El trolling no es un problema de las redes, es un problema de las marcas, entendelo!

El trolling no es un problema de las redes, es un problema de las marcas, entendelo!

Normalmente suelo escribir estos post en mi blog referenciandome en alguna experiencia propia vivida. Lo hago como una especie de FAQ (respuestas a las preguntas más comunes), es decir: escucho, veo o participo en algo que me llama la atención, ya sea por su grado de certeza o de error, y luego vuelco aquí esa experiencia como forma de aprendizaje compartido.
Que se yo, cada quien tendrá su técnica de escritura. Esta es la mía.

El post de hoy se gesta en una linda discusión que mantuve ayer en facebook con una amiga -política ella- en el que yo manifesté mi interés por la gran batalla de trolls que se estaba manifestando en la red social twitter a raíz de la orden de detención y desafuero de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner dictada por el juez Bonadio.

En Twitter podían verse bien claro, para quien prestara atención y le interesara el tema del trolling, los dos bandos en disputas: Los kirchneristas bajo el hashtag #BastaDePerseguir pusieron su ejército de Bots, Trolls y Cibermilitantes al servicio de la causa liberadora de su líder… y los macristas le respondieron con igual parafernalia virtual (Bots, Trolls y Cibermilitantes) desde el hashtag #CristinaPresa.

Más abajo voy a contar mas o menos (y con la inestimable ayuda de mi colega y amigo genio del Bigdata y las redes sociales, Guillermo Vagni) como fue esa ciberbatalla, pero lo que quiero explicar es que en ella se podía ver bien la técnica de ‘marketing’ que se estaba empleando para defender a la ex presidenta y la técnica de ‘antimarketing’ o ‘marketing negativo’ que usaban sus adversarios para contrarrestarla.
Eso, creanme porque es posta lo que digo, es “uso profesional del social media”… no es casual, ni espontáneo ni de onda. Es planificado y coordinado. Tanto el kirchnerismo como el macrismo invierten muchísimos recursos y dineros en esto. Y los políticos, como así también las marcas comerciales que no lo entiendan, asuman y aprendan, van a sufrir muchísimo. Inclusive muchos y muchas pueden llegar a conocer el fracaso, la derrota, por hacer caso omiso a este tema.

El trolling no es mas ni menos que la puesta en uso del “marketing negativo” en redes sociales. Y el trolling no es un problema de las redes, es un problema de las marcas (comerciales y políticas), porque en las redes -como en cualquier espacio publico que se quiera poner de ejemplo- están los votantes y los consumidores.

Da lo mismo que hablen mal de vos en twitter como en el salón de té del club de amas de casas de Ituzaingó. Si sos político en Ituzaingó o tenés en un comercio en Ituzaingó y hablan mal de vos en ese lugar, y vos no haces nada para contradecir esos dichos, el daño que va a sufrir tu imagen va a ser tal que hasta te podría costar tu carrera política o la quiebra de tu empresa.

La comercialización negativa es el marketing que se nutre de las emociones más oscuras de los seres humanos. Sentimientos como ira, odio, envidia o desprecio son efectos que utiliza para captar la atención del cliente y así tener posibles compradores para tu producto“, afirma un artículo escrito en el Blog del Márketing español.

Las campañas negativas van más allá de todo lo anterior. Tratan de ‘romper la baraja’ de forma rotunda en una guerra total, casi definitiva, aireando trapos sucios del contrincante, a menudo relacionados con su personalidad. No suelen estar vinculadas a una organización o persona de forma directa, sino que son anónimas o firmadas por una tercera parte aparentemente independiente. Suelen usar estas campañas de desprestigio en situaciones límite“, continúa el mismo artículo que entre otras técnicas para contrarrestar los sentimientos negativos expuestos anteriormente propone usar el humor.

Reitero: no sirve negar el problema; sirve atenderlo. No sirve eludir el problema creyendo que es solo es el ‘microclima’ de ese lugar (ej: ah! me critican solo en la casa de té de Ituzaingó) porque esos usuarios de twitter también tienen vida social fuera de twitter, como alguna de esas señoras de Ituzaingó cuando sale de tomar el té va a hacer las compras al almacén y comenta lo que escuchó en dentro del club, y en la peluquería también cuenta, y a su vecina tendiendo ropa en el patio, también le cuenta… ¿se entiende?

Los usuarios activos en una discusión y/o campaña de marketing o antimarketing en redes sociales suelen ser pocos, en relación a la cantidad total de usuarios de esa red. Por ejemplo, en la ciberbatalla de ayer no deben haber excedido los 500 mil (incluyendo cibermilitantes y robots), contra 11 millones de usuarios que tiene twitter. Pero el problema del político o la marca no está en esos 500 mil activos sino en los 10,5 millones de usuarios reales y pasivos a los que les pudo haber llegado el mensaje de alguno de los 2 bandos en pelea.
Si las estadísticas de marketing (boca a boca) se repiten en las Redes Sociales, cada usuario activo influencia sobre al menos 20 pasivos. Así, tarde o temprano a todos los usuarios argentinos de Twitter les llegará algun mensaje de uno u otro bando. Y si ese mensaje lo ‘conmueve’, sin dudas ‘moverá’ también su acción a favor o en contra del político o la marca en su aproxima decisión de voto o de compra.

La batalla de ayer

Mi colega Guillermo Vagni (director de Políticos en las redes) cuenta en este twitt como se fue armando a las 15,30 hs. la acción de marketing kirchnerista:

En medio de la conferencia de prensa que estaba dando la ex-presidenta surgió la campaña twittera de antimarketing del macrismo.

Además de los Hashtags usados para organizar la pelea, las palabras y los emojis que se usaron fueron tan importantes como esas etiquetas para generar empatía en los usuarios pasivos.
Los kirchneristas se victimizaban tras la palabra: Persecución

Los macristas gozaban el momento tras el emoji “descorchar champagne”

Conclusión

La senadora Magdalena Odarda sufrió en carne propia el uso de fakes-news y trolls en su campaña a la diputación nacional en estas ultimas elecciones 2017.

Marcas comerciales como Wallys Tea, han sufrido ataques de trolls.

… pero si tenés una estrategia de ‘marketing’ planificada para contrarrestar los ataques, podés safar y hasta salir vencedor… todo depende de la atención, dedicación y dinero que inviertas en ella:

@pablogusdiaz (en Twitter y Facebook)