La Administración electrónica española y la argentina

La Administración electrónica española y la argentina

España se encuentra a la cabeza en la Unión Europea (UE) en disponibilidad de servicios públicos a través de Internet y en el desarrollo de servicios que facilitan la Administración electrónica. Según el análisis periódico comparativo que realiza la Comisión Europea en la UE y Estados asociados que destaca el grado de avance en el uso de habilitadores clave de administración electrónica en el área de justicia y en todo lo relacionado con las operaciones habituales de una empresa.

La encuesta realizada por la Comisión a usuarios de Internet en los Estados miembros de la UE destaca los avances y deficiencias de los servicios públicos en línea en cuatro áreas:

1) La disponibilidad y facilidad de uso desde el punto de vista de experiencia de usuario.

2) La transparencia de los gobiernos acerca de sus propias responsabilidades y desempeño, el proceso de prestación de servicios y los datos personales implicados.

3) La movilidad transfronteriza (acceso desde otro país a estos servicios).

4) Las herramientas clave esenciales para los servicios públicos: la identificación electrónica (EID), documentos electrónicos (eDocuments), fuentes auténticas, seguridad electrónica (eSafe) y registro único (single sign on, SSO).

España se encuentra entre los primeros países en disponer de una Administración electrónica centrada en el ciudadano y es líder en la provisión de mecanismos de identificación a través de Internet.

En general, en los cuatro aspectos mencionados se aprecia una evolución, aunque aún queda un importante camino por recorrer y se hace necesario incrementar la velocidad. Con el fin de disminuir la brecha, la Comisión trabajará con los Estados miembros. Un ejemplo de que los beneficios del empleo de las TIC en la Administración son incuestionables y éstas “no sólo son una solución, sino una oportunidad” es el Gobierno abierto, en el que España también puede sacar pecho, que permite ofrecer mejores servicios a menor costo, crear puestos de trabajo y oportunidades de crecimiento, y aumenta la responsabilidad y la confianza, afirma Mercedes Núñez

Del otro lado del charco estamos en pañales

Según el director de Provincia Net, Santiago Montoya, “El Estado Argentino necesita un tsunami de tecnología institucional”.

Santiago Montoya

En el marco de un recorrido con periodistas por las instalaciones de Provincia Net en el que participó el portal especializado en política digital, Puntogov,  el titular de la empresa de tecnología del Grupo Provincia (Buenos Aires) ofreció su visión sobre la incorporación de tecnología en el Estado y se refirió a la necesidad de modernizar los municipios y desplegar mayor infraestructura de comunicaciones para resolver los problemas de los ciudadanos argentinos.

-¿Qué rol puede cumplir el Estado en materia de TIC?

-La tecnología está para poner la información al alcance de todos y para cumplir un papel inclusivo. El caso típico son los algoritmos de búsqueda. Es muy difícil hoy que una persona no se haya beneficiado varias veces por día de una búsqueda en Google. Incluso aunque no lo sepan. Porque la información que vemos en la televisión o escuchamos por la radio probablemente haya salido de ahí. Google nació de un incentivo a la investigación. Cuando en la tecnología interviene el Estado se tiene un rasgo inclusivo y sirve para que muchos se beneficien con esa tecnología. Es lo que buscamos desde Provincia Net.

-¿Cuántos trabajan actualmente en esta empresa?

-Somos alrededor de 700 personas. Yo creo que el Estado argentino necesita recuperar autoestima. Se pueden lograr proyectos de igual o mejor calidad que cualquiera en el sector privado. Nosotros en estas instalaciones nos preocupamos para que vengan a inspeccionarnos y vean nuestra calidad de trabajo manteniendo las normas ISO 9000 y las normas TIER vinculadas al tema tecnológico, normas jerarquía mundial. Con los beneficios que obtiene la operación de NET se consiguen excedentes que se pueden aplicar a desarrollos tecnológicos sobre la propia provincia de Buenos Aires.

-¿Por ejemplo?

