El valor económico de la Experiencia

El valor económico de la Experiencia

¿Ud. Es propietario de una PyME? Entonces coincidirá conmigo sobre la importancia económica que representa la EXPERIENCIA.

Si heredó su PyME de su padre, tío o abuelo, con ella no sólo le trasladaron las máquinas, edificios, obreros, cuentas acreedoras y deudoras, sino también un sinnúmeros de recomendaciones, sugerencias, historias, modos de trabajar y administrar, etc. Vale decir, “experiencia”. Y esa experiencia, que los americanos han denominado Know-How (saber cómo), seguramente, representa para usted un activo tan o más importante incluso que el de bienes y acreencias recibidos.

En el caso de las empresas familiares, esa experiencia no es algo que se traspasa con el control de la empresa, sino que forma parte de toda una vida y cultura socio-familiar que la mayoría de los herederos maman de chiquitos. Pero además el nuevo directivo cuenta con la ventaja de saber que ante cualquier duda o problema futuro siempre contará con el concejo de ancianos a quien recurrir en el almuerzo del domingo. Esto vale para todas las grandes y medianas empresas que van pasando de generación en generación.

Fíjese, amigo lector, la importancia de ese valor de la experiencia que hasta se le ha puesto costo, conformado un negocio en sí mismo, al que, también los americanos, han denominado “Franchising”.

El franchising es un sistema de distribución de productos y servicios, por medio del cual una empresa que ha logrado un éxito comercial en un área específica de negocios, transmite a otro empresario independiente todos sus conocimientos específicos y experiencia sobre el negocio original, a cambio de un derecho inicial más un porcentaje de regalías mensuales, permitiendo de esta manera duplicar el concepto de negocio, logrando minimizar los riesgos comerciales.

Vemos entonces que la experiencia es un factor muy importante para la creación de empresas.

¿Pero, qué pasa cuando no somos ni herederos de una empresa familiar ni adquiridores de una franquicia?, es decir, cuando queremos crear una empresa de cero.

Es todo un tema! y tan complejo que su mal resolución puede significar el fracaso del emprendimiento que se vaya encarar.

En el ambiente de negocios informáticos, fundamentalmente a partir de la nueva era creada por “los piratas de Silicon Valley”, se hicieron comunes las ferias y eventos donde, motorizados generalmente por una gran empresa o grupo tecnológico, se juntaban muchos pequeños emprendedores para conocer los nuevo productos y tomar contacto con “los capos” de la gran empresa… en esas tertulias se compartían saberes, anécdotas y experiencias. También servían para conocer futuros empleadores y empleados, y ver en qué andaba la competencia para adelantarse a ella o copiarle la idea.

Quien haya visto la película arriba mencionada recordará que fue justamente en una de estas ferias, donde Bill Gates (Microsoft) descubre las dos cosas que lo harán recontra super millonario: el Sistema Operativo de Disco que hacía funcionar a un prototipo de microcomputador -y que él perfeccionará y venderá a IBM bajo el nombre de D.O.S.- y, años más tarde, la Interfaz Gráfica manejada por un mouse, invento de Xerox que presenta Steve Jobs (Apple) como diseño innovador en su frustrada Macintosh, y que Gates hará mundialmente famosa bajo el nombre de Windows.

Bill Gates no heredó ninguna empresa familiar ni compró ninguna franquicia para tener éxito. Aprovechando su inmensa inteligencia y visión para los negocios, aprendió de experiencias y procesos de otros, por lo menos para crear sus dos más grandes éxitos comerciales.

Con la llegada de los negocios “.com” y la era de los servicios informáticos globales u online, se empiezan a manifestar diferentes tipos de eventos tendientes a “conectar” emprendedores entre sí o con inversores, con el fin de ayudarlos a lograr viabilizar sus negocios, ya sea a través de conseguir la ayuda o asociación de un colega especialista o los fondos necesarios para dar el salto comercial.

Entres estos eventos y organizaciones, que actualmente desarrollan actividades programadas a lo largo y ancho del país, se destaca la fundación ENDEAVOR con su evento “EXPERIENCIA”. La Experiencia Endeavor es un evento diseñado para inspirar, capacitar y conectar a los emprendedores de Argentina.

El pasado mes de junio, en la ciudad de Buenos Aires, más de 1.500 emprendedores pudieron escuchar a Marcos Galperín (MercadoLibre), Susana Balbo (Bodega Dominio del Plata), Emerson Andrade (Pez Urbano), Michael Cassidy y Ezequiel Singer (Google), entre muchos otros empresarios y especialistas en management y marketing.

El encuentro se realiza generalmente en dos jornadas muy intensas que arrancan a la mañana temprano y terminan a la noche tarde. Entre medio de charla y charla se juntan emprendedores entre sí y con disertantes a compartir un café, intercambiar tarjetas e intentar lograr algún encuentro personal para hacer algún negocio.

Experiencia Endeavor Córdoba (900 emprendedores)

El éxito de Experiencias Endeavor está marcado por la gran convocatoria que logra en cada uno de sus eventos. Pero además en la forma en que trabaja esta organización y elige los proyectos que asistirá financieramente: a cada emprendedor se le asigna un mentor que lo ayudará en el proceso de desarrollo y puesta en marche de su empresa. Y no cualquier mentor, uno bueno, como por ejemplo Martín Migoya, fundador y CEO de Globant, la empresa de software más grande de la argentina.

Para Endevor, el secreto del éxito de un negocio no sólo está en la idea innovadora sino en la forma en que ella se resuelve, y en ello la experiencia de quien ya ha transitado ese camino antes, es fundamental.

También para la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos de la República Argentina (CESSI) es muy importante el valor de la experiencia.

Con motivo de su 30º Aniversario, la CESSI está preparando un libro donde contará la historia de la Industria de Software y Servicios Informáticos de Argentina y la visión del sector a futuro.

En una línea de tiempo, el libro marcará los principales hitos, con notas editoriales de distintos referentes, historias de distintas empresas, universidades y otras instituciones; y también con abundante información, perspectivas y tendencias del mercado.

La idea de la Cámara es posicionar el libro en la sociedad (sectores empresarios, medios de comunicación, academia, Estado, mercados externos, etc.) e incluirlo como material de lectura en los planes de estudio de las carreras informáticas.

Ejemplos, historias de ideas, motivaciones, fracasos y superaciones. Tanto y tan simple como eso. Que marcan la importancia del valor de la experiencia en la creación y gestión de las PyMES.

Pablo Gustavo Díaz
Consultor informático
@pablogusdiaz (seguime en twitter)

Artículo publicado en Diario Noticias de la Costa, Suplemento PYMES el día 16 de septiembre de 2012