La industria del software sortea indemne la crisis económica argentina

La industria del software sortea indemne la crisis económica argentina

La Industria del software y Servicios Informáticos argentinos cierra un nuevo año exitoso, marcado por el crecimiento del 10% en empleo, 27,2% en facturación y 12,2% en exportaciones.

El sector, que aún tiene una demanda anual insatisfecha de 5.000 puestos de trabajo, ronda ya los 100.000 empleos registrados en argentina, de los cuales más de 87% corresponden a trabajadores asalariados y el resto a empresas unipersonales o microempresas (cómo la mía).

“El sector es cada vez menos monopólico”, remarcó en un diálogo con la Agencia Télam el titular de la Cámara de Empresas de Software y Servicios Públicos, José María Louzao Andrade, en referencia a que ninguna compañía, nacional o extranjera tiene el 5% de los empleados de la industria.

De hecho, una de las grandes compañías del sector, Globant, tiene 3.500 empleados “y vamos a reclutar más”, asegura uno de sus fundadores y director ejecutivo, Martín Migoya.

Según el Jefe de gabinete de ministros, Jorge Capitanich, “el sector ha funcionado muy bien durante el año” y felicitó a los presentes por el avance significativo logrado desde la primera reunión con la cadena. Cabe destacar que durante 2014, el nivel de facturación global del sector fue equivalente a 4.380 millones de dólares, con una variación positiva del 27,2 por ciento.

Capitanich reunido con la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos
Capitanich reunido con la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos

Por otra parte, la expansión de las exportaciones del servicio de software alcanzó 12,2% interanual, logrando exportar por 1.117 millones de dólares. Mientras que en el caso del empleo, actualmente trabajan alrededor de 100.000 personas en la industria, entre empleados y pequeños emprendedores, lo que significa un crecimiento aproximado al 10,6%.

el CEO de Globant, Martín Migoya, asegura que “hay muchísima oportunidad para el extraordinario talento argentino, desde nuestro país de cara al mundo. Ahora podemos cambiar esa ecuación de exportar talento por importar oportunidades para que ese talento se desarrolle y germine aquí”.

Louzao Andrade, CEO de GyL, una compañía con 400 empleados, cerrará el año con un incremento del 20%, y ve con “mucho potencial el año 2015 por la variedad de contratos que cerramos en el exterior”.

El también titular de la Cámara de Empresas de Software y Servicios Públicos, destaca la “creación de la cadena de producción local”, como uno de los puntales del negocio exportador y sostuvo que “es crecimiento apalancado en el conocimiento y no en horas hombre”.

“Una cosa es ser parte de una cadena de producción que patenta en otro lado y otra cosa es generar la propiedad intelectual en el país”, subrayó.

Precisó que hay “partes del desarrollo que por ser específico se lo pedimos a empresas locales que pueden estar en cualquier punto del país” e insistió que “si el proveedor es local, el negocio exportador genera empleo local”.

Por su parte, el jefe de gabinete de ministros, Jorge Capitanich, destaca en los desafíos del rubro “en la capacitación de los recursos humanos, la importancia de los polos tecnológicos y la descentralización de universidades”; tres cosas que el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner ha hecho más que bien y sin lugar a dudas su impronta en el desarrollo tecnológico del país quedará marcado en la historia de la actividad.

Vaya en ese párrafo final (y con las disculpas del caso a los opositores) mi humilde homenaje a la Sra. Presidenta de la Nación.

@pablogusdiaz (en Twitter)