Cuando la mentira es la verdad

Cuando la mentira es la verdad

Iba titular esta nota: “gente que habla con gente, maquinas que hablan con maquinas y gente que habla con maquinas”, pero además de largo me quedaba sesgado porque entre las tantas interacciones que se producen en las redes sociales, muchas las hay basadas en la honestidad de las personas y los mensajes, pero otras muchas también las hay basadas en la deshonestidad de los mismos, y eso es mucho peor que hablar con una maquinas.

Recientemente incluí un robot de chat en un desarrollo web que hice para un cliente. La función del mismo es atender sincrónicamente en forma online a los visitantes del sitio que desean comunicarse con la empresa en cuestión, y derivarlos al responsable del área correspondiente dentro de la empresa.
Puede parecer una exageración, pero mucha gente ha creído que ese robot era en verdad un humano.

Esta es una simple demostración de un perfil falso (también denominado ‘fake’) de los tantos que pululan en la gran red… pero cuyo fin es honesto: ayudar al cliente a encontrarse con la persona especifica de la empresa que le solucionará su problema puntual.

Pero no todos los fakes son buenos, muchos (tal vez la mayoría) son malos. Y de esos las redes sociales están plagadas. Llegan casi a ser 1/3 de todos los perfiles registrados en ellas, según un reciente estudio que tomo estado publico.

Gente de verdad que habla con gente de mentira

¿Quien puede creer que Jose de San Martín esté vivo y además sea usuario de Twitter? Bien, arriesgo a decir que nadie. Sin embargo hay gente que interactúa con el como si fuera una persona real… por caso nuestro presidente Mauricio Macri:

Hay todo tipo de fakes en Twitter. Los hay de inocentes personajes como éste y otros más sarcásticos o perversos como el Coronel Gonorrea @CoronelGonorrea, la Pajarita Peponista ?@PajaritaTW, Malcom Gómez @malcomgomez que sabemos que son personajes de ficción cuya ‘misión’ en la red es criticar con brillante ironía a la clase política y sus satélites.
(… Incluyo en esta lista al amigo facebuccero Carlos Rokamora, fake patagónico, aunque lo exceptuó del calificativo de perverso porque es hombre criado en suelo conurbano y con esa gente no se jode 😉 )

“Acá, en Argentina, por suerte, todos los días aparecen nuevos. Y hablo de suerte, porque paradójicamente, los fakes son mucho más divertidos y útiles en la red que muchas cuentas reales. Es mucho más estimulante leer la parodia de un político que al político real, que no sabe twittear, tiene un asistente que escribe con faltas de ortografía, y solo usa la plataforma para pasar sus chivos. Los fakes son un show en sí mismos. Son como la interpretación de un actor, un espectáculo de stand up escrito, que se hace en vivo, todos los días, interviniendo en la actualidad, y construyendo el personaje las veinticuatro horas, como si efectivamente tuviera una vida detrás. Su genialidad reside en balancearse entre la realidad y la ficción. Borronear el escenario, jugar con la duda constante de quienes los leen todos los días. Sus twitts se cuelan, escurridizos como ladrones de guante blanco, en esa grieta de la realidad que le abren los que ?sin saber que es un fake – interactúan con ellos como si fueran usuarios de verdad.”, afirmaba Carolina Aguirre en una nota del diario La Nación del año 2011.

Pero también hay fakes más discretos… son esos que se esconden bajo un aparente perfil real, de gente común y nos cuesta mas identificarlos a simple vista. Entre ellos están los peligrosos. Aunque el grado de peligrosidad varíe desde un mínimo cuasi inofensivo ‘retuit’ o ‘compartir’ un mensaje de un usuario verdadero (generalmente famoso) para lograr la viralización del mismo, hasta el grado de inventar historias o noticias falsas con ánimo de influenciar negativamente en el colectivo social.
Este tipo de fake puede verse gracias a herramientas informáticas como, por ejemplo, twitteraudit.com que analizan la lista de seguidores de los usuarios auditados. Y vemos en la imagen siguiente que no solo los políticos los tienen, también usuarios ignotos como yo, aunque en mucho menor medida, por cierto.

