Una boludez atómica!

Una boludez atómica!

El reciente anuncio de los gobiernos nacional y provincial de Río Negro, respecto la posibilidad de la construcción de una central nuclear de generación de energía en la costa atlántica rionegrina ha desatado un vendaval de opiniones y campañas mediáticas, más propio a las charlas de peluquería que de lo que debería ser el debate político.

Es cierto que ‘la gente’ no tiene la obligación de saber de qué se trata, pero he llegado a leer comentarios tan absurdos como que las consecuencias que traería ello al ecosistema costero rionegrino es que generarían ‘corvinas con dos cabezas’ y eso alejaría a los pescadores de las playas.

Reitero que ‘la gente’ no tiene la obligación de saber de qué se trata, pero si tiene el derecho… Y acá calza como anillo al dedo ese refrán que dice que “la culpa no la tiene el chancho sino el que le da de comer”… en este caso, la dirigencia política rionegrina.

Uno, simple ciudadano, espera de sus líderes políticos (los hayamos votado o no, son nuestros líderes) una cierta guía, orientación… hasta el ejercicio de una cierta docencia, si se me permite, que nos fundamente esa guía y orientación que esperamos de ellos. Son ellos los que se prepararon más que uno para ocupar sus altas jerarquías y los que tienen la responsabilidad de estudiar concienzudamente cada tema y decidir por nosotros lo mejor para nosotros… (Si, ellos deciden por nosotros porque así funciona el sistema democrático de representación popular que nos gobierna: Art. 22 CN: “El pueblo no delibera ni gobierna, sino por medio de sus representantes y autoridades creadas por esta Constitución”).

Ahora bien. Ante el hecho posible de la instalación de una central nuclear en territorio rionegrino, nuestros políticos, en vez de sentarse a estudiar el tema, analizarlo, enseñarnos al pueblo los pro y los contra del mismo y explicarnos los fundamentos de sus decisiones (que sería lo esperable) NO! Unos juegan al ostracismo y el secreto de estado y otros a hablar por boca de ganso (cuando un ganso grita, todos los demás se pliegan al barullo)… Y acá el ganso mayor (macho alfa, él) gritó contra la planta nuclear y los gansitos menores se plegaron al barullo… pero sin pensar ni entender un joraca lo que gritan.

Esto es lo que pasó hoy y motiva que escriba estas líneas.

Arranco como todas las mañanas a las 6:30 desayunando y leyendo las noticias en Facebook y me encuentro con esto:

Luego de leer los primeros párrafos de la nota donde descarga toda su retórica diatriba, la funcionaria municipal enumera su argumentación opositora a la planta en términos legales (ordenanzas municipales) y económicos (turismo)… para finalizar nuevamente con la retórica diatriba haciendo una ensalada de otros temas que nada tienen que ver con el tema central.

En principio (o mejor dicho, en otro momento) no me molestaría que la concejala ataque verbalmente al presidente, gobernador, e intendente, ya que ninguno de ellos goza de mi simpatía. No soy de su palo político y, a ciencia cierta, soy bastante crítico de sus gestiones… Lo que me molestó es que la concejala crea que tan pobre argumentación alcance para persuadirme a apoyar su oposición. En el fondo me molestó la subestimación que cierta clase política (los gansos alfa mencionados anteriormente) tiene del pueblo al que representa: “digamos cualquier boludez total estos ignorantes se la creen”, parecería ser la estrategia que están usando estos líderes de la manada… aunque sea una “boludez atómica”. No importa, es “papita p’a la gilada!”

Yo soy informático, no político ni abogado ni ingeniero ni ambientalista, ni economista… un simple informático con alguna especialidad en marketing y comunicación para el mundo digital, con lo cual, cuando algún tema que no manyo ni diome como éste llama mi atención, intento prestar más oído a lo que dicen los que saben y a buscar información en las fuentes que desasnen mi incultura… No lo hago para intentar persuadir a nadie, solamente para saciar mi curiosidad y formarme una opinión un tanto más fundada que la que ofrece el grito de un ganso.
Y eso hice en este caso. Leí comentarios en Facebook de mi amigo Ulises Gentile que es ingeniero agrónomo y abogado especializado en medio ambiente (un experto en el tema, digamos) y leí a otros expertos que no tardé más de 10 minutos encontrar en Google.

