Silicon Bariló II

Silicon Bariló II

Río Negro puso en marcha la construcción del Silicon Valley de sud américa, un ecosistema emprendedor de industrias de base tecnológica que cambiará el futuro de la provincia.

Y lo hizo justamente, así como sin querer, queriendo, al cumplirse un año de la publicación de mi primer artículo “Silicon Bariló” (está en este blog, si quieres leerlo haz clic aquí).

En la sesión del 11 de Octubre de 2013, La Legislatura provincial sancionó por unanimidad la expropiación de 319 hectáreas para instalar un Parque Tecnológico Productivo Industrial en San Carlos de Bariloche.

La miembro informante del bloque del FpV, Arabela Carreras, afirmó que el proyecto responde a una política que tiene como centro la industrialización y la diversificación productiva como modelo de desarrollo para la provincia.

“La ampliación de la capacidad productiva de la Provincia se puede lograr generando nuevos espacios que faciliten el crecimiento de la producción con valor agregado y el aumento de la competitividad de las empresas”, indicó.

La legisladora manifestó que el proyecto no se agota con esta expropiación y que “habrá mucho por caminar todavía para que San Carlos de Bariloche pueda desarrollarse”.

Y así quedó demostrado en la sesión siguiente, ya que el 14 de Noviembre, también por unanimidad, sancionó la modificación a la Ley 4346 propuesta por el Legislador (FpV) Roberto Vargas para eximir de impuestos a la industria del software y crear un Fondo Fiduciario que aporte al financiamiento de las Startups que se gesten en la provincia.

Vargas destacó que desarrollar nuevas tecnologías es innovar en procesos productivos y que la cadena de valor del software reviste un carácter estratégico ya que posibilita, mediante la tecnología informática, mejoras de manera transversal en productos y procesos a todas las demás ramas productivas: campo, turismo, otras industrias y Administración Pública.

El camino recién se inicia

Las tierras y la ley de promoción dan el puntapié inicial para la construcción de esta gran obra rionegrina, pero es solo eso, el inicio. La política habló a través de sus representantes en la legislatura. También aportaron los suyo los sectores académicos que, presentes en Bariloche a través del Instituto Balseiro, la Universidad Nacional de Río Negro y la Universidad Nacional del Comahue, disponen de carreras de formación profesional de grado y posgrado en múltiples ramas de la industria IT. Ahora tienen que hacer su aporte el gobierno y los privados.

El gobierno, a través de su reglamentación y gestión, deberá hacer que los instrumentos que ofrecen estas leyes lleguen a las empresas y emprendedores necesitados de ellos.

Deberá buscar las formas de despertar en los habitantes rionegrinos el “espíritu emprendedor” tan necesario y fundamental para encarar proyectos de envergadura que trasciendan las fronteras locales y vayan en busca de competir en los mercados globales.

También de atraer a las empresas ya creadas y existentes para que se radiquen en nuestra provincia. Atraer capitales, inversiones, know how… estimular la generación de networking entre ellas y los nuevos emprendimientos, entre otras muchas tareas más como la de proveer infraestructura de comunicaciones, transporte y servicios públicos, por ejemplo.

Pero en los privados, en los individuos y empresas, recae la mayor de las responsabilidades a la hora de medir el éxito o el fracaso de este plan de reconversión productiva de Río Negro.

¿Podrá convertirse nuestro valle de Bariloche en el Silicon valley sudamericano?

Tal vez si, tal vez no… no lo sabemos… pero al menos si sabemos que lo intentará, y eso ya de por sí sólo es una gran noticia!

@pablogusdiaz (sígueme en twitter)

Barilo