Un colegio en la nube

Un colegio en la nube

Hace unos 10 años escribí mi primer libro sobre Informática Educativa. Era en verdad un manual técnico para ayudar al profesorado a entender la informática y aplicar recursos Open Source con sus alumnos.

En el prólogo del mismo conté una historia sucedida en la India. Un experimento desarrollado por la UNESCO. Habían puesto una computadora en la vereda de un barrio muy pobre –como casi todos en la india- dentro de una caja muy parecida a la que usan los cajeros automáticos, para protegerla de las impericias del tiempo.

También pusieron en una casa de enfrente una cámara de video que grababa todo lo sucedido con esa computadora.

Así pudieron ver que el primer día la gente pasaba caminando y veía el aparato, con curiosidad, pero nadie hacía nada, sólo lo miraban al pasar.

HoleInWallAl segundo día vieron que los niños se animaban a tocarlo, intentando descifrar que era eso, para que servía y como usarlo… los más pequeños inclusive llevaban cajones para pararse sobre ellos y así tener acceso a tocar el teclado y el mouse (que tenían una forma de bola que giraba al posar las manos sobre ellos).

Sin explicación alguna, y a pesar de estar todo el software en un idioma diferente al de ellos, esos niños empezaron a usar la computadora… y se fueron reuniendo de a decenas de ellos haciendo largas colas para poder usarla.

Ahí, en ese preciso momento, los científicos se dieron cuenta de la importancia de la tecnología informática para enseñar, para integrar y romper las culturas exclusivas.

Mucho tiempo después de ese hecho, el profesor Sugata Mitra puso un computador conectado por banda ancha a internet, en su escuela de Nueva Dehli, la capital de India, en una zona en la que el conocimiento acerca de internet era prácticamente nulo.

Lo dejó ahí, solo también, sin explicarle a nadie qué era, cómo se usaba y para qué servía… es decir, replicó el experimento anterior de la UNESCO.

Cuando volvió, pensando que el computador iba a estar desvalijado, los niños lo recibieron con diferentes críticas: “El procesador es demasiado lento”, “el mouse está dañado”. Y con una queja: “Nos diste un computador que solo sirve en inglés, así que tuvimos que aprender inglés”.

sugata-mitraMitra quedó estupefacto, y de ese experimento desarrolló un modelo de educación por el que recientemente ganó el Premio TED, galardón entregado por Tecnología, Entretenimiento y Diseño (TED), una la reputada organización dedicada a las “Ideas dignas de difundir”.

Llamado el “colegio en la nube“, el modelo pedagógico del profesor indio consiste en dejar a los estudiantes por sí solos en la clase y en ocasiones moderados por una “abuelita” a través de Skype.

Muchos creen que con su idea de un colegio sin profesores Mitra puede darle un sacudón al modelo tradicional de educación.

Y no es el único embarcado en esta gesta.

“Abuelitas” moderadoras

Mitra recibió 1 millón de dólares por el premio y en la reciente conferencia TEDGlobal, en Edimburgo, explicó que con eso pretende crear cinco escuelas de nube, tres en India y dos en Reino Unido.

“La escuela en la nube es, básicamente, una escuela sin maestros físicos. Necesitamos esto porque en muchos lugares no se puede conseguir profesores o los profesores son malos”, dijo.

El más remoto de los lugares es Korakati, una aldea en el este de India, donde espera construir una escuela en los próximos cuatro meses.

Y será, en efecto, algo muy diferente a la escuela convencional: una cápsula de vidrio llena de computadores con una pantalla grande que les permite a unas “abuelitas” moderar la sesión por Skype.

Moderadoras como Jackie Barrow ya trabajan con niños de la India.

Las “abuelitas” son mujeres retiradas en Reino Unido que para Mitra son la mejor figura de autoridad suave. Su trabajo va desde leerles historias a los niños a sugerirles actividades.

Sin embargo, dice Mitra, “la clave es que los niños se organicen por sí solos”.

No hay horarios ni plan de estudios.

“Tendremos 300 niños el primer día y todo será un caos. Pero poco a poco, los niños se irán organizando”, explica.

“En las primeras semanas se vuelven locos con los juegos. Después, un niño descubre Paint y los otros se copian. Después de cuatro meses descubren Google”, señala.

A los niños no se les advertirá previamente de la existencia de la moderadora, pero en algún momento durante el primer par de semanas aparecerán en la pantalla grande.

“Van a ser de tamaño natural, porque esto es importante para los niños. Será interesante ver cómo reaccionan”, anota Mitra.

Colegios por internet

Los colegios en la nube de Mitra no son los únicos que están aprovechando las nuevas tecnologías para la educación en países de escasos recursos.

El profesor Anant Agarwal, del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en Estados Unidos, cuenta con un millón de estudiantes matriculados en su escuela por internet, EDX, una plataforma que ofrece cursos de algunas de las universidades de más alto perfil.

Son pocas las escuelas en India que cuentan con las últimas con tecnologías pedagógicas.

“La educación no ha cambiado en 500 años; todavía arrastramos a los niños a las aulas como gatos a las 9am”, dice Agarwal.

“Este modelo puede funcionar hasta cierto punto en el mundo desarrollado, pero en muchas partes del mundo, se necesita otra forma de hacer las cosas”.

La plataforma EDX tiene ahora 27 universidades socias. Los cursos en internet ofrecen una amplia gama de temas.

“Los alumnos son capaces de tomar el curso de algunos de los mejores profesores del mundo”, le dice Agarwal.

El costo de funcionamiento de la plataforma ha sido impulsado con una inversión de 60 millones de dólares aportados por el MIT y Harvard.

Así como Agarwal, Mitra cree que poco a poco estas nuevas formas de pedagogía pueden revolucionar los modelos tradicionales.

En la conferencia en Edimburgo, Mitra dijo: “Si sirve, tenemos una alternativa que -te digo con confianza- puede darles igualdad de oportunidades a todos”. “E igualdad de oportunidades es lo que falta en el mundo”.

En el “Fin del Mundo” de Francisco, estamos lejos de esa concepción pedagógica

Cuando me postulé para Vocal del CPE en representación de los Padres y Madres de los alumnos rionegrinos, me preguntaron en la audiencia desarrollada en la legislatura, si en verdad creía que una PC podía reemplazar a un libro.

Dije que sí, obviamente ¡No a uno, a todos los libros!

Me preguntaron que iban a hacer los chicos excluidos que juntan alimentos y cosas en los basureros para poder vivir… ¿cómo iban a usar esas PC?… desacreditando así mi idea.

¿Alcanzará esta historia de India para explicarles a esos funcionarios legislativos lo que pueden hacer esos chicos de nuestros basureros?

Lo paradójico de mi anécdota es que quienes desacreditaron mi idea luego se vanagloriaron de haber entregado hasta la última netbook del plan conectar igualdad en Viedma.

Mitra recibió 1 millón de dólares por su propuesta, yo fuí excluido del proceso selectivo de padres para el CPE.

@pablogusdiaz (En twitter)