Locomotoras de StartUp tecnológicas

Locomotoras de StartUp tecnológicas

¿Que tienen de común HP e Intel? La razón por la que creo Invap puede generar lo mismo.

A raíz de una tarea encargada por un legislador rionegrino, me puse a investigar sobre el éxito de las startup tecnológicas nacidas en Silicon Valley. Y encontré en algunas partes de Latinoamérica como se intenta replicar ese modelo industrial. Sobre ese estudio y conclusiones puedes leer más en mi anterior artículo “Silicon Bariló”.

Básicamente el éxito económico del Valle de Silicio norteamericano se debe a 2 factores principales que son los que atraen a los demás.

Uno de esos factores de atracción es la universidad, el faro que ilumina. El otro es una empresa, la locomotora que tracciona.

En Silicon Valley el faro fue la Universidad Stanford y la locomotora Hewlett-Packard.

Vos podés decir… bueno, pero es un caso único ya que Estados Unidos es el país de las oportunidades, donde el sueño americano se cumple gracias al dinero que abunda y a que la gente que es muy arriesgada.

Y podrías tener razón. Y con ese “ligero argumento” derrumbar mi hipótesis de que acá, en tierra rionegrina, en San Carlos de Bariloche, es posible recrear ese modelo. Porque la argentina no es un país que se caracterice por brindar grandes oportunidades que favorezcan el cumplimiento de los sueños y mucho menos abunda la plata disponible para apoyar inversiones de riesgo.

Pero yo, como soy muy cabeza dura. Sigo investigando para encontrar otras fuentes que confirmen mi hipótesis. Y la encontré!.

Recientemente se presentó en nuestro país el libro “Start-Up Nation, la historia del milagro económico de Israel”, escrito por Saul Singer y Dan Senor que cuenta como ese país del medio oriente se ha transformado en uno de los más importantes polos tecnológicos del mundo.

Singer detalla en su presentación que esto se logró por 2 factores principales: Un faro y una locomotora. Igual que en el Silicon Valley norteamericano.

En Israel, el faro es el ejército; o mejor dicho el servicio militar obligatorio que, además de instruir en tácticas y técnicas de combate, abre la cabeza de los conscriptos incentivándolos a pensar y encontrar soluciones innovadoras a problemas de la defensa israelí.

Y la locomotora es Intel, la empresa líder mundial en la fabricación de procesadores y semiconductores.

“Lo interesante de esto es que durante mucho tiempo nuestro país no era conocido por sus virtudes tecnológicas, sino por sus desarrollos agropecuarios en terrenos desérticos”, cuenta Saul Singer. Pero, “Con poco más de medio siglo como nación, en un entorno hostil y con una geografía poco apta para la agricultura, la única forma de enfrentar estos desafíos (de supervivencia y desarrollo) era desarrollando la mejor tecnología”.

Para Singer, el papel de Intel es relevante como uno de los ejes de la base tecnológica de Israel. “Su papel es comparable al que tuvo HP en Silicon Valley con todo el ecosistema emprendedor que tuvo la región en las décadas posteriores”.

Pero lo interesante de investigar el caso israelí es encontrar que, a diferencia del polo tecnológico norteamericano, en Israel los emprendedores no apuntan al mercado de usuarios finales sino a proveer a las grandes empresas de nuevos desarrollos tecnológicos.

“Son desarrollos y tecnologías que se encuentran dentro de impresoras, routers, equipamiento médico y plataformas de transacciones comerciales, entre muchas otras cosas, además de la reputación de Israel en el área de chips”, explica Singer, y señala que el tamaño local del mercado también afecta estas pretensiones, en donde los emprendimientos nacen con el objetivo de ser proyectos globales.

Un caso paradigmático de esto es Fraud Sciences, una pequeña compañía israelí cuyo sistema de análisis de fraude fue adquirida por PayPal por 169 millones de dólares en 2008. Su modalidad de análisis estaba basada en la identificación de los rastros que dejan los usuarios en Internet: la idea es que los usuarios buenos (los inocentes) no tienen nada malo que ocultar y no se preocupan en borrar sus rastros: es una suerte de prueba de inocencia estadística. “Sus cofundadores habían adquirido estos conocimientos por su trabajo previo en la Unidad 8200, el equipo de inteligencia de elite de Israel para determinar el patrón de comportamiento en la Red y así identificar y prevenir potenciales atentados”.

Por supuesto que hay cientos de starups israelíes que ratifican el éxito de ese polo tecnológico, tales como Checkpoint, una compañía de seguridad valuada en 5000 millones de dólares que cotiza en Nasdaq; o ICQ , el primer mensajero online que existió en internet, adquirido por AOL en 407 millones de dólares en efectivo, en 1999.

Tanto va el cántaro a la fuente, que al final se rompe

Empecé esta serie de argumentos en un artículo titulado “Invirtamos La Cuenta (carta abierta al gobierno rionegrino, por Pablo Díaz*)”, publicado en el diario digital Nuevo Tiempo Rionegrino el pasado 17 de Mayo de 2012.

Y luego del trabajo de investigación mencionado al principio, el legislador Roberto Vargas elaboró un proyecto de “Promoción de la industria del software rionegrino” que presentó a la legislatura de esa provincia el pasado mes de Julio.

Continué la serie argumental con el artículo detallado anteriormente, “Silicon Bariló”.

Y lo concluyo con éste.

Y con mucha esperanza.

Porque confió en que la decisión de los legisladores se volcará finalmente a favor de la aprobación de esa ley (que hoy se encuentra en tratamiento en la comisión de Economía y Producción que preside la legisladora Silvia Horne) y el gobernador Alberto Weretilneck la promulgará y pondrá en acción.

Y no creo en los Reyes Magos, ya sé que son los padres (y ojalá ningún pibe menor de 6 años lea esta nota).

Sé que con sólo la ley (el instrumento), el Invap (la locomotora) y la UNRN y el Instituto Balseiro (el faro), no alcanza. Harán falta otras cosas más. Otros ingredientes necesarios para armar la receta del éxito.

Conozco esos ingredientes, esos factores diferenciales que conformarán el ecosistema. Y sé también que cuando llegue el momento, pondrán lo suyo. La materia prima y el combustible para poner en marcha ese tren impresionante, ese tren patagónico que transportará a nuestra querida provincia al mundo del desarrollo.