Computación en la Nube

Computación en la Nube

También conocido como servicios en la nube, informática en la nube, nube de cómputo o Cloud Computing, en inglés, es un paradigma que a los informáticos nos permite ofrecer, y a vos recibir, servicios de computación a través de Internet.

En este tipo de computación todo lo que puede ofrecer un sistema informático se ofrece como servicio, de modo que los usuarios puedan acceder a los servicios disponibles “en la nube de Internet” sin conocimientos (o, al menos sin ser expertos) en la gestión de los recursos que usan. Según el IEEE Computer Society, es un paradigma en el que la información se almacena de manera permanente en servidores de Internet y se envía a cachés temporales de cliente, lo que incluye equipos de escritorio, centros de ocio, portátiles, etc.

El concepto de la computación en la nube empezó en proveedores de servicio de Internet a gran escala, como Google, Amazon AWS, Microsoft y otros que construyeron su propia infraestructura. De entre todos ellos emergió una arquitectura: un sistema de recursos distribuidos horizontalmente, introducidos como servicios virtuales de TI escalados masivamente y manejados como recursos configurados y mancomunados de manera continua. Este modelo de arquitectura fue inmortalizado por George Gilder en su artículo de octubre 2006 en la revista Wired titulado Las fábricas de información, las granjas de servidores.

¿Y cómo es esto?¿cómo funciona?¿que servicios ofrece?. Pues bien, algunos ejemplos para entrar en tema: si usas un sistema de correo electrónico como Gmail, Yahoo o Hotmail, estás usando un servicio Cloud Computing. Si alguna vez has almacenado un archivo en un servidor de Internet como Rapidshare o el extinto Megaupload has usado un servicio Cloud Computing. Si también has escrito una nota, confeccionado una planilla de cálculo, o sólo marcado las actividades de tu agenda diaria en Google Doc para compartirlas con otras personas, también has hecho uso de los servicio de la Computación en la Nube. ¿Viste la nueva publicidad de “Pesonal” que la abuelita pregunta: -Ustedes me bacapean la agenda?… eso también es Cloud Computing. ¿No es fantástico acaso?

Cómo en toda profesión manejada por profesionales en este tema vas a encontrarte con cientos de defensores de este paradigma (vereda en la que me ubico yo) y con otro centenar de detractores en la vereda de enfrente. Una biblioteca a favor y otra en contra.

Entre las cosas a favor (ventajas hacia el usuario) que ofrece este servicio de tratamiento de la información podemos destacar:

  • Disminución de costos: el usuario final ya no debe estar pendiente de comprar licencias de softwares o equipos de hardware de última tecnología y mayor capacidad cada vez que lo necesita, ya que de eso se encarga la empresa que le provee el servicio (datacenter).
  • Rápida implementación y migración de datos
  • Actualizaciones automáticas
  • Mayor seguridad en el cuidado y manejo de su información
  • Disponibilidad de acceso a su información desde cualquier lugar, en cualquier momento y con cualquier dispositivo con conexión a Internet.

Entre las desventajas hacia el usuario (patrañas de los contreras detractores), básicamente se usan los mismos argumentos que a favor pero revertidos:

  • La centralización de las aplicaciones y el almacenamiento de los datos origina una interdependencia de los proveedores de servicios.
  • La disponibilidad de las aplicaciones está ligada a la disponibilidad de acceso a Internet.
  • Los datos “sensibles” del negocio no residen en las instalaciones de las empresas por lo que podría generar un contexto de alta vulnerabilidad para la sustracción o robo de información.
  • La confiabilidad de los servicios depende de la “salud” tecnológica y financiera de los proveedores de servicios en nube. Empresas emergentes o alianzas entre empresas podrían crear un ambiente propicio para el monopolio y el crecimiento exagerado en los servicios.

Podemos estar horas y horas discutiéndolas y nunca llegaríamos a un acuerdo entre las partes (de informáticos a favor y en contra) y para ampliar ese tema escribí otro artículo. La decisión final sobre que elegir y cuando siempre es de usted, usuario de servicios informáticos que sabrá, mejor que nadie, que es lo que más le conviene en función de sus experiencias (buenas y malas) con la tecnología que use actualmente y en función también del costo que le signifique mejorar esa experiencia hacia el futuro para satisfacer plenamente sus necesidades; porque, no nos engañemos (o “seamos buenos” como suele decir el maestro del periodismo deportivo argentino Horacio Pagani) en definitiva todo esto se resuelve en cuestión de guita ¿o no?.

Dejame tu opinión y preguntas en los comentarios.