¿Existe el tuit perfecto?

¿Existe el tuit perfecto?

Por supuesto que sí, existe!… lo difícil es construirlo. Por eso en este post de hoy -y motivado por una conversación que ayer mantuve en la red del pajarito con la diputada rionegrina @BContrerasFG- intentaremos descubrir que hace que un tuit sea perfectamente exitoso.

tuiter

Hay dos cosas a las que debemos prestar atención: El contenido y la estructura.

El contenido es fundamental

Si el mensaje es claro y el tema atractivo, el tuit cumplirá su misión más allá de que respete o no la estructura correcta.

Esto es lo que ocurrió, por ejemplo, con este “ocurrente” tuit de la periodista Martu Johansen que obtuvo en pocas horas un ratio superior a los 900 retuits y casi 500 favs.

También ayer se destacó otro tuit, uno muy especial del futbolista Caros Tévez que había sufrido el secuestro extorsivo de su padre en horas de la mañana. Si bien el mensaje no describe el hecho en sí, obtuvo más de 3.500 retuits y 3.300 faveos por el “sentimiento” que deja trascender sus palabras.

En esta era posmoderna y de redes 2.0 está demostrado que apelar al corazón más que a la razón, garpa!… por eso es importante que el contenido del tuit transmita algún “sentimiento”. Los dos ejemplos anteriores así lo confirman.

El contagio emocional es un hecho en las redes sociales. Así lo demostró un estudio realizado por la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos revisando el time line de 689 mil usuarios de Facebook.

Por eso es importante que quien escribe el tuit o actualiza su estado en una red social no esté influido por sentimientos negativos ni tenga las “susceptibilidades a flor de piel”… porque eso se transmite (muchas veces sin quererlo) en el mensaje y el mismo puede terminar resultando lo contrario a lo esperado.

Otro estudio, pero esta vez hecho por TrackMaven, demuestra que la mayoría de las cuentas corporativas de las empresas más importantes del planeta escriben sus tuit y actualizaciones en Facebook con un lenguaje simple, capaz de ser entendidos por niños de menos de 10 años.

No es que esos comunicadores crean que la gente es tonta o está poco preparada intelectualmente, por el contrario, consideran que si la idea/producto es buena el mensaje no tiene que ser rebuscado para entenderla/desearla… lo bueno, si es simple, es dos veces bueno!

Pero no siempre el sentimiento es fácil de explicitar en y con pocas palabras; motivo por el cual hacer uso de las imágenes es una muy buena alternativa. Y también el estudio de TrackMaven así lo demuestra… las grandes y exitosas marcas usan pocas palabras y muchas fotos en sus mensajes.

La estructura

Es la otra pata fundamental de un buen tuit, motivo por el cual no es aconsejable que enlaces tu cuenta de twitter a la de Facebook, porque la estructura de ésa otra red es diferente y las más de las veces tu mensaje escrito allí aparecerá cortado e inentendible en Twitter.

Un tuit bien estructurado debe tener un máximo de 100 caracteres (para dejar espacio a enlaces de fotos y menciones en retuits) link acortados, no debe tener errores ortográficos y contar con algún hashtag atractivo y pertinente al tema.

La gente está comenzando a usar los hashtags en sus búsquedas de información dentro de las redes sociales y si etiquetas correctamente tus mensajes saldrás en los resultados de gente que de repente no sabía siquiera que existías. Los hashtags abren una nueva oportunidad para que tu página Facebook, tu cuenta Twitter o tu cuenta Google Plus e incluso Instagram sea expuesto a toda la comunidad… Pero eso sí, la elección de los hashtags debe ser también fruto de un razonamiento estratégico, considerando siempre tu mercado meta, a quienes quieres llegar, afirma Susana Villalobos-Breton en el blog Marketing para Todos.

Ayer también, además de encontrarme con los tuit de Martu y Carlitos, encontré decenas de mensajes posteados por el gobernador de Córdoba @DelaSotaOk que, usando el hashtag #SiYoFueraPresidente (vaya uno a saber por quién creado, pero muy viralizado en ese momento a punto tal que era Trending Topic), aprovechó para publicar varias de sus ideas y propuestas políticas, no sólo a modo de mensajes de textos bien estructurados y pensados, sino también de imágenes e infografías muy bien diseñadas.

Cómo hemos visto en este resumido y humilde documento de divulgación científica, el tuit perfecto existe y, aunque nada nos garantiza que nuestro mensaje lo será por más técnica y pasión que le pongamos al mismo, podremos aproximarnos a él si hacemos uso de las recomendaciones aquí descriptas.

@pablogusdiaz (en Twitter)