Muerte a la telefonía

Muerte a la telefonía

En el futuro la voz móvil desaparecerá y usaremos exclusivamente datos para hablar y navegar. Llega la tecnología LTE de voz por IP.

LTE (Long Term Evolution) es un nuevo estándar definido como la evolución de la telefonía, o un nuevo concepto de arquitectura evolutiva (4G).

El creciente aumento del uso de datos móviles y la aparición de nuevas aplicaciones y servicios como los Juegos Masivos Multijugador Online, televisión móvil, web 2.0 y flujo de datos de contenidos, han sido las motivaciones para que se desarrollase el proyecto LTE que, se espera, soportará diferentes tipos de servicios incluyendo la navegación web, FTP, vídeo streaming, Voz sobre IP, juegos en línea, vídeo en tiempo real, pulsar para hablar (push-to-talk) y pulsar para ver (push-to-view).

Operadoras telefónicas de Corea y Estados Unidos, están trabajando en la eliminación de las tarifas de voz móviles para emplear exclusivamente la red de datos con LTE. Los clientes únicamente pagarán por el volumen de datos transmitido y no más por el tiempo que hablen.

El Corea ya utilizan el Samsung Galaxy S3 para conectar con redes LTE, mientras que en Estados Unidos anuncian que el próximo iPhone 5 tendrá conectividad LTE.

El uso de paquetes para transmitir datos suprime como tal las tarifas de voz, los SMS y los MMS. Únicamente el cliente contratará datos y podrá llamar, enviar mensajes, fotografías o realizar videoconferencias utilizando la red LTE, con planes de precios donde los usuarios saldrán ganando.

La principal barrera para hacer de esta tecnología un éxito masivo, radica en su adopción por parte de las operadoras y en que los fabricantes de teléfonos la incluyan en sus nuevas terminales.

Se han previsto las bandas de 700 Mhz para América del Norte, 900, 1800 y 2600 Mhz para Europa, 1800 y 2600 Mhz para Asia y 1800 Mhz para Australia. En septiembre del 2010, los operadores CenterNet y Mobyland, de Polonia, habían anunciado la puesta en marcha de la primera red LTE comercial con 20 Mhz de espectro en la banda de 1800 Mhz.

Para 2014 puede haber LTE en Argentina

Entrevista a Edmundo Poggio, director Telecom Argentina:

¿Cuál es su percepción actual acerca del mercado argentino?

El mercado está bien, está siendo muy empujado por el servicio móvil, y la banda ancha está un poco rezagada por el tema de que no es posible brindar todos los servicios. Entonces, ¿para qué dar más banda ancha si no se pueden ofrecer los servicios? Leí recientemente en los diarios, que la banda ancha en Argentina es menos que en Europa; sí, claro, pero allí hay otros servicios posibles. El problema del mercado de banda ancha es ése, la demanda está estancada porque no hay oferta, no de banda ancha sino de servicios que alienten esa demanda. Pero bueno, el mercado móvil está muy bien.

A diferencia de otros años, hay mayor dinamismo del Estado en el sector…

Totalmente. Siempre conviene no olvidarse de que las redes las construyó el Estado, hace 100 años. No sólo acá, en todos los países. Y las construyó el Estado porque, diciéndolo en términos modernos, no había un plan de negocios que las soporte. Entonces, imagino que en aquella época dijeron “hay que hacerlo” por el crecimiento, para que la gente se comunique, la seguridad, etcétera. Y ahora está volviendo a pasar lo mismo. O sea, en un mercado en el que durante muchos años se alentó la competencia, se alentó la eficiencia de las empresas, y esto se ha logrado, la contracara es que, si la empresa quiere ser eficiente no puede invertir en zonas que no son rentables, porque perdería la eficiencia que le requiere el mercado. Esto se resuelve con la intervención del Estado. Esto pasa acá, en Australia, en Francia, en Italia…

