Incubadoras si… pero no de huevos ¡de StartUps!… ¿y por qué no virtuales?

Incubadoras si… pero no de huevos ¡de StartUps!… ¿y por qué no virtuales?

(Nota publicada originalmente el 2 de Agosto de 2014)… Si eres asiduo lector de este blog ya sabes de mi pasión por buscarle una alternativa económico-productiva a mi provincia de Río Negro y especialmente a mi ciudad de Viedma. Ya sabes también que los “negocios 2.0” y/o los de “base tecnológica” son el norte que fomento. En este post volveré a la carga para contarte acerca de las “Incubadoras Virtuales”.

Incubadoras y aceleradoras de empresas son dos términos muy usados en los últimos diez años en aquellos lugares del mundo que están trabajando para mejorar la competitividad de sus economías. No es el caso ni de mi provincia ni de mi ciudad, por cierto, pero intentaremos que algún día lo sea.

Ellas han brotado como respuesta al incremento del espíritu emprendedor de sus comunidades, y quizá ahí radica el hecho por el cual aún no se habla de ellas en mi provincia, dado que el emprendedorismo no es una disciplina socio-económica que esté firmemente arraigada aquí ni que sea fuertemente fomentada por el Estado… pero ello será motivo de otro post que escribiré en el futuro, ahora volvamos a las incubadoras y aceleradoras.

La necesidad de estos emprendedores de recibir asesoramiento y apoyo financiero para superar las complejas primeras fases de vida de sus negocios (StartUps) han hecho que el ecosistema se nutra de incubadoras y aceleradoras en las principales ciudades del mundo:


Ver Business Incubators/Accelerators en un mapa ampliado

…y de mi país, como por ejemplo la ciudad de Buenos Aires, la ciudad de Córdoba, en Incluso en la ciudad de Gral. Pico en La Pampa:

Haciendo clic aquí podrás conocer alguna de estas incubadoras y aceleradoras.

Aunque puedan parecer idénticas, ya que buscan un mismo objetivo, las incubadoras y aceleradoras ofrecen distintos servicios:

Ambas ofrecen espacio físico para el trabajo diario y mentoría por parte de expertos a cambio de una cuota mensual o porcentaje de participación en la startup. Y un espacio donde los emprendedores puedan hacer networking entre ellos mismos. Pero además en las aceleradoras hay una inversión asegurada por parte de la misma en la startup, cosa que no ocurre con las incubadoras.

Incubadora

La Wikipedia define a las Incubadoras así: “Una incubadora de empresas es una organización diseñada para acelerar el crecimiento y asegurar el éxito de proyectos emprendedores a través de una amplia gama de recursos y servicios empresariales que puede incluir renta de espacios físicos, capitalización, coaching, networking (es decir acceso a una red de contactos) y otros servicios básicos como telecomunicaciones, limpieza o estacionamiento.

Las incubadoras de empresas usualmente son patrocinadas, apoyadas y operadas por compañías privadas, entidades gubernamentales o universidades. Su propósito primordial es ayudar a crear y crecer empresas jóvenes proveyéndolas con el apoyo necesario de servicios técnicos y financieros”.

Esto, según entiendo, ha sido el espíritu que animó a los legisladores de la provincia de Río Negro a sancionar el 29 de Noviembre del año 2013 la ley 4935 de adhesión a la ley nacional de promoción de la industria del software con el agregado de instrumentos propios tales como exenciones impositivas provinciales, y financiamiento para la incubación y aceleración de emprendimientos locales, pero que a hoy, 9 meses después, aún y lamentablemente no ha sido reglamentada ni puesta operativa.

Aunque estos espacios se han multiplicado por todo el mundo en los últimos años, lo cierto es que existe un exceso de demanda sobre la oferta. Muchas startups suelen quedarse afuera del proceso de aceleración. De ahí surge la idea de industrializar e Institucionalizar el proceso incubador en Río Negro y poder llegar al mayor número de  emprendedores posibles.

Esta institucionalización e industrialización será verdaderamente democrática si además está en cada lugar siempre, como reza el lema del actual gobierno rionegrino, es decir: Si tienen acceso a esos servicios todos los emprendedores de toda la provincia, independientemente del lugar donde residan.

He visto, por ejemplo, y sin ánimo de criticar malamente, que la Subsecretaría de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo de Río Negro hace muchas actividades en la ciudad de San Carlos de Bariloche, que es donde tiene su sede, pero no veo el mismo desarrollo en ciudades del alto valle ni de la costa atlántica, por ejemplo… Y si bien Bariloche es la ciudad “técnica y científica” por excelencia de nuestra provincia, no es menos cierto que el Alto Valle con su histórica capacidad productiva rural y actual petrolera, posee un importante potencial de generación de nuevos emprendimientos, al igual, aunque en menor medida, que el Este rionegrino.

Introducir el concepto de Incubadora Virtual puede ser una solución eficaz a este problema.

Entre las ventajas de aggiornar el concepto de incubadora a esta realidad geográfica rionegrina están que no importa que el emprendedor resida lejos ya que el asesoramiento puede producirse totalmente de forma online. Además al ser virtual, los costos de formación y asesoramiento se reducen sustancialmente.

No es mío este concepto de incubadoras virtuales ya existen en muchos lugares del mundo y además está fuertemente asentado en el concepto de e-learning… es decir ¿si se puede enseñar y aprender casi cualquier cosa a través de internet, por qué no también a hacer empresas y negocios exitosos?

Pero además esta institucionalización debería ser más estructural, y por ejemplo en el caso rionegrino, comprometer a otros organismos del Estado afines a las empresas y/o actividades a crearse, por ejemplo:

ALTEC SE puede ser un excelente mentor de empresas desarrolladoras de hardware, software y aplicaciones de e-Government, incluso convertirse en acelerador y/o partner de aquellas startups que le convenga. IDEVI puede ser otro excelente mentor de empresas desarrolladoras de hardware, software y aplicaciones para uso rural agrícola-ganadero. De la misma forma que INVAP ya ha incursionado en la mentoría de Satellogic para el desarrollo del nanosatélite “Capitan Beto”, por ejemplo.

Nudo-GordianoSon sólo ideas… puntas de ovillo para que los funcionarios responsables de poner en marcha la promoción de la industria del software en Río Negro acercando a los emprendedores los beneficios del instrumento fiscal y de financiamiento dispuesto en la ley Nº 4935 puedan desenmarañar el nudo gordiano en el que están metidos.

@pablogusdiaz (si querés seguirme en Twitter)