De premoniciones a encuestas y predicciones: 80 años de ciencia

De premoniciones a encuestas y predicciones: 80 años de ciencia

En el artículo anterior hablábamos de los asesores estratégicos de comunicación que son contratados por los candidatos y partidos políticos para delinear sus campañas electorales. Y decíamos que estos “neo-gurús” de la política se diferencian de sus predecesores chamanes y oráculos en cuanto a que aquellos aducían supuestos poderes sobrenaturales que los iluminaban, mientras que éstos basan sus teorías en la ciencias aplicadas.

A su vez, desde tiempos inmemoriales, el ser humano en general y el poder en particular, siempre buscó un “chivo expiatorio” a quien cargar las culpas de los males. El responsable de que las cosas salgan mal.

En los últimos años se puso de moda que el chivo expiatorio de todo proceso electoral sea el Gurú político o las encuestadoras.

Por caso, dos hechos ocurridos muy recientemente:

El primero de ellos lo protagonizó el ex gobernador y diputado nacional por la provincia de Buenos Aires,  Felipe Solá, quien en su reciente visita a Carmen de Patagones lo escuché decir pestes de los asesores que “despelotaron la política con sus opiniones de focus-groups y encuestas y les hacen decir a los candidatos lo que la gente quiere escuchar“.
El segundo caso lo ví en la televisión el domingo a las 21,00 hs., ni bien se empezaron a hacer públicos los primeros datos de la elección en la provincia de Buenos Aires y picaba en punta la alianza Cambiemos sacándole casi 7 puntos de diferencia al kirchnerismo: “¡Otra vez fallaron las encuestas!” clamaban de los periodistas.

Lo real es que si Felipe Solá hubiera hecho caso a lo que decían los asesores (por ejemplo Durán Barba) podría haber entendido lo que estaba pasando en la sociedad y no hubiera perdido de la manera en que perdió. Y si los periodistas supieran, primero leer las encuestas y luego frenar su arrogancia, seguramente no hubieran hecho el papelón que hicieron algunos que las cuestionaron mofándose de ellas.

En una entrevista en TN, el consultor ecuatoriano de Macri, Jaime Durán Barba, dio una cátedra magistral al explicar claramente qué representa Cristina Fernández de Kirchner para la sociedad y cuál es ‘el concepto’ de campaña que ese espacio interpretó de la realidad: “… ella (Cristina) tiene un techo de 40 por ciento, y representa una revancha social, la bronca de mucha gente que se siente marginada y quiere hacer algo en contra de los ricos… pero no se trata de que ‘te paguen con un choripán’. Ellos creen en cosas“… como ‘la justicia social’ -digo yo- por ejemplo.

Por otra parte, la mayoría de las encuestadoras que midieron el estado de ánimo de la gente y proyectaron su intención de voto pocos días antes del acto electoral del domingo, daban un escenario de clara polarización en el orden del 30 y pico por ciento entre Unidad Ciudadana y Cambiemos, mientras que ponían al frente 1País de Sergio Massa en un lejano tercer lugar.

Las encuestas y Durán Barba, que es un crack interpretando encuestas, tenían razón.

Veamos el recuento oficial y provisorio de votos hasta ahora arroja:

PBA (%)

Un. Ciudadana

Cambiemos 1País

Cumplir

 Recuento Oficial

34.11

34.19 15.53

5.9

Encuestas:

PBA (%)

Un. Ciudadana

Cambiemos 1País

Cumplir

Analogias

36.9

32.2 16.7

4.2

Aresco

33.8

33.8 19.2

7.1

Opinaia

33.5

33.9 18.5

5.2

Del Franco

33.9

31.1 12.5

6.5

Synopsis

32.1

34.1 15.2

4.1

Elypsis

32.0

31.0 15.0

7.0

Opina Argentina

34.0

34.0 15.0

6.0

No es difícil ver la tremenda aproximación de las encuestas con el resultado final… Y hay que tener en cuenta que las encuestas se basan en cálculos estadísticos que proyectan la información de un pequeño universo de personas encuestadas (entre 1.200 y 4.000 según la encuestadora) al total del padrón (más de 12 millones de electores)… motivo por el cual toda encuesta se presenta con un “margen de error” que oscila entre un 2% y un 4% según sea mayor o menor el tamaño de la muestra (la cantidad de gente encuestada).

Todas las encuestas arrojan así entonces resultados optimos, ya que sus predicciones se encuentran dentro del margen de error con los resultados definitivos… Aunque de todas ellas, lo hecho por “Opina Argentina”, su nivel de acierto es único y asombroso.

Básicamente esto es de lo que hablé en mi ultima columna radial en el programa ‘Versión Original’ que conduce Raúl Alvarez por LU15 Radio Viedma.

En el pago chico

Ahora bien, bajando geográficamente a nuestra zona, en la consultora que dirijo junto a la lic. Eliana Medvedev Luna, pese a que no nos dedicamos especialmente a realizar encuestas sino a conformar estrategias de comunicación política, el escaso presupuesto con el que contábamos nos llevó a tener que hacer nosotros mismos las encuestas. Así entonces a mediados del mes de Junio, previo a la conformación de las alianzas y listas electorales, realizamos un estudio de opinión pública, no con el ánimo de medir la intención de voto de la gente, sino conocer el escenario pre-electoral.

Así descubrimos que en el ámbito local el FpV (que entonces contenía a la dupla Cristina Kirchner – Ricardo Curetti) tenía la más alta imagen positiva y una intención de voto que proyectamos en torno al 44%. A ellos los seguía la alianza Cambiemos en imagen positiva y con una intención de voto rondante el 29% y en un tercer y más lejano lugar en imagen positiva el frente 1País, con una intención de voto rondante el 18%…. Al espacio de Randazzo lo medimos por separado (pensando en una posible interna con CFK) y nos daba un lejísimo 4to. lugar rondante el 3%, en gran paridad en intención de voto con las izquierdas.

Reitero que al relevar dos meses antes de la PASO nosotros no estábamos midiendo como podría ser el resultado de la elección, sino como estaba en aquel momento posicionado cada “espacio” político en la mente de los votantes con intenciones de explorar su piso electoral y hasta dónde podrían crecer cada uno de ellos.

Contrastando nuestro estudio con los resultados provisorios oficiales -que arrojaron finalmente un 39,46% para Unidad Ciudadana, 34,23% para Cambiemos, 15,57% para 1País y 3,12% para el Frente Justicialista- vemos que nuestro ‘pronóstico’ se encuentra dentro un rango lógico proyectivo que podríamos considerar contenido en el margen de error.

En síntesis, y parafraseando a la ciencia forense que suele decir que “los cadáveres hablan”, las encuestas hablan!… sólo hay que saber escucharlas.

@pablogusdiaz (en Twitter para lo que gustes consultar)