E-commerce: modelos de negocio 2.0

E-commerce: modelos de negocio 2.0

Es fácil poder tener una tienda online. Lo difícil es su gestión y sobre todo, estar primero en la mente del consumidor.

¿Cuándo fue la primera vez que compraste en un e-commerce? Seguramente, tus primeras compras fueron un pasaje de avión, un libro o la suscripción a algún antivirus.

¿Qué compramos en la red? Las respuestas empiezan a salir de forma múltiple de nuestro cerebro…el contrato de un seguro, el alquiler de una cabaña de verano, electrónica, telefonía móvil…y un sinfín de compras más.

¿Qué ha cambiado? Vivimos en una sociedad donde tenemos que estar en muchos lugares al mismo tiempo y donde el tiempo es oro. La estructura familiar ha cambiado y el nivel de vida a aumentado por lo tanto, el número de horas fuera del domicilio ha crecido.

Este cambio de comportamiento en el ser humano ha producido una modificación de conducta en el modelo de negocio y en los nuevos planteamientos estratégicos de las tiendas actuales y del futuro.

El modelo de negocio 2.0

En el negocio 2.0 el centro de atención es su página web. La portada se convierte en el escaparate virtual por excelencia donde cada detalle cuenta. Una buena visibilidad del contenido, facilidad para navegar, la inserción de los iconos sociales en el lugar estratégico adecuado y una buena campaña de marketing online para captar y fidelizar clientes son factores claves para triunfar.

La atención al cliente es el factor decisivo para que un usuario compre de forma continuada en una web. El echo de que una persona confíe en depositar sus datos en un e-commerce dependerá precisamente de esto. Por este motivo las respuestas a las necesidades de los clientes deben ser resueltas en el mínimo tiempo.

Algunas veces se piensa que tener un negocio online baja costes. Si que es verdad que tal vez no se tenga que invertir en un espacio físico o contratar a tantos empleados pero eso no significa que el negocio online se haga solo. Todo lo contrario, para tener una empresa 2.0 se tiene que invertir en tecnología, estrategia y posicionamiento. Día tras día la interfaz (imagen y arquitectura de la web) se debe adaptar a las necesidades que solicite la sociedad y el consumidor. Un website debe ser moderno y dinámico y esto cuesta tiempo, dinero e investigación.

Marketing: SEO, SEM, SMO

Conocer quien es el competidor, en que se diferencia respecto a nuestro e-commerce y como capta a sus clientes son realidades que todo empresario online debería saber. Conocer un competidor en marcas del sector de la alimentación, donde el TOP 5 de las marcas sobre salen en el stand del supermercado, es fácil pero en el entorno virtual donde miles de webs se crean de forma diaria ¿Es tan fácil?

Si nuestra empresa es un e-commerce de deportes especializada en Outdoor, running…podemos deducir quien es nuestro principal competidor de un modo genérico pero ¿Podemos saber a simple vista quien es el competidor en el sector específico del running?

Con un análisis web específico nos podríamos sorprender. Puede que nuestro principal comprador sea un vecino de nuestra ciudad pero puede que descubramos un foco de compradores en otra cidad o región que desconocíamos.

A nivel de redes sociales la inversión de tiempo y dedicación es básica. Como bien sabemos Facebook es el segundo buscador después de google y twitter y YouTube son dos medios muy virales. Además, otros perfiles están apuntando muy alto en la venta online como DeAKa!. Muchas son las empresas que están descubriéndolo.

Las conclusiones que podemos extraer de todo ello es que es fácil poder tener una tienda online. Lo difícil es la gestión, la inversión y la actualización para tener un buen posicionamiento y sobre todo, estar en el Top of Mind del consumidor… pero para ello ¡yo puedo ayudarlo!