El porqué de tanta diferencia puede deberse a varios factores. Dos de ellos, por ejemplo, es que yo ‘no compro’ seguidores para darme corte, y además tampoco uso técnicas de viralizacion automática de mensajes, muy comunes en la mayoría de los Community Managers que usan softwares especiales administradores de decenas de perfiles (todos falsos obviamente), para retuitear y compartir los mensajes de sus clientes.

Gente de mentira o de verdad que desparraman mentiras

Últimamente hemos visto en los medios como Estados Unidos y otros países occidentales, viene denunciando supuestos ‘hackeos’ e ‘infiltraciones’ de sus redes sociales por parte de hackers rusos y chinos. Muchos de esos ‘ataques virtuales’ se han producido justamente por medio de la utilización de fakes por parte de los atacantes; ya sea perfiles fakes como informaciones fakes (fakes news), como sucedió en la ultima campaña presidencial norteamericana donde se propagó por facebook una batería de noticias falsas con la intención de desacreditar a la candidata Demócrata Hillary Clintón.

“Según CNN es español este tipo de informaciones son las más fáciles de descubrir, puesto que provienen de sitios ficticios los cuales fueron diseñados para parecer como “serios”. El gancho es que incluyen fotografías o titulares engañosos, los cuales a primera vista pueden resultar creíbles o reales”, afirma el portal Gioteca.com que ha confeccionado una Guía para no caer con noticias falsas en las redes sociales.

Muchas de esas noticias, persiguen una clara intencionalidad política de desacreditación de algún referente o partido político, pero otras tienen intenciones delictuales, por ejemplo, hacer pishing robandote tu perfil para propagar sus mensajes entre tus seguidores y amigos, conseguir tus claves bancarias para robarte dinero, o tu cuenta de correo electrónico para hacker tu email, etc.

Ejemplo de como son las noticias falsas publicadas en Facebook

Por tal motivo las principales redes sociales han emprendido una lucha a fondo contra los fakes, ya sean perfiles o noticias, encontrarlos y eliminarlos o bloquearlos es su objetivo para depurar las redes… pero como también sabemos, a cada acción corresponde una reacción, y es por ello que el gobierno ruso (paradigma de utilización maliciosa de la red) recientemente a ‘innovado’ con el uso de ¡fakes verdaderos!… si, toda una contradicción en si misma, pero no por ello ineficaz ni inofensiva.

Según informó el diario inglés The Guardian, suarios de Twitter están cediendo de forma voluntaria el control de sus cuentas a la Embajada de Rusia en ese país, para que sean usadas para retuitear los mensajes más importantes del embajador Alexander Yakovenko, como una estrategia de la “guerra informativa” dentro del reino.

Bajo el nombre de “Club online diplomático ruso” se camufla una estrategia de uso de “cuentas semi-automatizadas coordinadas para crear la apariencia de un apoyo generalizado a Rusia y sus aliados”, afirma el periódico británico.

Según el portal Motherboard, el “club” tiene poco más de 500 miembros, muchos de los cuales no son usuarios regulares de la red social, sino que solo retuitean los mensajes de Yakovenko, “inflando la apariencia del impacto de la Embajada en Twitter”.

Confirmando esta hipótesis, recientemente la agencia internacional de noticias EFE, informó que a finales de febrero el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, había anunciado la creación de unidades especiales de “guerra informativa”, después de que el país fuera acusado de haber realizado ciberataques en Francia y en las elecciones presidenciales de Estados Unidos… “Hemos creado unidades para operaciones de información, lo que es mucho más eficaz y potente que el denominado departamento de propaganda”, afirmó Shoigú en ese momento, según EFE.

Como podemos ver no todo es lo que parece y a veces es importante tomarnos el tiempo para analizar las cosas, dentro de las redes sociales, y no creernos y retuitear o compartir cualquier noticia o post… “no compremos pescado podrido”… Mucho más exhaustivos tenemos que ser en nuestro análisis en estos tiempos de campaña electoral, donde toda la maquinaria de “guerra virtual” será puesta en funciones por los centros de trolleo oficial de cada partido (como el que ilustra esta nota), para bombardearnos con información y propaganda.

¡Atenti la tosca! 😉

@pablogusdiaz (en twitter)