Ley del Software Libre

Ley del Software Libre

La Ley del Software Libre en la provincia de Río Negro obligará su uso en la administración pública, pero ¿qué es el software libre?.

El pasado 8 de Marzo el parlamento rionegrino aprobó en primera vuelta y unánimemente el proyecto que establece el empleo obligatorio del sistema de Software Libre en los tres Poderes del Estado, entes descentralizados y empresas con participación estatal. La legisladora Arabela Carreras, miembro informante, explicó que el proyecto, de autoría de Pedro Pesatti y la ex legisladora Silvina García Larraburu, tiene consecuencias prácticas en la organización del Estado y un profundo arraigo ideológico y conceptual. Carreras señaló que uno de los beneficios es el ahorro que el Estado realiza al no tener que abonar las importantes cifras que requiere la instalación de software legal en las computadoras de sus dependencias. “Estamos hablando del orden de los 1500 a 2 mil pesos por cada una de las computadoras que se legaliza el software que utilizan”, detalló en su presentación en la cámara. (fuente: http://noticiasnet.com.ar/?se=102&id=123109&Aprobaron-la-implementacion-del-software-libre-para-el-Estado-Provincial)

Bien, dado la confusión que aún alguna gente presenta al respecto del software libre detallaré en este espacio qué es y cuales son las ventajas y desventajas de su uso.

En principio cabe remarcar un error en la nota periodística que distingue al software libre del legal, como si fueran dos cosas distintas. El software libre también es legal. En todo caso la distinción debería darse entre software “libre” y software “propietario”. Este último no es libre sino que su patente y registro de propiedad intelectual le asigna derechos comerciales a una empresa o persona para que sea la única que pueda venderlo o autorizar su uso; tal el caso del Windows, sistema operativo propiedad de la empresa Microsoft Corporation a quien le debemos pedir permiso (licencia de uso) y pagar un canon por instalar y usar ese programa en cada una de nuestras computadoras. Mientras que a su oponente “libre” Linux Ubuntu lo podemos instalar en todas las computadoras que queramos sin pedirle permiso a nadie, y si a esa instalación la hacemos nosotros mismos, por nuestra propia cuenta, tampoco debemos pagar por ella, con lo cual, además de libre ese software también resulta gratis!.

Nótese que he separado la distinción de libre de la de gratis en el ejemplo anterior. ¿Y porqué lo hice?, porque no son la misma cosa. Libre es la cualidad de la licencia de uso de este novedoso tipo de software que lo que nos permite es hacernos de él libremente y también libremente instalarlo en cuanta máquina queramos, modificarlo a nuestro gusto, regalarlo tal cual lo obtuvimos y/o vender nuestra propia versión si lo hemos modificado.

Con esto ya nos alcanza para ir entendiendo que hay, al menos en referencia a este artículo, dos tipos de softwares:

Propietarios: tales como los conocemos desde el origen e la computación, que hay que pagar para hacer uso de él… Windows, Word, Excel, Internet Explorer, Norton Antivirus, Autocad, y miles de etceteras;

Libres: tales como los estamos conociendo desde hace apenas unos años, que no necesariamente debemos para por usarlos… Linux (varias versiones para servidores), Ubuntu (es la versión del Linux para PCs), OpenOffice (Write, Calc, etc. es la competencia del Office de Microsoft), Firefox, Chrome, etc…

También, y no voy a ahondar en él, podríamos mencionar un tercer tipo de software denominado “hecho a medida” que es el que le encargamos a un programador que fabrique a nuestro gusto porque en el mercado no hay ninguno que haga lo que yo necesito. Una vez que el programador lo ha hecho ese producto pasa a ser “propietario”, pero nuestro, de nuestra propiedad y de nadie más y podemos hacer con él lo que queramos: usarlo obviamente, regalarlo, venderlo…

Quienes estén interesados en saber más sobre las características legales y técnicas del software libre pueden consultar este link: http://es.wikipedia.org/wiki/Software_libre

El hecho es que este tipo de producto informático está siendo cada vez más usado y cada vez en más lugares. Primero empezamos algunos profesionales independientes y usuarios “rebeldes” en nuestras casas, luego siguieron algunas empresas y organizaciones intermedias, luego se sumaron más usuarios “normales” y empresas y organizaciones más grandes y ahora se van sumando los gobiernos a su uso.

El caso del gobierno de la provincia de Río Negro mencionado al principio de esta nota es uno de ellos, pero también podemos mencionar la Municipalidad de Neuquén como caso más cercano a nuestra geografía.

En Europa ya casi todos los países de la Comunidad lo han implementado en sus administraciones públicas, siendo Alemania y Francia los de mayor uso, seguidos por España donde, según lo detallado en el artículo “El software libre se abre paso en las administraciones en crisis” se estima que el 83% de los organismos estatales cuentan con alguna instalación de este tipo de programas.

¿Y porqué está pasando esto de que los gobiernos están haciendo cada vez más uso de estos programas?, básicamente, como bien lo dice la legisladora rionegrina Arabela Carreras en su exposición ante la cámara, por una cuestión filosófica que raya muy de cerca con la técnica:

Filosófica:

– No hay que pagar por licencias de uso, lo que permite una importante disminución en los costos que eroga el Estado anualmente.
– Esos pagos que normalmente se hacen por el uso de programas propietarios básicamente son transferencias de dinero de los contribuyentes locales a empresas multinacionales, es decir dinero que se va del circuito local al exterior y que al ahorrarse quedarían en el circuito local para,
– Apoyar el crecimiento de la industria local de desarrollos de software, ya que, huelga volver a decirlo, no confundamos libertad con gratuidad. Al software libre hay que saber reconocerlo, instalarlo, configurarlo y adaptarlo a nuestras necesidades, y esa es tarea de técnicos locales que bien merecen cobrar honorarios por el servicio que nos brindan.

Técnica:

– El software propietario generalmente también es “enlatado” (su código fuente está compilado), esto quiere decir que se usa tal como está, le guste a usted o no. En contraposición con el software libre se obtienen junto con los archivos compilados también los “códigos fuente abiertos” que permiten su modificación y adaptación a nuestras necesidades, gustos y requerimientos.
– Cuando mucha gente (profesionales en la materia) tenemos la posibilidad de meter mano en el código fuente de un producto libre para adaptarlo, seguramente lo mejoraremos y podremos compartir con nuestros colegas todos estos nuevos conocimientos y avances enriqueciéndonos mutuamente y mejorando aún más las utilidades del programa informático en cuestión. Es decir, muchas cabezas piensan mejor que unas pocas.

Fara finalizar:  Primero, loas a la decisión de la legislatura rionegrina por esta nueva Ley de Software Libre aprobada la semana pasada. Segundo, algunos programadores tenemos un dicho que bien enmarca esto de la filosofía de la libertad que nos permite este tipo de software:

“Me gustaría cambiar el mundo, pero no encuentro el código fuente”

Los programadores de la provincia de Río Negro sabemos donde está el código fuente de los programas que deben ser usados en la administración pública. No nos alcanzará para cambiar el mundo, pero al menos podremos contribuir a mejorar el funcionamiento de nuestro gobierno, y eso, ya es un gran paso!