El poder de un tuit

El poder de un tuit

¿Quién podía imaginar hace apenas 15 años atrás que un ‘tuit’ armaría tal revuelo? Nadie, obvio, si Twitter aún no existía 😉 pero bueno, hoy existe y a pesar de ser la red social menos ponderada por los mercados financieros globales, es la herramienta más usada por la gente para instalar sus mensajes y viralizarlos a la gran masa…

Hace 3 años atrás escribí sobre Twitter y su poder de transmisión masiva de mensajes producto de la revuelta estudiantil en Venezuela (clic aquí para ver la nota “Guerra por el control de la web en Venezuela”) y en ella contaba como a través de tres simples hagstags (#DictaduraEnVzla , #LuchemosPorVenezuela y #VenezuelaNoSeCalla), la publicista y especialista en Social media Marketing, @GabyCastellanos, emprendió desde el living de su casa en España con una simple computadora, una lucha sin cuartel contra el gobierno de Venezuela. Hasta tal punto se elevó su “guerra comunicacional” que el presidente Maduro intentó bloquear la red social en ese país para frenar la viralización de sus mensajes.

Más acá en el tiempo otro hecho masivo fue causado por un simple tuit. La movilización femenina más grande de la historia tras el hagstag #NiUnaMenos emprendía allí su lucha sin cuartel para combatir los femicidios.

Se le adjudica a la periodista argentina @Marcelitaojeda haber iniciado ese mensaje en la red social Twitter, motivada por el crimen de Chiara Páez (una chica de 14 años embarazada que apareció enterrada en el patio de su novio, en la ciudad de Rufino, Santa Fe).
Rapidamente ciento de miles de tuits empezaron a replicar el hagstag y retuitear sus imagenes convocando a una marcha frente al Congreso de la Nación Argentina que luego de varios meses concluyó con la sanción de leyes antifemicidas.

Otras movilizaciones importantes en la reciente historia política argentina también fueron motorizadas desde la red social Twitter, por caso las de #12S, #8N y #18A fueron 3 masivas movilizaciones que la sociedad realizó contra el gobierno de Cristina F. de Kirchner y esos hagstags fueron sus motores… de la misma manera que las multitudinarias marchas de ayer a lo largo y ancho del país (en apoyo al gobierno de Mauricio Macri) fueron motorizadas desde un tuit con el HT #1A.

La revista argentina NOTICIAS le adjudica a la tuitera @bernstandrea, quien el 8 de marzo a las 17.40 escribió: “1 de abril, 18hs! Plaza de Mayo” e ilustró con una foto de Mauricio Macri con la leyenda “No está solo presidente”… Luego otro tuitero @rex_aluminio tomó ese mensaje y lo rearmó colocándole los hagstags #1A, #1APorLaDemocracia y #1AbrilSalimosTodos que lograron ayer llenar las plazas de las ciudades más importantes del país.

Es cierto que un tuit por si solo no lograría ningún efecto si no hubiera un escenario social propicio para generarlo. El caso de Venezuela se motivó en el descontento social al gobierno de Maduro por la muerte de un estudiante a manos de la para-policía chavista en el jardín de una universidad. El caso de #NiUnaMenos la necesidad de visibilizar un tremendo problema que sufren las mujeres que se vio reflejado en el asesinato de la chica de Santa Fe. Y el caso del #1A de ayer en la necesidad de una gran parte de la población argentina en manifestar su apoyo al gobierno en un momento de fuertes cuestionamientos políticos y sociales por parte de la oposición y los sindicatos.

Pero también es cierto que, y como muy bien dice también Edi Zunino en su nota del diario perfil de hoy, “Nada es espontáneo. Hay “aparato” del oficialismo en las redes sociales.”

El especialista en comunicación política, Gonzalo Arias, recientemente escribio en el blog Comunicando Política (https://comunicandopolitica.wordpress.com/) las siguientes líneas:
Ganará aquel que cuyo ejército esté animado por el mismo espíritu a través de todos sus rangos”, citando el libro el Arte de la Guerra de Sun Tzu.

Es una perogrullada afirmar que la revolución digital producida por la explosión de las tecnologías de la información y la comunicación de fines del siglo pasado han configurado a esta etapa de la historia de la humanidad como la “era de la Información”… pero bien vale remarcarlo una vez mas para contextualizar esta nota.

Vivimos en la era de la información y la comunicación dentro de ella adquiere un papel fundamental ya que se trata de distribuirla. Especialmente para hacerla llegar ‘el mensaje’ al otro. Pero ese ‘otro’ está recibiendo muchos mensajes diariamente, estimulos. Se calcula que un ciudadano promedio de una gran urbe como Buenos Aires, Rosario o Córdoba, recibe cerca de 3.500 estímulos diarios. Estos estímulos van desde un simple bocinazo en la calle, el llanto de un bebé pidiendo que lo cambien, hasta un aviso comercial en la radio o el mensaje de un político en la TV. Incluyendo los post en facebook, las imagenes en instagram y los tuits en la red del pajarito… por eso se hace fundamental en esta era (y se ha transformado ello en una nueva profesión) ‘elaborar profesionalmente’ ese mensaje para que sea fácilmente reconocido por el receptor, llame su atención y motive su acción.

¿Qué pensaba Sun Tzu, cuando al escribir el Arte de la Guerra, dijo “animar por el mismo espíritu”?“, se pregunta Arias en su nota. “Si entendemos las campañas electorales modernas como “batallas” comunicacionales, ¿son éstas las responsables de “animar (o emocionar) por el mismo espíritu”? Interrogante aún más pertinente en tiempos en que uno de los desafíos centrales de la comunicación política no es hablarle racionalmente a un elector, sino lograr movilizarlo emocionalmente.“, se contesta.

Ahí está el quit de la cuestión. No busquemos ‘razones’ en el éxito de tal o cual tuit o mensaje o campaña sino midamos las ‘emociones’ en las que está inmerso y/o logra despertar o representar el mismo. En efecto parece ser que la era de la información nos ha traido y/o generado también la era de la emoción… Hoy los mensajes exitosos, mas que ideas transmiten emociones, porque ellas son las que mejor llegan y son diferenciadas y motivadoras para el publico.

La muerte de un estudiante venezolano o de una joven santafecina produjo una fuerte emoción en la gente que los motivó a salir a la calle a manifestar su bronca y sus miedos. Y, la creencia de que los sindicatos y la oposición quieren desestabilizar (golpear, derrocar) al gobierno macrista motivó una fuerte emoción democrática de muchos compatriotas por salir a apoyarlo.

De nada sirve (y doy fe de mis dichos) intentar hacer entrar en razones a los manifestantes explicandoles que NO HAY PELIGRO de golpe de estado en argentina… ellos lo sintieron así y punto.

Gran victoria de la maquinaria de propaganda virtual del oficialismo macrista que, como lo insinuara Zunino en su nota de perfil y la revista Noticias, logró ‘ver’ esa sensación en la gente (el original tuit de @bernstandrea) y transformarlo en una obra de arte marketinera que supo viralizar por las redes.

El poder, hoy más que nunca, está en la construcción de un relato o un mito de gobierno que resulte creíble y preferentemente emotivo, al tiempo que movilice a la ciudadanía y logre persuadirla.
En esa construcción está hoy la esencia de la comunicación política, donde la realidad y la percepción, o en otros términos, realidad y ficción, a menudo se confunden.“, concluye Gonzalo Arias su artículo… y yo aprovecho tal lucidez intelectual para terminar el mio.

@pablogusdiaz