¡La humildad al gobierno!

¡La humildad al gobierno!

Se realizó en la ciudad de Neuquén el primer “Hackathon” de datos abiertos de esa provincia argentina. La Oficina Provincial de Tecnologías de la Información y la Comunicación (OPTIC) organizó esta “maratón de la programación”, inédita en la Patagonia, de la que participaron 72 jóvenes de entre 18 y 25 años, quienes conformaron 17 equipos.

BhQI_k4CAAAzqtk

Federico Aringoli del diario Río Negro nos cuenta sobre la actividad desarrollada en el encuentro informático neuquino:

“La frase que debió pintarse en las paredes del Duam tendría que decir algo así: “¡La humildad al gobierno!”. El parafraseo que referencia la clave discursiva de la revuelta del Mayo Francés se actualiza con los pedidos de transparencia y apertura de información a los gobiernos. Aún cuando parezca sesgada la mención, la información ha asumido un rol preponderante y muy distinto al que acostumbrábamos compartir –si es que lo hacíamos–.

Rudi Borrmann, director de Información y Gobierno Abierto de la ciudad de Buenos Aires, invitado al primer Hackathon organizado en Neuquén con datos públicos, dice que la apertura de los datos de los gobiernos “es un primer paso” pero requiere de “un fuerte compromiso de la ciudadanía para exigir su continuidad” y de un acto de “humildad” de las administraciones “en reconocer que las instituciones públicas no tienen que tener las respuestas a todo los problemas y que pueden utilizar a su comunidad para resolver en conjunto las problemáticas utilizando distintas metodologías”.

La Oficina Provincial de Tecnologías de la Información y la Comunicación (OPTIC) organizó la pasada semana esta actividad, casi inédita en el interior del país, de la que participaron 72 jóvenes de entre 18 y 25 años, quienes conformaron 17 equipos.

El objetivo de estas maratones de programación es el diseño de software que permitan solucionar problemas a la ciudadanía a partir de la utilización de una serie de “set datos” (información oficial sistematizada y digitalizada) ofrecidos por el gobierno.

Borrman destacó la iniciativa y dijo que se pone en “sintonía” con lo que ocurre “en el país y el mundo”. En este sentido explicó que la pregunta que empieza a motorizar estos movimientos es “cómo hace el gobierno, que es una institución que tradicionalmente es bastante repelente a la innovación, para adaptarse a una época donde la demanda por parte de la sociedad para relacionarse y la forma de construir un diálogo y concretar soluciones está cambiando exponencialmente”.

Tras cuatro exposiciones a cargo de especialistas y 30 horas de programación se conocieron los ganadores. Un comité evaluador integrado por Borrmann, Claudio Vai (Optic), Juan Martín Irungaray (Google), Florencia Rambeaud (Neuquén) y Margarita Romero (ISSN-Neuquén), definió las distinciones en base a cinco criterios, entre ellos aplicabilidad, replicabilidad e innovación. Los ganadores, estudiantes de Informática de la UNC, desarrollaron un proyecto denominado “Ciudad Inteligente” que permitiría a los usuarios, desde una PC o un celular, conocer el clima, el congestionamiento en el tránsito, los turnos en las guardias de los hospitales y las farmacias.

En tanto una de las menciones fue para el diseño de una aplicación digital turística pensada por estudiantes secundarios de Villa La Angostura.

Julian Prandi (24) integró el equipo ganador (“Korova”) junto a cuatro compañeros –cada uno recibirá 2 mil pesos–. “Presentamos Ciudad Inteligente, un proyecto muy ambicioso que incluyó desarrollo de software y hardware (algo que generalmente no se hace en estos eventos). Se trata de una ciudad que pretende mejorar el nivel de vida los habitantes”, sintetizó Prandi.

Mateo, Tomás y Alex presentaron una aplicación web que permitiría consultar las paradas y horarios del transporte interurbano en la región. Los tres confesaron que “llegaron con las manos vacías” y que les dio “cosa” presentarse porque son estudiantes secundarios y “no conocemos lenguajes ni tecnologías para embarcarnos en algo así, sin embargo todos nos ayudaron y fue una gran experiencia”.

El balance final fue muy satisfactorio. El arduo esfuerzo de los organizadores quedó compensado por la creatividad y la sensibilidad plasmada en la búsqueda de soluciones. Los jóvenes cumplieron, ningún equipo se bajó antes, y el gobierno dio un primer paso, ahora resta que la posta siga alzada y el acceso a los datos abiertos deje de ser un deseo”.

Qué buen ejemplo para los demás gobiernos regionales y locales, no?

@pablogusdiaz (seguime en twitter)