El marketing bueno es caro. Pero la creatividad y el ingenio no tienen precio

El marketing bueno es caro. Pero la creatividad y el ingenio no tienen precio

Pese que mi actividad es el marketing digital soy un fanático admirador del Street Marketing. El marketing es esencialmente diferenciación. Y si pretendemos diferenciarnos de nuestra competencia no podemos comunicar igual que lo hace ella. El Street Marketing busca justamente eso, a través de un mensaje diferente, marcar la diferencia entre el producto propio y el de la competencia.

Street Marketing es mucho más que pintar un paredón con la marca del producto. Es darle vida y sentido a ese  producto. Por eso, imágenes como las siguientes NO SON STREET MARKETING.

El Street Marketing basa su estrategia de comunicación en acciones desarrolladas en la vía publica, o en espacios cerrados de gran tamaño. Su objetivo es llamar la atención de la mayor cantidad de gente posible, por medio de un mensaje visual. Y si se puede también, hacer que esa imagen del producto interactue de alguna manera con el público que la ve.

Pero captar la atención del público no es fácil, la creatividad, el humor y la innovación son factores claves para lograrlo y diferenciarse del resto de las marcas, qué es, justamente, el objetivo del Marketing. Y además, claro está, el factor ‘costo’ juega un papel importante. El buen marketing en general, y street marketing en particular, NO ES BARATO (reafirmo esto porque hay gente que pretende tener el mejor marketing pagando miserablemente y ese no es el camino para lograr buenos resultados).

ESTO SI ES STREET MARKETING de alto voltaje!

De más estaría aclarar que la imagen de la izquierda muestra a un globo aerostático absorvido por una aspiradora, mostrando el poder de la marca Miele para absorber de todo.
Y la de la izquierda es la propaganda de un Zoologico (creo que europeo).

También es Street Marketing esta publicidad ‘interactiva’ de la marca de afeitadoras Wilkinson que realizó en París para el día de “San Valentin”. Según nos cuenta la publicitaria a cargo del proyecto “Lo visual representaba a un hombre con una barba de 3 días. Sin embargo, el vello de esta barba reveló, una vez arrancada, una hermosa rosa roja. La idea es mostrar que sin duda la barba de 3 días está de moda, pero si hay un día para no irritar la piel de su amado, es el día de San Valentín”.

De las imágenes de arriba quiero ahondar en la de la aspiradora Miele ya que esa marca parece ser tan fanática como yo del street marketing. Y no contentos con el éxito obtenido con ese fabuloso cartel publicitario de la aspiradora absorbiendo globos aerostáticos (recordemos que la interacción con el público es una condición bastante necesaria) diseñaron esta nueva publicidad de la misma aspiradora Miele S8, aspirando autos en la carretera.

¿No es genial acaso?

Claro que sí !!!

¿Y qué tiene esto que ver con este blog y con mi profesión de marketero y comunicador digital, te estarás preguntando? bueno. Mucho. Muchiiiiisimo, por cierto. Porque ese cartel de street marketing en la boca de un túnel de Eslovaquia nunca existió. Sin embargo esa imagen se viralizó por le mudo entero como si en verdad fuera real.

Creamos una cartelera que no existía. Lo agregamos a un video de un túnel bien conocido en Eslovaquia, convirtiendo el túnel en una tubería de Miele S8. El video fue compartido en línea y generó una discusión sobre si era real. Esta cartelera inexistente no solo creó un rumor, también comunicó el principal beneficio del producto.”, dijeron desde la agencia de publicidad que diseñó ese aviso.

Ahí está la respuesta del porqué traté el tema del street marketing en este blog de marketing y comunicación digital.

La viralización de este video por las redes sociales generó el mismo efecto que se espera lograr de un aviso de street marketing. Fue visto por muchísima gente, llamó la atención de ellos y generó discusión (interacción) del público sobre la marca… y a un costo final de producción inmensamente menor al que hubiese valido de haber sido verdadero street marketing.

Como dije en el título de esta nota, el marketing bueno es caro. Pero la creatividad y el ingenio no tienen precio.

@pablogusdiaz (en Twitter y Facebook)