-Tenemos una tarea muy intensa en el sector educativo y de salud. En el educativo estamos trabajando en un sistema de recursos humanos de altas, bajas y modificaciones para la gestión de recursos humanos siendo la principal inversión que hace la provincia con un tremendo esfuerzo para el bolsillo de los ciudadanos. Afecta a 300.000 docentes y 90.000 no docentes. Asimismo estamos trabajando en un sistema de salud de gestión por imágenes y gestión hospitalaria y diagnóstico por imágenes entre los 177 hospitales públicos de la provincia, además de paliativos como el calendario de vacunación y los turnos digitales que está en desarrollo, que permite a los padres llevar el control y seguimiento de los padres de las vacunas de sus hijos. La secretaría general de la gobernación que tiene a su cargo todas las comunicaciones del gobierno en el que nosotros tenemos un programa de fortalecimiento en curso con importante nivel de ejecución, permite fortalecer y asegurar el sistema de funcionamiento de comunicaciones de la provincia.

-Respecto a otros países de la región, ¿cómo ve a la Argentina en cuanto a la incorporación de la tecnología en el Estado?

-El Estado necesita un tsunami de tecnología. No sólo requiere de tecnologías de información sino de tecnologías institucionales. Por ejemplo ARBA fue un caso de modernización tecnológica institucional que trajo una moderna agencia de recaudación al estilo internacional a la provincia de Buenos Aires. El Estado necesita un tsunami de tecnología institucional: son sistemas, plataformas de gestión en municipios que dialoguen en redes sociales y abandonen las plataformas obsoletas. Sueño con municipios modernizados. La ciudadanía hoy nos está pidiendo una plataforma de gestión integral. La ciudadanía nos está pidiendo soluciones a sus problemas. Un sistema de gestión integrado puede proveerlas.

-¿Que caracterización hace, según su visión, de esos problemas?

-Seguridad, centralmente. Argentina primero comenzó con el tema de las camaritas. Hoy hay una siguiente generación de soluciones tecnológicas al servicio de la seguridad que nos pueden permitir hacernos cargo con más eficiencia de la principal preocupación de los ciudadanos que pasa por la seguridad. Necesitamos inversiones en materia de tecnología en Argentina. La infraestructura y en particular el ancho de banda y la velocidad de las comunicaciones son un poco mezquinos sobre todo si miramos las Pymes y las familias. Lo importante es que los aplicativos modernos y el tráfico de información requieren cada vez más ancho de banda. Sin esto, es como si Argentina se alejara del mundo.

-¿Y Argentina conectada no es un modo por parte del Estado de dar respuesta a esa necesidad de infraestructura?

-Sí, se que se han venido haciendo esfuerzos y tendido fibra óptica, pero hacen falta otro tipo de aceleradores. El ancho de banda y la velocidad son dos cosas distintas y en ambas tenemos asignaturas pendientes.

-Argentina va a licitar pronto las redes 4G…

-Es un avance tremendo.

-¿Cómo vincula un Estado institucionalmente moderno, para usar sus palabras, y una ampliación de la infraestructura de redes de comunicación con el desarrollo de un país?

-Hay que recordar que la palabra desarrollo no es crecimiento. Y el crecimiento no solamente implica una agenda de consumo y empleo. Los motores son la inversión y la productividad. Además el desarrollo tiene una impronta socio cultural. La era de tecnología se universalizó con Internet, pero Internet nació de una red entre universidades. Esto incluye la dimensión socio cultural. En Bilbao por ejemplo han utilizado portales tecnológicos donde lo que se ha logrado es que toda la cultura y la industria de pertenencia se concilia con el catalizador tecnológico donde además aparecen las bibliotecas y las ofertas culturales a través de las propias facilidades tecnológicas. Esto enlaza con el desarrollo. Con el desarrollo de redes, de nodos policéntricos que se despliegan en 400 km de largo por 100 de ancho como sucede en el sur de Francia o la costa este de España para poder dar a pie al concepto de ciudades inteligentes que interconectadas nos obliga a tener una plataforma tecnológica para el desarrollo.

@pablogusdiaz (sígueme en Twitter)