La caída del Tronador II ¿un fracaso de la industria aeroespacial argentina?

La caída del Tronador II ¿un fracaso de la industria aeroespacial argentina?

Me molesta la burla idiota de los necios y la miopía estratégica de quienes, con supuestas buenas intenciones, no saben dimensionar la importancia del plan aeroespacial argentino, por eso escribo esta nota sobre el cohete argentino Tronador II.

El 23 de noviembre pasado escribí en este blog un artículo sobre la vanguardia  argentina en  tecnología satelital y conté en él cuál era el plan “completo” para seguir avanzando, haciendo especial hincapié en que los satélites que construye argentina (ya sean minis o grandes) funcionan en el espacio y el paso previo a ello es ponerlos en órbita. Hasta este momento esa puesta en órbita es contratada a empresas y gobiernos extranjeros, pero lograr hacerlo por nosotros mismos no sólo es deseable y posible sino también patriótico e inteligente. Por eso se creó el Plan Espacial Argentino y dentro de él el Proyecto Tronador.

tronador

Es importante que leas el artículo mencionado, “Mil ojos en el cielo”, (haciendo clic aquí) para que entiendas las importancia del desarrollo del Proyecto Tronador.

La semana pasada diferentes medios de prensa se hicieron eco de la noticia de la fallida prueba de despegue del primer vector (cohete) experimental (Vex 1A), algunos mal informando que “explotó” en el aire, a lo que el gobierno, que había mantenido en secreto el experimento de lanzamiento (como sucede en la mayoría de las veces en todo el mundo), salió a responder que no fue una explosión sino una caída.

Cohete argentino Tronador II despegó y explotó, dijo la crónica… Fue en la prueba de lanzamiento. Es un prototipo de los vehículos con que buscan llevar satélites al espacio”…

…“La Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) intentó lanzar la semana pasada el primer cohete experimental del ambicioso proyecto Tronador II, que se propone desarrollar cohetes de transporte para poner satélites en órbita. Después de varias postergaciones por razones técnicas o climáticas, el lanzamiento se hizo el último miércoles 26 de febrero. Pero el vector Vex 1A, que logró despegar unos dos metros, en una fracción de segundo torció su trayectoria y se estrelló contra el suelo envuelto en las llamas de su propio combustible, según pudo reconstruirse. ..”

…”El Gobierno manejó las cosas casi en secreto: evitó difundir el lanzamiento -no hubo prensa ni se comunicó la fecha- y tampoco dio información sobre sus resultados. Lo cierto es que hasta la localidad de Pipinas, partido de Punta Indio, llegaron el miércoles para presenciar el despegue el ministro de Planificación, Julio de Vido, el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, y el titular de la SIGEN, Daniel Reposo. La CONAE -cuyo director es el físico Conrado Varotto- fue transferida a fines de 2012 de la Cancillería a la órbita de Planificación, donde De Vido le dio impulso al Tronador II con un presupuesto multimillonario.” Fue contado así en algunos medios nacionales.

Éxitos y fracasos en la carrera espacial de las grandes potencias

El 4 de octubre de 1957, la URSS lanzó con éxito el Sputnik 1, el primer satélite artificial en alcanzar la órbita, dando comienzo la carrera espacial. Por sus implicaciones militares y económicas, el Sputnik causó miedo y provocó debate político en Estados Unidos. Al mismo tiempo, el lanzamiento del Sputnik se percibió en la Unión Soviética como una señal importante de las capacidades científicas e ingenieriles de esa nación.

Casi cuatro meses después del lanzamiento del Sputnik 1, Estados Unidos consiguió lanzar su primer satélite, el Explorer I. Durante ese tiempo se habían producido varios lanzamientos fallidos y publicitariamente embarazosos de cohetes Vanguard desde Cabo Cañaveral.

