Enseñar a Pensar (el futuro)

Enseñar a Pensar (el futuro)

El pasado 1º de mayo recordamos y celebramos el día del trabajador, y en argentina además el día de la Constitución Nacional (aunque sobre esto último vi pocas menciones al respecto en las RR.SS)… pero ese día para mí también fue muy importante porque además, fue el cumpleaños del BASIC: ¡50 añitos!

El Basic es el lenguaje de programación que aprendí (en forma autónoma y a fuerza de prueba y error) a mediados de los años 80, y que me convirtió en lo que soy hoy, un “programador”. Fue en mi vida el gran motivador que me llevó a estudiar computación y vivir de ello.

BASIC, significa Beginner’s All-purpose Symbolic Instruction Code (o Código simbólico de instrucciones de propósito general para principiantes, en español), y es de la familia de los lenguajes de programación de alto nivel (más cercano al lenguaje humano).

Fue creado en 1964 por John George Kemeny y Thomas Eugene Kurtz en el Dartmouth College en New Hampshire, Estados Unidos, como un medio para facilitar programar computadoras a estudiantes y profesores que no fueran capos (genios) en matemáticas.

Hasta mitad de los ´90 fue, sin dudas, el rey de los lenguajes de programación para comunes mortales como yo.

Si querés saber más sobre él en Wikipedia encontrarás mucha buena data.

Actualmente se sigue usando en su versión comercial producto de Microsoft como Visual Basic .NET y también existe una versión libre GNU/Linux denominada Gambas.

Si querés saber más sobre Gambas, también Wikipedia saciará tu sed.

Pero digno de destacar en estas líneas es que éste Basic Libre (el Gamba) presenta ciertas similitudes con Java que es un lenguaje de programación de propósito general, concurrente, orientado a objetos, muy importante en este momento de auge de desarrollos de aplicaciones web, embebidas y para dispositivos móviles.

Y este dato no es menor porque hacia allí marcha el mundo.

El mundo marcha, por si no perteneces al sector informático o no lo sabías, hacia la interconexión de todas las cosas (electrodomésticos, casas, autos), y que todas esas cosas puedan ser gestionadas por ti estés donde estés con el dispositivo que te sea más útil y ameno (ej. teléfono celular, reloj).

Es decir que marchamos hacia un mundo donde el español, el inglés, e incluso el mandarín, no serán los lenguajes más usados, hablados, sino el lenguaje de las máquinas, el lenguaje de la programación… pero habrá poca gente que lo hable…

Y esto lo están viendo ya, y con preocupación, algunos líderes mundiales:


Y también algunos de nuestros dirigentes políticos.

Hace unas semanas atrás la presidenta de la nación argentina, Cristina Fernández, puso en marcha el plan piloto Program.AR que tiene como objetivo la enseñanza de “Ciencias de la Computación” en las escuelas para que los chicos aprendan a programar y se despierte en ellos la vocación por carreras tecnológicas… es decir, que les pase lo mismo que a mi 🙂 (Aunque les deseo a ellos una mejor suerte).

La Fundación Sadosky y la Fundación Pupi (de Javier Zanetti) se juntaron con el ANSES de Diego Bossio y el Ministerio de Ciencia y Técnica que dirige Lino Barañao, para desarrollar esta idea.

“Una de las mejores maneras de ascender socialmente en el presente y también en el futuro es aprender a programar”, dijo Cristina Fernández.

Más acá en el tiempo, hace un par de días entró a mi TL un tuit del Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Mauricio Macri, diciendo que quería “Hackear la educación”… obvio que rápidamente atrapó mi interés por saber de qué se trataba tal aventura.

Resulta que Macri, firmó un convenio de colaboración con Zach Sims, el fundador de Codecademy, que permitirá replicar en las escuelas públicas de la ciudad de Buenos Aires las clases gratuitas sobre lenguajes de programación que ofrece esta plataforma interactiva.

Codecademy es una escuela virtual (e-learning) que enseña programación online por internet, y su plataforma, www.codecademy.com está re piola (muy interesante).

“En muchas partes del mundo está abierto el debate de si la enseñanza de lenguajes de programación debe o no ser obligatoria en las escuelas. La idea que sostienen los más entusiastas es que en el futuro cercano no saber programar será equivalente a no saber leer”, Afirmó Mauricio Macri.

Estos tres ejemplos de cosas que están pasando en el mundo y en nuestra argentina son muy interesantes y, en lo particular muy alentadoras porque me siguen demostrando que no estoy tan loco como muchos creen… (ya que recordarás que hace 15 meses atrás escribí en este mismo blog un artículo sobre, y justamente, enseñar computación en las escuelas).

Enseñar a programar es enseñar a pensar diferente, como lo dije en esa nota del 1 de enero de 2013, pero también es garantizarle trabajo en el futuro, empleo digno y de calidad, a quien aprenda, como lo dije en esta otra nota del mes de agosto de 2012: “Argentina necesita más profesionales informáticos

Pero fuera del necesario autobombo que me permite mantener mi autoestima elevada, lo real es que el mundo está cambiando, pero los dirigentes educativos y genios de la pedagogía clásica, que manejan nuestro sistema educativo como algo oscuro que sólo ellos pueden iluminar, no quieren reconocerlo y hacen muy poco por adaptarse, por migrar (hablando en términos informáticos) hacia ese nuevo mundo digital.

Ellos, los ideólogos de la pedagogía social actual, están más preocupados en cumplir con los estándares de cantidad (de días de clases y porcentajes de población escolarizada) que con los de calidad (de aprendizaje).

Y así, por más Macris y Cristinas que tengamos, será imposible salir del subdesarrollo económico y cultural al que nos están condenando esos intelectuales de la educación.

Feliz Cumpleaños Basic… ¡Viva la programación!…  ¡Viva mauri y cristi!… ¡mueran los salvajes dirigentes ignorantes!

 

@pablogusdiaz (en Twitter)