil” ganaría la aceptación de los usuarios, también el teclado y el mouse recuperan protagonismo en Windows 10.

Acá quedan demostradas más que nada las estadísticas que nos enseñan la convivencia de nativos con inmigrantes digitales. Los nativos más propensos a usos de dispositivos portátiles y los inmigrantes (más mayorcitos) aún con reminiscencias hacia el uso de las PC de escritorio o laptops con teclado. Seguimos siendo una parte muy considerable del mercado.

Una novedad de la nueva versión presentada por Joe Belfiore, Vicepresidente de Windows, es que será el mismo sistema operativo el que se instale (use) en diferentes plataformas (celulares, PCs, tablets…) el código será el mismo, solo se adaptará gráficamente a la visualización del tamaño de su pantalla.

“Según Hernán Rincón, presidente de Microsoft para América latina, la intención es facilitar el mantenimiento a las empresas, que tienen que administrar dispositivos con un solo sistema operativo, escribir aplicaciones para un solo grupo de bibliotecas, etcétera. Y tendrá actualizaciones automáticas, pero no sólo de parches -como tiene ahora- sino de nuevas funciones, al estilo de lo que sucedió con Windows 8.1, pero más sencillo, aunque no precisó cómo será este nuevo proceso de actualizaciones”. Se explica en el diario La Nación del día 2 de octubre.

Volviendo a lo dicho al principio de esta nota, pese al augurio (o deseo) de muchos gurús de la libertad y usuarios rebeldes de computadoras que vienen preanunciando (o deseando) desde hace rato ya el fin de la dictadura Windows y su reemplazo por el democrático Linux, lo real y concreto es que el sistema operativo de Microsoft sigue dominando el escenario de las PCs o computadoras de escritorio, fundamentalmente gracias a la matriz ideológica de sus usuarios: Somos mayoritariamente inmigrantes digitales criados bajo este paradigma y nuestro conformismo (y cariño, si se me permite) excede cualquier virtud que nos presente el sistema operativo del pingüinito.

Somos de la generación del Plug and Play (enchufa, enciende y anda) y eso de tener que andar buscando drivers en internet para hacer funcionar cualquier nuevo “chiche” que queramos conectar a la PC, no va con nosotros.

Sabemos que esos beneficios vienen en combo con nuestros rezongos al aparecernos la odiosa pantallita azul de error por volcado de pila del sistema operativo, o al tener que usar el botón de Reset cada vez que se queda “tildado” el programa… Va de suyo, para nosotros, que las rosas vienen con espinas. Y por eso para muchos, entre los que me incluyo, Windows sigue siendo el rey.

@pablogusdiaz (Sígueme en Twitter)