Aunque los soviéticos ganaron a los estadounidenses en casi todos los hitos de la carrera espacial al inicio, no consiguieron ganar al programa Apollo estadounidense a la hora de posar un hombre en la Luna. Tras los primeros éxitos soviéticos, especialmente el vuelo de Gagarin, el presidente Kennedy y el vicepresidente Johnson buscaron un proyecto estadounidense que capturara la imaginación del público. El nuevo Programa Apollo cumplía muchos de sus objetivos y prometía vencer a los argumentos, tanto de la izquierda (que defendían programas sociales) y la derecha (que defendía un proyecto más militar).

Todo lo que hagamos debería estar realmente vinculado a llegar a la Luna antes que los rusos… de otra manera no deberíamos gastar todo ese dinero, porque no estoy interesado en el espacio… La única justificación (para el coste) es porque esperamos ganar a la URSS para demostrar que en lugar de estar por detrás de ellos por un par de años, gracias a Dios, les hemos adelantado.” Dijo el presidente Kennedy al director de la NASA, James E. Webb, para dejar bien en claro su posición en este tema.

armstrong-el 1º hombre en la luna

Es un pequeño paso para el hombre, un gran paso para la humanidad…” dijo el astronauta estadounidense Neil Armstrong al pisar la luna.

Tras el programa Apolo de Kennedy, que llevó al hombre a la Luna en 1969, se lanza en USA el programa del transbordador espacial (space shuttle), aprobado por el Congreso de USA en marzo de 1972. El primer transbordador el Enterprise, fue lanzado en 1976. El Columbia, en 1981.

En plena euforia, a finales de enero de 1986, se produjo la tragedia del Challenger. El anillo aislante de uno de los propulsores se desprendió, provocando una explosión cuando el transbordador volaba a dos veces la velocidad del sonido y a 14 kilómetros de altitud. Murieron los siete tripulantes, entre los que se encontraba el primer civil que viajaba al espacio, una maestra de New Hampshire.

challenger_explosion

No fue el último accidente. En 2003 el transbordador espacial Columbia quedó carbonizado durante la reentrada por un fallo en el escudo térmico. Otros siete astronautas perdieron la vida, apuntándose de este modo el transbordador un nuevo récord: de las 18 personas que han muerto en el espacio –o camino de él–, 14 lo han hecho a bordo del shuttle.

Este somero resumen de fallas trágicas de la industria aeroespacial lo podemos mencionar porque fueron públicos, pero basta con sólo ver la serie de televisión “De la Tierra a la Luna”, para descubrir que errores, fallas, hubieron muchas… y ni que imaginarnos las que deben haber tenido los soviéticos que las ocultaron tras su “cortina de hierro”.

Conclusiones

Me resulta verdaderamente patético tener que explicar aquí la importancia, que en este nuevo tiempo del mundo, tiene la inversión en investigación, desarrollo e innovación… pero es importante hacerlo porque hay miopes que creen que hay otras prioridades como, por ejemplo, el gasto social.

Una cosa no invalida la otra. Y de hecho nuestro país, y especialmente este gobierno nacional que hoy tenemos (al cual crítico muchas veces) hace más inversión en gasto social que en industria aeroespacial… por eso, el argumento de los detractores del programa Tronador es una falacia… una estupidez.

Todos los países procuran, en la medida de sus posibilidades, potenciar las actividades ligadas a la investigación, desarrollo e innovación  (I+D+i) a través de políticas de apoyo (subvenciones, deducciones, préstamos bonificados y otras gestionadas directamente por el gobierno, como el caso del programa Tronador), debido a que un alto nivel de I+D+i implica una mayor fortaleza de los productos o procesos que se diferencian positivamente de los de su competencia ymuchas de las actividades son potencialmente generadoras de avances sociales en forma de calidad de vida, mejora del medio ambiente, la salud, etc.

Si queremos dejar de ser pobres tenemos que hacer lo que Cristo nos enseñó: no dar sólo pescado sino enseñar a pescar… y una vez que hayamos aprendido a pescar tenemos que investigar nuevas playas donde obtener pescados más grandes y ricos; y en nuevas cañas, tanzas y riles más adecuados para maximizar esas pescas… ¿se entiende la metáfora, o tengo que dibujarla?

@pablogusdiaz (sígueme en twitter)