El contenido. Segunda parte de campañas electorales en Internet

El artículo de Mariam Martínez publicado hoy en el diario Noticias de la Costa de Viedma (clic aquí para verlo) me animó concluir esta segunda parte de la saga de notas sobre campañas electorales en Internet, iniciada en el mes de marzo cuando te hablé en este blog sobre “el marco” o contexto en el que se desarrolla la misma.

Recordarás que te conté (si no echale un vistazo a aquella nota haciendo clic aquí) que más del 66% del electorado es usuario de Internet y en ellos predominan los usos y costumbres de las GenY y GenX, en cuanto a su preferencia por medios que le permitan la portabilidad, inmediatez e interactividad con su vida.

redes-sociales1

El Hombre “Ya no es más sólo un ‘Homo Sapiens’ ahora además es ‘Homo Coniuncta’ (conectado)”, te lo grafiqué entonces.

Pero además es un Hombre Conectado, siempre! y en cada lugar donde se encuentre gracias a los medios portales o móviles que puede llevar consigo para interactuar permanentemente con su entorno y saber lo que pasa alrededor de su vida en cada momento.

A esto debés agregarle además otra característica propia sólo de esta era: el Hombre sin tiempo, o apurado, o con poco tiempo para sentarse a leer, ver TV, o cualquier otra cosa que le obligue estar quieto en un lugar fijo por mucho tiempo…

En síntesis, el abuelo, el padre y el hijo/nieto, son tres sujetos bien definidos. Y lo que valía hace 30 años atrás para el primero, poco o nada vale hoy para sus vástagos… y justamente ese tema es el que trata con suma claridad, a mi humilde entender, Mariam Martínez en la nota “El año electoral del voto joven en España” mencionada al principio de ésta.

Miriam dice allí que “Si los jóvenes quieren y necesitan cambios, la esperanza es la emoción que impulsa esos cambios; porque, tal y como señala Manuel Castells, el cambio siempre se vincula con un proyecto esperanzador que, aunque conectado a un líder, va más allá de la propia personalidad del líder y, por tanto, cuenta con la gente para llevarlo a cabo. “La participación política es esencial para mantener viva la democracia”, señala el sociólogo. Esto quiere decir que el líder debe depositar la responsabilidad del cambio sobre la gente. (…)
La política en la Era de la Información, por tanto, se canaliza a partir de los códigos del activismo político que comienza a generarse desde Internet y en conexión con los sujetos de la nueva cultura joven. El porcentaje de jóvenes que declaraba consumir la prensa escrita convencional era del 17,7%, frente a un 41,6% que decía conocer los movimientos sociales y políticos surgidos a través de Internet. Si hay algo que van mostrando los estudios demoscópicos realizados durante el último año, es que el peso del componente generacional en el comportamiento electoral en España cada vez es mayor. En poco tiempo, los partidos tradicionales han envejecido profundamente frente a las nuevas fuerzas políticas como Ciudadanos y especialmente Podemos, que han conseguido afianzar su influencia en la juventud aprovechando esa brecha digital. Efectivamente, esta influencia de las nuevas fuerzas políticas en la juventud se ha visto intensificada con el uso que hacen de Internet como medio interactivo, más allá del típico empleo propagandístico…

Hete aquí el resumen más claro de lo que se debe tratar hacer política en Internet.

Internet no es la calle, no es la radio, ni la TV, ni es un diario/revista. Internet además de información es comunicación (diálogo), interacción (hacer cosas) e inmediatez (hacerlo ya).

Por favor, revisa el Time Line de Facebook o Twitter de cualquier candidato argentino que conozcas y fíjate cuantos y cada cuanto de esto que dije en el párrafo anterior encuentras en ellos.

Muy poco, casi nada ¿cierto?

Se gastan importantes sumas de dinero (que para estos casos es un gasto y no una inversión) en contratar Communities Managers que, y paradójicamente, no generan “comunidad”, sino que hacen en Internet y en las Redes Sociales lo mismo que en la calle, la TV o los diarios: propaganda unidireccional.

Postean banners que replican los afiches que se pegan en los paredones. Reproducen los mismos slogans que se escuchan en la radio y los spots audiovisuales que se ven en las propagandas de TV.

La mayoría de los candidatos y equipos de campaña, no han entendido que Internet no es la calle, no es la radio, ni la TV, ni es un diario/revista. Internet además de información es comunicación (diálogo), interacción (hacer cosas) e inmediatez (hacerlo ya).

Pero algunos si han dado muestras de interpretar este cambio de paradigma político-comunicacional. Entre ellos, por ejemplo, Martín Lousteau y José M. de la Sota.

De la Sota no solo utiliza twitter para comunicarse con sus simpatizantes sino además transmite en vivo por #Periscope la mayoría de sus participaciones en los eventos a los que asiste.

Lousteau además de usar muy bien las RR.SS ha generado Apps colaborativas tales como #MiBarrioEvoluciona para que sus simpatizantes puedan “actuar” (formar parte de su campaña) marcando los defectos y/o problemas que encuentran en su ciudad.

Pero Martín Lousteau no es nuevo en estas lides de innovar en métodos de campaña electoral. En este mismo blog ya te conté hace 2 años atrás sobre “La boleta que habla” (clic aquí para ver la nota original) una sensacional utilización de los códigos QR para convertir en “multimedia” una simple boleta electoral de papel.

En definitiva, la campaña electoral por Internet no se trata de hacer y decir lo mismo en todos lados ni de tratar a los votantes como se los trataba hace 30 años atrás. Se trata de hacer las cosas de una manera diferente, innovadora y hasta personalizada si se quiere. Se trata de aceptar e integrarse a la revolución socio-cultural que generaron las nuevas tecnologías y que “pusieron en valor” las nuevas generaciones de votantes.

jovenes y politica

@pablogusdiaz (en Twitter)