eMail Marketing

eMail Marketing

Ya hemos afirmado en un artículo del mes de enero de este año que la eficacia del eMail Marketing sigue vigente. El tema en cuestión en este nuevo artículo es cómo hacer un mejor uso de él.

Todos los sistemas de e-Marketing tienen sus puntos fuertes y sus débiles. El Social Media por caso tiene como punto fuerte su agilidad para generar comunidad, para armar redes de contactos (amigos) dentro de Facebook, Twitter o Linkedin, por ejemplo.

En el email marketing las fortalezas las encontramos en que:

  • Es proactivo: A tu lista de suscriptores (potenciales clientes) vienes a decirles “Esto es lo que hago y aquí estoy cuando me necesites”. Les demuestras de manera regular tu profesionalidad y capacidad de solventar sus problemas.
  • Es barato y fácil de implementar – Su precio y coste es irrisorio comparado con los beneficios que aporta.
  • Aumenta tu base de prospectos y clientes exponencialmente pudiendo llegar a centenares de personas con una sola acción.
  • Atrae clientes potenciales de alta calidad listos para comprar– Tu newsletter y envío atrae al perfil de cliente que buscas y prepara el terreno para cerrar ventas o contratar servicios.
  • Te posiciona a ti y/o a tu empresa como el experto en tu sector – Eres percibido como la referencia a la que acudir cuando tu cliente busca los servicios o productos que ofreces.

La agilidad que presenta el Social Media para armar comunidad es, justamente, el punto débil en el uso del email, ya que a los contactos los debemos conseguir nosotros, uno a uno para poder armando nuestra lista.

Antes de entrarnos en el tema de las campañas de Marketing por email, lo importante es saber que necesitamos ir generando esa “comunidad de receptores” que estén a la espera de nuestro mensaje.

Siempre teniendo en cuenta que en nuestra batería de medios online contamos con un sitio web, hay que preparar al mismo para capturar las direcciones de correo electrónico de los visitantes. Y para ello existen diferentes sistemas que nos ayudan a conseguir suscriptores (capturar emails) cómo Mailchim o Aweber, por ejemplo.

Pero una vez que damos el ese paso fundamental del armado de la lista ¿Qué hay que hacer?

El principal objetivo de tus campañas de email marketing es, además de potenciar tu marca y la relación con el cliente y mantenerlo informado, debe ser generar beneficios. Porque no vas a dedicarle tanto tiempo y energía a algo que no repercuta positivamente, ¿cierto?

El tamaño de tu lista importa. La rentabilidad de tu email marketing, o su capacidad de generar conversiones, es proporcional al tamaño de tu lista de suscriptores.

Así que parte de tus esfuerzos debería estar hacer crecer tu lista.

Evidentemente entran muchos factores que también determinan la eficacia de tus campañas como son el copywriting (o composición de textos que generen acciones y ventas), la calidad de tus listas (porque tener más de una te sirve también para segmentar a tu público), el contenido, la periodicidad y la constancia entre otras.

Pasemos entonces a tratar algunos aspectos que se consideran importantes a la hora de construir tu lista.

1. Averigua en qué punto se encuentra tu lista en este momento

Tu lista, al igual que tu negocio, pasará por distintas fases a lo largo del tiempo. ¿En qué fase estás ahora? Échale un vistazo a la siguiente tabla, confeccionada por Laura Ribas (Experta en Marketing Online), para responder a la pregunta, gestionar tus expectativas y saber qué necesidades tienes y en qué debes centrarte:

Debes ir avanzando en estas cuatro fases. Y aunque al principio es un progreso lento, puedo garantizarte que aplicando estrategias de aumento de suscriptores, tu lista irá poco a poco creciendo hasta llegar a la fase 3 y 4, la zona donde tu lista crece con inercia y a buen ritmo y los beneficios son mayores.

2. Construye una lista rentable

No pierdas el foco añadiendo a cualquier persona a tu lista. La calidad es más importante que la cantidad. Recuerda el ejemplo que dábamos en el artículo anterior acerca de la cera para pulir autos ¿de qué te sirve un contacto que no posee auto?.

Para ello, pensar en los siguientes factores te ayudará:

Tu Mercado

Conocer QUIÉN ES TU AUDIENCIA es lo más importante que debes identificar si quieres aplicar un marketing efectivo.