Y descubrí:

1. Que las centrales nucleares de generación de energía eléctrica no crean corvinas de dos cabezas… aunque si descubren imbéciles sin nada en la cabeza.
2. Que en el mundo hay 429 centrales nucleares funcionando, muchas de ellas desde hace más de 50 años y sólo 1 explotó por causas propias: Chernóbil.
3. Que el 2º accidente nuclear producido en Fukuyima (Japón) no se debió al mal funcionamiento de la central nuclear, sino a que a ella se la llevó puesta ¡un tsunami!
4. Qué los países más ricos (y desarrollados) del mundo son los que más centrales nucleares tienen: Estados Unidos 104, Francia 58, Japón 44, Rusia 33, Corea 23, Canadá 20, India 20, Inglaterra 18… etc…
5. Qué en argentina hay 3 centrales nucleares funcionando: 2 en provincia de Buenos Aires y 1 en provincia de Córdoba… sin que ninguna de ellas haya producido ningún mal a los habitantes ni ecosistema circundante, pese a que 2 de ellas ya llevan más de 30 años operando.
6. Que de las 3 centrales nucleares existentes 2 llevan los nombre de los presidentes Juan Perón y Néstor Kirchner dado que en ello se reconoce el alto grado de participación y motivación que el ‘peronismo’ ha tenido en el desarrollo de la energía nuclear en argentina.
7. Que la energía nuclear está considerada la más limpia del planeta. Tan o más limpia (que atenta menos contra el medio ambiente) que las energías renovables… produciendo 4 veces menos emanación de dióxido de carbono a la atmósfera que la energía solar y casi lo mismo que la eólica.
8. Que el mayor contaminante del medio ambiente son las plantas de energía térmicas (termoeléctricas) que utilizan combustibles fósiles (carbón, diesel y gas) para funcionar, emanando 1.100 Tn de dióxido de carbono por Gigavatio hora producida en las plantas a carbón y 600 Tn las de hidrocarburos, contra las 5 Tn que produce la nuclear… sin embargo, en argentina hay casi 100 centrales termoeléctricas operando contra solo 3 nucleares.
9. Que además del dióxido de carbono, las plantas (o clusters energéticos) producen daños en el suelo. Por superficie de ocupación y/o remoción de él… de ellas, se han ‘explotado’ montañas e ‘inundados’ valles para construir centrales hidroeléctricas… pero además, para producir la misma cantidad de energía, una planta nuclear ocupa entre 1 y 4 Km2 de superficie contra 20 a 50 Km2 que requiere la solar y 50 a 150 Km2 que requiere la eólica.
10. Que aunque en Río Negro no se instale ninguna planta de energía atómica, la energía nuclear y sus insumos asociados igual permanecerán presenten y vigentes dado que nuestra provincia es pionera en el la investigación, desarrollo y producción de energía nuclear en Bariloche (Institutos Balseiro, INVAP y Comisión Nacional de Energía Atómica) que en esa ciudad ‘turística’ ya hay un reactor nuclear funcionando y que en Pilcaniyeu y cerca de Valcheta hay minas de uranio que se usan para combustible de las centrales nucleares… sin que nada de ellos haya causado ningún daño ni al ecosistema ni a la economía de esas regiones de nuestra provincia… por el contrario, han generado mayores ingresos y actividad económica a ellas.

Por lo escrito precedentemente es que considero a los dichos de la concejala Rousiot una ¡boludez atómica!

a. Que desconoce la historia de su partido político y el legado de sus líderes.
b. Que desconoce el funcionamiento de la normativa legal por cuando una Ordenanza es un instrumento de menor valor que una Constitución. Y la Constitución de la provincia de Río Negro en el inciso 5º del Artículo 84º, faculta al Estado a reglamentar la producción, liberación y ampliación de los productos de la biotecnología, ‘ingeniería nuclear’ y agroquímica, y de los productos nocivos, para asegurar su uso racional.
c. Que desconoce (y sobredimenciona) el producto económico de la actividad turística, por cuanto esa rama del comercio y servicios genera menos ganancia a nuestra ciudad que la que genera la pesca en Bahía San Blas… en síntesis, que no existimos turísticamente! y que 3 de nuestros históricos hoteles estén cerrados y alquilados al funcionamiento de la administración pública, es la muestra más cabal de ello.
d. Que desconoce los beneficios económicos que, por el contrario, produce la instalación de la planta nuclear en la zona de Viedma ya que generaría mucha, muchísima, actividad económica en nuestro pueblo. Generaría empleo genuino mucho de él de altísimo calidad (no becas ni conchabos en el estado). Generaría actividad comercial, de servicios y mayor desarrollo de infraestructura. Etc.

Qué se yo?… es la conclusión a la que llegué luego de sentarme a leer solo un poco del tema.

@pablogusdiaz (en Twitter, para que me puteen los alcahuetes de la concejala)