Uber vs. Taxis… “es la innovación, estúpido”.

Uber vs. Taxis… “es la innovación, estúpido”.

Ayer publiqué este tuit en mi cuenta personal y está genial para usar de introducción de esta nota:

Cuando leí esa frase recordé inmediatamente un post que yo había escrito el pasado 13 de marzo en mi cuenta de Facebook a raíz del ‘rezongo’ de los operadores de TV por cable contra Netflix, y en el fondo es el mismo problema que tienen hoy los taxistas con Uber.

netflix

¿Cuál es ese problema? Que a algunos comerciantes y/o prestadores de servicio se les acabó el tiempo en que podían hacer lo que querían. Sus clientes ya no son cautivos de su zona de influencia, ni geográfica ni cultural. Internet ha llegado a un punto de penetración tal que ya ha incluido a casi todos los clientes y los negocios dentro de la (antes llamada) aldea global.

Se terminó una era y empieza otra. Se terminó la era 1.0 de relaciones bilaterales y ya estamos bien metidos dentro de la 2.0. de relaciones multilaterales. El mundo hoy está contenido dentro de esa pequeña cajita de plástico y circuitos electrónicos llamada PC, celular o tablet, que acompañan y complementan la vida de las personas acercándole todo lo que necesitan y en tiempo real: información, comunicación, servicios.

Internet desafía a todos dice, genialmente, una nota del diario La Nación.

Este hecho actual que he venido anunciando a mis potenciales clientes desde fines de los ’90, con mucha dificultad de entendimiento y aceptación de su parte, hoy se ha convertido en una realidad palpable, tangible, sufrible para algunos, motivadora y liberadora para otros.

Recuerdo ahora el día que a poco de terminar el siglo pasado me entrevisté con la CEO del más importante comercio de mi comarca -con sede central en Viedma y sucursal en Patagones- para ofrecerles hacer una tienda virtual de comercio electrónico desde la cual pudieran vender online todos los productos. Les resultó ‘inútil y caro’ mi servicio. Apenas 15 años después de aquel encuentro, ya no existe mas la sucursal de Patagones y en el lugar donde estaba la casa central del tradicional comercio familiar hoy se emplaza una sucursal de la cadena Naldo (Lombardi).

La ecuación es fácil: adecuarse a los tiempos o fundirse. No hay otra. Y en todos los tipos de negocios. O se los replantea o se los condena a la extinción. Sí, porque más temprano que tarde, si se persiste en mantener el viejo modelo de negocio 1.0 van a fundirse.

Las redes sociales, los shoppings virtuales, los diarios online, las aplicaciones para celulares de las cadenas globales, son todos elementos de uso de la vida cotidiana de la gente que atentan contra el statu quo del comercio y servicio local, porque le muestran a los clientes otros comercios y servicios con mejores costos, mejores calidades, mejores atenciones personales, que las que están recibiendo de sus tradiciones proveedores locales… y ahí se produce el clic. El cliente toma la decisión de ‘probarlos’… y cuando descubre que las maravillas sobre tal o cual empresa o producto que escuchó decir a sus amigos en las redes sociales, o las ofertas de productos o servicios que vio publicadas en el diario online que lee cada mañana, son ciertas, ya es tarde para el comercio o servicio local. Han perdido ese cliente.

Taxis contra Uber

El servicio de taxi no va a desaparecer, pero muchos taxistas van a sufrir tremenda baja en su recaudación, y algunos incluso se verán obligados a abandonar el negocio/trabajo. Y eso no es bueno para nadie porque significa pérdida de empleos y de recaudación impositiva para el estado que a la larga también termina afectando al cliente que dejó de usar el taxi por Uber ¿Pero que han hecho los taxistas y los gobiernos para impedirlo?

Poco y nada, por cierto.

Podrían haberse anticipado innovando en sus respectivas ciudades. Tanto el municipio como las empresas de taxi podrían haber innovado como, de alguna manera, lo han hecho Río de Janeiro, en Brasil, en 2011 ó Rosario y Córdoba en Argentina.

A esas ciudades antes que Uber llegó Easy Taxi.

Easy Taxi es un servicio online similar a Uber, pero apuntado a los taxistas. Es también una aplicación de celulares pero que conecta a los pasajeros directamente con el taxista, salteando la empresa de radio taxi, y así logrando eliminar ese costo ‘intermediario’ en la tarifa del viaje.

A diferencia de Uber que deja afuera del negocio al taxista, en Easy Taxi “nosotros defendemos a la comunidad de taxistas” dice Dennis Wang, creador de la App, en nota al diario La Nación (clic aquí para ver nota)

El servicio Easy Taxi trabaja con las flotas de taxis legales de cada ciudad, y en algunas ciudades los remises, mientras que Uber trabaja con autos privados. Esta App apunta a mejorar el servicio para los pasajeros y para los taxistas que están en manos de las empresas de radiotaxis, quienes les cobran un alto fee mensual porque son la única alternativa que tienen los pasajeros para conseguir viajes. Easy Taxi, en cambio, sólo cobra por viaje concretado.

“La última innovación en la industria del transporte fue el radio; pero ahora podemos saber dónde están los taxis y los pasajeros, y establecer la conexión entre ambos. En el futuro el transporte público se administrará, únicamente, por aplicaciones móviles y el sistema de radio quedará como una tecnología obsoleta”, afirma Wang que aclara en la nota que ya están ingresando a la ciudad de La Plata con su aplicación y que no pudieron hacerlo en la ciudad de Buenos Aires por la alta resistencia de las empresas de radio taxis que hicieron el suficiente lobbi para dejar estampada en el código de transporte que la única forma que tienen los taxis de operar legalmente en la ciudad es por llamada telefónica a la central del radio o parando en la calle, pero están hablando con funcionarios y legisladores porteños para modificar esa barrera legal.

El problema de los taxis con Uber puede tener un inicio de solución con Easy Taxi u otra aplicación similar que se cree alternativamente.

El problema de los cableros con Netflix puede solucionarse si se apunta a la convergencia tecnológica y a la asociación colaborativa entre las pequeñas empresas y cooperativas locales propietarias de las redes de última milla con los distribuidores mayoristas de servicios de conectividad y contenidos audiovisuales.

Y el problema que el comercio y el gobierno local tiene con Mercado Libre, avenida! Amazon, Ebay y Alibaba, pronto encontrará su solución con el lanzamiento online de una nueva aplicación para celulares que junto a un amigo programador y emprendedor digital como yo estamos por presentar en pocas semanas más para incentiva el COMPRE LOCAL.

@pablogusdiaz