JSRN: el partido que superó ‘la grieta’

JSRN: el partido que superó ‘la grieta’

Terminado el año electoral estamos ya en condiciones de hacer un balance de resultados y extraer algunas conclusiones del mismo.

La primera conclusión es que nuestra visión expuesta desde los albores del año respecto que Juntos Somos Río Negro (JSRN) se encaminaba a ser en nuestra provincia lo que el Movimiento Popular Neuquino es en la vecina Neuquén, no estuvo equivocada.

JSRN no solo retuvo el gobierno provincial, ampliando la cantidad de legisladores propios de 25 a 28 para el próximo período, sino además extiende su presencia institucional territorial de 7 municipios gobernados actualmente a 18 que administrará a partir del 10 de diciembre. Pero además amplía su alcance político hacia la órbita nacional al haber ganado dos bancas en el congreso (una en senadores y otra en diputados) que a prima facie se presentan como claves en el articulado de las leyes en esa legislatura nacional en los próximos años.

No está de más recordar aquí que todo esto fue anticipado pública y oportunamente por este consultor a la prensa especializada. En esta nota de fines del mes de febrero dónde anticipe la victoria de JSRN a la gobernación, explicando incluso el por qué sucedería: https://www.lateclapatagonia.com.ar/5/nota_impresion.php?nota_id=38895 y en esta otra nota del mes de agosto donde adelante los triunfos en Bariloche, Choele Choel, Río Colorado y Viedma del partido verde y esbocé la gran elección nacional que podría hacer en octubre: https://www.lateclapatagonia.com.ar/5/43747-la-estrategia-para-llegar-a-octubre-y-el-panorama-en-los-municipios.
Perdón por la licencia, pero necesitaba hacerme ese mimo.

Claramente JSRN llegó para quedarse, como dijo el gobernador Weretilneck en uno de sus últimos discursos, pero lo hace con dos características que me gustaría analizar aquí con ustedes: una es desbancado a la otrora poderosa Unión Cívica Radical del espacio ‘contra-peronista’ (uso la expresión ‘contra’ porque no se sitúa desde el ‘anti’ sino desde el sentido del en frente, que no es lo mismo), la otra es rompiendo ‘la grieta’ social-clasista que se instaló a nivel nacional, que tan claramente se explica en esa imagen viralizada por las redes sociales de una argentina ‘peronia’ atravesada por una franja de provincias ‘chetoslovacas’ (https://images.app.goo.gl/SPtM4K15fLh2zBah7).

Y ambas características se pueden explicar muy claramente en estos mapas electorales de la ciudad de Viedma, por ejemplo, que confeccioné con datos históricos electorales.

 Este mapa de la izquierda muestra la representación barrial histórica desde la instauración del sistema electoral por voto parroquial en 2015. En color amarillo los barrios donde ganaba el radicalismo y en color azul a los barrios donde lo hacía el peronismo. Una clara división social de clases de barrios más acomodados y menos favorecidos. Las peronias y chetoslovaquias viedmenses.

Esa composición de voto local y nacional  fue así en 2015 y 2017 y se mantuvo incluso en esta última elección nacional de 2019, solo en su tramo a presidente (FdTodos vs. JxCambio)… pero, en este 2019 hace su ingreso JSRN en la elección municipal del 8 de octubre y en la elección nacional del 27, en el tramo legislativo, y ese mapa pasa a pintarse de esta otra manera.

En el orden nacional y provincial, claramente JSRN ha desplazado a la UCR del lugar que aquella ocupaba históricamente, relegando a ese partido a un lejano tercer lugar prácticamente testimonial, sin legisladores provinciales ni nacionales y con escasa media docena de intendentes. Pero también ganándole territorio al peronismo, localidades y barrios, relegándolo también a gobernar otra media docena de municipios como el radicalismo y manteniéndolo en la primera minoría en la provincia.

Así el escenario futuro se presenta más que favorable para la consolidación definitiva del partido provincial, que consolida los liderazgos de sus máximo conductores, Alberto Weretilneck y Pedro Pesatti, y abre caminos para la incorporación de nuevos, como Arabela Carrera y Gustavo Gennuso, por ejemplo.

Al espacio Cambiemos que congrega a la UCR el CC-ARI y el aún no formalizado PRO, le espera un futuro muy difícil, incluso negro podría afirmar sin temor a equivocarme. Ya que solo desde una banca en la legislatura provincial y media docena de municipios chicos deberán defender la banca nacional que ocupa hoy Lorena Matzen en 2021, por la que seguramente irá con todas sus fuerzas JSRN para consolidarse en la política grande. Y el espacio pan-peronista que congrega al PJ con una docena de sellos menores tendrá también un difícil camino por delante, donde seguramente se podrá en discusión sus tradicionales liderazgos por otros nuevos, más frescos y coherentes con la nueva era que se inicia.

Pablo Gustavo Díaz
Consultor político