Nitol, un virus nativo en Windows

Nitol, un virus nativo en Windows

Así, como suena. El país más afectado es China, pero no se descarta que ocurra en otros más (incluido EEUU).

El caso es que algunos usuarios han encontrado que al encender su PC nuevo con sistema operativo Windows este, de forma inexplicable, tenía escondido un virus… Nada más y nada menos.

Microsoft, como una de las empresas implicadas de forma directa, ya está intentando esclarecer lo ocurrido, no sin antes intentar impedir que la noticia se expanda por la red… algo que, como puedes ver, no ha conseguido. Además, en China la noticia se ha propagado como una plaga por las redes sociales.

La clave está en encontrar la forma en la que este virus ha llegado a las computadoras antes de que los usuarios pudieran utilizarlas y, la verdad, es que las opciones no son muchas… ya que se supone que los de Redmond utilizarían una versión de Windows más que limpia de patógenos.

La clave está en la cadena de producción

Todos los indicios apuntan a que la infección se produjo en la cadena de montaje, donde algún empleado manipularía los equipos y tendría acceso a la instalación del virus Nitol, que es el utilizado. Y, todo esto, parece ser un intento de conseguir una botnet (red de computadoras “zombis” controladas por personas no autorizadas). Lo que se desconoce es cuál es la finalidad de dicha botnet.

Con la información que tiene hasta el momento Microsoft, y en colaboración con el Departamento de delitos informáticos de Estados Unidos, ya se han podido conocer algunos datos concretos de la botnet, como que por ejemplo que su dueño se llama Peng Yong y que hasta 3.000 dominios .org y 70.000 subdominios están involucrados.

Como ya es práctica habitual en EEUU, lo primero que se está haciendo es cerrar dichos dominios, para que de esta forma no sigan alimentando a la red zombi y, por lo tanto, las infecciones se detengan. Es una buena decisión, sin duda alguna.
Por ahora, no se conoce el número total de equipos afectados… pero parece que es importante. Sólo se ha conocido una cifra: del total, el 85% de los PCs están en China y el 15% restante en EEUU.

Está por verse si los afectados presentan alguna demanda contra los ensambladores de equipos y proveedores de software, ya que el trastorno que se ha producido es, cuando menos, de película.