Goebbels, el ARSAT y la post verdad

Goebbels, el ARSAT y la post verdad

Desde sus orígenes la comunicación política ha buscado nuevas y mejores formas de trasmitir el mensaje del partido, el candidato o el gobernante a la población, y la llegada de los medios masivos de comunicación ha sido un gran desafío para los estrategas.

Allá por los años ’30 del siglo pasado aparece en Alemania un personaje paradigmático que irrumpió en el arte de la comunicación política con nuevas formas jamás antes vistas: Joseph Goebbels, ministro de la propaganda durante la Alemania Nazi.

Goebbels fue de los primeros -sino el primero- en adaptar nuevas técnicas de publicidad comercial a la esfera política, incluyendo el uso de lemas atrayentes y mensajes subliminales. Introdujo, por ejemplo, nuevas ideas para el diseño de pósteres, como el uso de letras grandes, tinta roja y encabezados crípticos que alentaban al lector a examinar la letra pequeña para encontrar el significado.

Así como en la mesa de luz de todo político seguramente pueda hallarse un ejemplar de ‘El Príncipe’ de Maquiavelo, bajo el vidrio de los escritorios de comunicadores políticos no han de faltar los 11 principios básicos de la propaganda de Goebbels.

El 4to. principio de la propaganda de Goebbels es el “Principio de la exageración y desfiguración”: Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave.

El 5to. es el “Principio de la vulgarización”: Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar.

Por otra parte y bastante más cercana en el tiempo, la sociología ha desarrollado la “teoría del framing” (o teoría del enmcarcado) que dice que los medios no sólo establecen la agenda de temas del debate público, sino que también definen una serie de pautas (marcos) con los que pretenden favorecer una determinada interpretación de los hechos sobre los que informan.

Básicamente se explica en que las personas tendemos a exponernos solo a los mensajes que coinciden con nuestros marcos conceptuales. “La gente suele recordar mejor la información que confirma los resultados que desean” (Castells, 2009).

El 4to. principio Goebbeliano hizo su irrupción esta semana justamente con el otro tema que mencioné en el título: ARSAT.

Una “anécdota”, un hecho menor en la vida de los pueblos y la gestión de los gobiernos como es la intención de celebrar un acuerdo comercial entre una empresa estatal y una empresa privada para la explotación de un producto cualquiera, ha tomado ribetes cuasi catastróficos que “amenaza” la independencia y soberanía misma de la patria.

Y lo hizo en combinación con el 5to. Principio Goebbeliano y La teoría del enmarcado mencionados anteriormente: Dirigida a un solo sector (los antimacristas) usando el lenguaje más básico y llano posible, pero muy arraigada en lo peor del recordatorio nacional, la palabra “privatización”.

El efecto ha sido tan exitoso que durante 3 días los diarios, las radios y las redes sociales, han reproducido a mansalva el mensaje que instaló el kirchnerismo: “El gobierno privatizó la empresa argentina de comunicaciones Arsat”.

En el video que muestro a continuación, el periodista de C5N Roberto Navarro afirma taxativamente, y sin inmutarse, que el gobierno “vendió el 51% de las acciones de ARSAT a la empresa norteamericana HUGHES, con lo cual le dio el control de la empresa, que de ahora en más va a tener un nuevo nombre, va a dejar de llamarse ARSAT“…

y ese mensaje fue rápidamente distribuido por toda la cadena de medios afines al kirchnerismo, tanto televisivos como gráficos y radiales, y, obviamente, replicado y aumentado por dirigentes de ese espacio político como por ejemplo nuestros diputados Nacionales María Emilia Soria y Martín Doñate… quienes además de repetir la muletilla de la privatización de la empresa ARSAT, magnificaron la misma, incluyendo también la privatización de nuestra empresa INVAP (Oferta: 2 al precio de 1)

Como enseño Goebbels:

“Miente, miente, miente que algo quedará, cuanto más grande sea una mentira más gente la creerá”

Navarro en su programa original del domingo 17 de julio en C5N (Economía Política) donde habló por primera vez de la privatización de la empresa ARSAT, muestra un documento escrito en inglés como “prueba del delito patriótico” cometido por el gobierno de Macri. Además a ese documento luego lo cuelga en su portal El destape Web, donde reproduce por primera vez la versión televisiva.

Fui hasta allí y tomé ese documento, lo traduje al español y lo leí completo… ¿Y sabés qué? no dice nada, de nada, de nada de lo que afirma Navarro que dice.

No habla de la privatización ni de la empresa ARSAT (desmintiendo al propio Navarro) ni de INVAP… Dice que INVAP va a fabricar el satélite ARSAT-3 tal como estuvo siempre planificado (desmintiendo a Doñate)

Y además en su párrafo final dice que es una mera “carta de intención” que debe ser aprobada por las instancias superiores de ambas partes y que incluso en dicho proceso, puede sufrir modificaciones, antes de ser finalmente aprobado y convalidado.

Para quien no sabe que es ARSAT (y me he encontrado con mucha gente que no tiene ni idea qué es pero igual te discute como si supiera), ARSAT S.A. es una empresa de telecomunicaciones argentina con 4 áreas de negocios:

  • Red terrestre (basicamente la REFEFO o red federal de Fibra Optica) que lleva internet por cable a más de 1300 localidades del país en forma mayorista.
  • Satelital (básicamente los satélites Arsat 1 y 2 que ya están en órbita haciendo su trabajo, y el proyectado Arsat 3 que aún está en papeles y cuyo objeto será llevar internet a áreas rurales o lejanas donde no se puede llegar con el cable de Fibra Optica)
  • Dattacenter (un centro nacional de datos con cientos de computadoras que hacen de servidor de sitios y servicios web)
  • Broadcasting (basicamente la red de Televisión Digital Terrestre y streaming de video y TV digital como los canales de contenidos de peliculas CINEAR)

¡¡¡TODO ESO ES ARSAT S.A.!!!

… y de lo que habla el papel, la carta de intención firmada entre esa empresa argentina con la empresa norteamericana Hughes es solamente la de compartir el negocio de 1 solo de los 3 satélites… es decir, compartir solo una mínima parte (solo lo que pinté en rojo del párrafo anterior) de lo que es el gran negocio de telecomunicaciones de ARSAT.

Pero poco importan estas explicaciones. Como afirma Lakoff (2007) en esta batalla comunicacional que presentó el kirchnerismo, “no puedes ganar exponiendo simplemente hechos ciertos y mostrando que contradicen las reivindicaciones de tu oponente. Los marcos prevalecen sobre los hechos, Los marcos de él se mantendrán y los hechos revotarán”… y Castells (2009) “La gente vota (cree) al candidato que le provoca los sentimientos adecuados, no al que le presenta los mejores argumentos”.

Y esta batalla comunicacional la ganó el kirchnerismo.

Y la ganó con solo una sola palabra: “PRIVATIZACION”

que no importa que sea cierta, sólo importa que sea creíble (la “post-verdad”)… Y adosada a un personaje como Macri, con su historia e ideología, vaya si no ha sido creíble para la gran masa estatista antimacrista.

Así que ya sabés. Una mezcla de ‘Goebbels’ con la ‘teoría del enmarcado’ y la ‘post verdad’ y podés salir por los medios a venderle al zurdaje Nac&Pop argentino el unicornio azul que ayer se le perdió a Silvio Rodriguez.

@pablogusdiaz (en Twitter)