SEGMENTA. Antes de componer tu mensaje o desarrollar tu producto o servicio, deberías conocer en profundidad tu mercado objetivo.

No importa en qué sector trabajes. Una vez identifiques y puedas describir con precisión tu mercado objetivo podrás componer tu mensaje con mucha más claridad.

Si puedes centrarte en UN tipo de persona en concreto como tu audiencia, todo lo demás será mucho más fácil, como por ejemplo el desarrollo de tu producto/servicio, tu marketing y tus estrategias para aumentar tu lista.

Por esta razón que decíamos en párrafos anteriores que tu sistema de suscriptores puede contener varias listas, una por cada segmento de mercado (o público) objetivo al que le puedes brindar una solución.

Tu Mensaje

Lo siguiente que debes determinar es lo que quieres decir a esa audiencia. ¿Cuál es tu mensaje? ¿Qué haces? ¿Cuál es la gran promesa que darás a tu cliente potencial?

Es importante tener muy claro tu mensaje. Incluso si ofreces una variedad de producto o servicios, siempre hay un tema central sobre lo que trata tu negocio en general.

Una Oferta Irresistible

Ya tienes una imagen clara de quién es tu target y dominas a la perfección tu mensaje. La gente viene a tu web, hecha un vistazo a tus productos o servicios. ¿Cómo harás para que se suscriban a tu lista?

Bien simple. Deberás tener algo irresistible que ofrecer, preferiblemente gratis, para dar a cada persona que se suscriba a tu lista y entregue su email. Puede ser un informe gratis, el audio o vídeo de una conferencia, un cupón de descuento, un curso o libro (por email o en DVD), una entrada a un evento, etc.

La clave está en automatizar este proceso de modo que no tengas que estar pendiente de si cada suscriptor ha recibido tu oferta. Te recomiendo también que sea algo asumible por ti y por tu empresa y que no produzca costos significativos.

Se generoso con tu oferta y el índice de conversiones de tu web aumentará significativamente.

3.- Usa tu personalidad (tu marca)

En estos tiempos, la empresa que decida mantener una postura distante y fría con sus clientes, tiene los días contados. Las empresas más prósperas lo han entendido y han sabido construir una relación emocional con su mercado.

Ahora, más que nunca, la gente necesita conectar con personas de verdad y las conversiones que generen las empresas son proporcionales a la empatía que sepan generar con sus usuarios.

Construir una relación personal con tus seguidores y establecer una conexión genuina es el factor diferencial que convierte a tus seguidores en auténticos fans y, por tanto, futuros clientes.

Atrás quedaron pues los email puramente promocionales, una de las causas por las que algunas personas no consiguen generar ingresos con el email marketing.

Compartir algo personal que muestre tu lado humano o un aspecto interno de tu organización (tu equipo, aspiraciones, fotos de tu oficina, errores cometidos, visión y misión, etc.) abre un nuevo canal de comunicación con los lectores. Te muestras humanos y a la gente le gusta conectar con personas, no con logos u oficinas.

Además, como pequeña empresa tu habilidad de relacionarte te da ventaja competitiva frente a las grandes corporaciones. Ellos mismos lo saben y es por este motivo que muchos CEOs  de grandes multinacionales invierten algunas horas de su semana a escribir artículos para el blog de su compañía con el fin de humanizar la marca y acercarla al consumidor.

Tu personalidad es poder. Nadie puede reemplazarte. Cuando muestras tu personalidad automáticamente te diferencias de la competencia sin importar que vendas lo mismo que otras miles de empresas.

La gente elegirá trabajar contigo y tu empresa porque preferirán tu estilo. Algo en ti y en tu mensaje conectará con ellos.

4.- No hay una “solución mágica”

No existe resultados positivos sin dedicación de tiempo y esfuerzo, sobre todo cuando hablamos de algo tan valioso como es la confección de tu lista. Por eso recuerda también lo que decíamos en el artículo anterior: ¡no es aconsejable comprar listas pre-armadas!

Tu prioridad debe ser encontrar clientes potenciales dispuestos a comprar tus productos o contratar tus servicios. No hay atajos para construir una relación de calidad con la gente que te apoya y tus proyectos a largo plazo.

Aprovecharás mejor tú tiempo si te centras en construir esta relación.

¡Pasa a la acción ahora!

Es hora de aplicar todo lo aquí expuesto. ¡Porque la teoría no sirve de nada sin su implementación!