Y en Estados Unidos…

Estados Unidos tiene una diferencia que es que la red no la hizo el Estado, la hizo un monopolio privado. Y la nueva red la están haciendo otros monopolios privados. Es la única diferencia. Pero la historia también se repite. Lo que antes era AT&T, que tenía el monopolio de un servicio —que era el telefónico— después de un proceso de transformaciones que duró 25 años, que fue la aparición del servicio de larga distancia, el servicio local, después aparecieron las compañías que daban servicios móviles, compañías que daban Internet… pasó todo eso y ahora volvimos al principio, en vez de ser dos compañía son tres… Estamos igual, la única diferencia es que apareció el cable. Y Estados Unidos está en un esquema de competencia por infraestructura que es bastante claro. No están en una competencia de servicios, sino que está compitiendo la infraestructura del cable versus la infraestructura de las empresas telefónicas. Donde las telefónicas ahora ya están integradas verticalmente, es decir, son proveedores de servicios fijos, móviles, local, larga distancia… O sea, volvieron al principio. Nada más que antes era una y ahora son dos, y una o dos grandes en el cable. Estados Unidos se dio cuenta hace unos años y también suspendió el unbundling, para favorecer la competencia en infraestructura. Si no se da el unbundling, aquél que invierte tiene la seguridad de que va a quedarse con la renta de la infraestructura. Obviamente nadie le prohíbe alquilarla, pero no tiene obligación ni condiciones.

En cambio en Europa, que habían avanzado mucho con el unbundling, ahora tienen el problema de resolver, cuando hacen la infraestructura de fibra óptica,  cómo la comparten. Por eso han inventado todo eso de la separación estructural, pero ése es un tema que da para mucho. En definitiva, la intervención de los Estados es algo que existe, que se está produciendo, y en la próxima década va a continuar. Hay que ver cómo se adapta en cada país y se inserta el Gobierno en la operación, competencia o lo que fuere.

¿Cuál es su opinión acerca del proyecto de la Red Federal de Fibra Óptica? (ver nota  FTTH, la superación de la Banda Ancha)

Estamos participando activamente del proyecto, al igual que otros operadores, desde el principio. Hemos tenido varias reuniones, el Gobierno nos ha escuchado y consultado. Esto lleva casi un año, y hemos estado trabajando con las autoridades. Es una tendencia que se da en el mundo. Lo veo bien y útil, siempre que sea complementario y no suplementario. Esto se va a complementar también con los proyectos de Servicio Universal que se están abriendo ahora.

¿Cuándo cree que se podría ver LTE comercialmente disponible en Argentina?

Para mí, LTE es algo que sigue siendo todavía una idea, un concepto, aunque dicen que hay operadores que ya lo tienen. Pero todavía los estándares de LTE no están finalizados, y ya se habla de LTE Advanced… Yo pienso que Argentina, si el año que viene atribuye la banda y para el otro la licite, para 2014 puede haber LTE en Argentina. Tal vez antes, porque es posible que alguien diga “voy a hacer LTE en 1700 MHz – 2100 MHz”, pero me parece que hoy mucho sentido no tiene todavía. Siendo un mercado que todavía estamos desarrollando 3G. Hay un camino evolutivo también en 3G. Todos estamos más o menos ahí.

¿Qué se puede esperar del mercado argentino y de Telecom a futuro?

Hay varias decisiones regulatorias importantes que se van a encarar seguramente el  Gobierno. Hay temas que son muy importantes y que van decidir el futuro de las cosas acá es la historia de la unificación de los servicios —tampoco me gusta llamarlo más “triple play” porque es un término un poco viejo— pero que todos puedan ofrecer todos los servicios. E inmediatamente después de eso, es el tema de las frecuencias, de la atribución de las bandas. Pienso que dentro de un tiempo toda esta vorágine de lanzamientos del Gobierno que todos los días anuncia algo distinto, bueno, creo que en algún momento se sentarán y van a ordenar un poco esto. Y el tercer ítem es aclarar cómo va a ser el rol del Gobierno. Son las tres cosas que a mí me parece que van a cambiar este mercado o operar sobre este mercado.

El problema del espectro es un problema muy grande, que está deteniendo las inversiones y encareciendo los servicios. Nosotros somos el país que tiene menos frecuencias, y más clientes. El tope de espectro es de 50 MHz para cada operador. Argentina tiene asignado 170 MHz para servicios móviles, entre todos los operadores. Estados Unidos tiene 500 MHz y está buscando 500 MHz más. Europa tiene más de 300 MHz. Por eso la urgencia de estas dos bandas para descomprimir la situación.

Fuente de la entrevista:  TeleSemana.Com

@pablogusdiaz (sígueme en twitter)