Genie, la ciberarma norteamericana

Genie, la ciberarma norteamericana

El Gobierno estadounidense llevó a cabo 231 ciberataques en 2011 contra “objetivos prioritarios” como Rusia, China, Irán y Corea del Norte, según informó “The Washington Post”, basándose en documentos secretos filtrados por el exanalista de la CIA Edward Snowden.

4eb2a172ca5300c5bed5c732bca40881_article

Esos documentos proporcionados por Snowden y entrevistas con exfuncionarios describen una campaña de ciberataques orquestada por el Gobierno del presidente de EEUU, Barack Obama, “mucho más amplia y agresiva” de lo que se creía hasta ahora, de acuerdo con el diario.

El “Post” pone como ejemplo un proyecto llamado Genie, dotado de un presupuesto de 652 millones de dólares y consistente en infiltrarse en redes extranjeras para ponerlas bajo el control de EEUU.

Para finales de este año se prevé que a través de Genie se habrá tomado el control de al menos 85.000 computadoras en todo el mundo, una cifra cuatro veces superior a la de 2008, cuando fueron poco más de 21.000.

Stuxnet, un virus informático desarrollado por Estados Unidos e Israel que destruyó centrifugadoras nucleares de Irán en ataques en 2009 y 2010, se cita a menudo como una de las “armas” usadas en esos ciberataques.

El presupuesto que las 16 agencias de espionaje de EEUU destinan a labores de inteligencia -entre ellas los citados ciberataques- y la lucha contra el terrorismo fue de 52.600 millones de dólares en el año fiscal 2013, según reveló el “Post” esta semana.

Los Yanquis no solo dan, también reciben

hace unos meses atrás, el otro diario famoso de Estados Unidos, “The NewYork Times”, aseguraba que un grupo de piratas informáticos, al que identifica como APT-1, contó con el “apoyo directo del Gobierno” chino para perpetrar una “amplia campaña de espionaje cibernético a largo plazo”.

Las actividades de este grupo se localizan en torno a la central de la unidad 61398 del Ejército de Liberación Popular chino en un barrio de Shanghái.

Según declaraciones el director ejecutivo de la compañía, Kevin Mandia, al “NewYork Times”, “o vienen de dentro de la unidad 61398” o “a la gente a cargo de las redes de Internet más controladas y supervisadas del mundo se le ha pasado por completo que hay miles de personas generando ataques desde este barrio en particular”.

Los ataques empezaron a aumentar hace dos años, según Mandiant, que asegura que ha identificado ataques contra al menos veinte sectores, desde contratistas militares hasta plantas químicas, pasando por empresas de telecomunicaciones.

El informe de Mandiant indica que “la totalidad de las pruebas” llevan a la conclusión de que “APT-1 es la unidad 61398”.

Ante las denuncias procedentes de EEUU acerca de ciberataques chinos, Pekín siempre ha negado las acusaciones y asegurado que la República Popular “es una de las mayores víctimas” de estas acciones.

@pablogusdiaz (sígueme en Twitter)