Cómo puede el Estado Argentino protegernos del espionaje

Cómo puede el Estado Argentino protegernos del espionaje

Ya te conté en este blog que todos los sistemas de cómputo del mundo son “espiables”. Pero además de refrescártelo, en este artículo aprovecharé para brindarles a nuestros legisladores nacionales la posibilidad de ayudarnos a solucionar este problema.

Recientemente en Estados Unidos un hombre fue arrestado luego de que Google alertara a la Policía que almacenaba imágenes de pornografía infantil en su casilla de correo electrónico Gmail.

En otro caso similar, Microsoft denunció ante las autoridades norteamericanas (Centro Nacional para Menores Desaparecidos y Explotados de Estados Unidos o NCMEC, por su sigla en inglés) a un joven que “subió una imagen” con contenido sexual de una niña a su servicio de almacenamiento en la nube OneDrive.

Si bien las personas que cometen este aberrante delito de pedofilia son altamente condenables, estas acciones llevadas a cabo por Google y Microsoft abrieron un nuevo debate sobre espionaje y derecho a la privacidad.

Vamos a comenzar exponiendo algunas máximas:

  1. Todos los sistemas son espiables, pero si además están en la nube son más accesibles de espiar.
  2. La nube es la moda y lo seguirá siendo aún más en el futuro.
  3. La inmensa mayoría de los servicios en la nube son brindados por empresas extranjeras, que poseen sus instalaciones en países extranjeros y que se someten a la jurisdicción de leyes extranjeras.
  4. La sociedad en redes hiperconectadas es una realidad que llegó para quedarse para siempre

Si Microsoft y Google dentro de sus sistemas pueden detectar información delictiva como las mencionadas en los párrafos anteriores ¿qué les impide detectar otro tipo de información crítica y confidencial no delictiva? … Nada!

Así como los operadores de estas empresas ingresaron a las cuentas de esos usuarios y encontraron ese material delictivo, bien puede encontrar los planos de una nueva máquina que algún inventor esté prototipando y vendérselos a algún grupo empresario o gobierno extranjero antes de que la misma sea patentada… o acceder a los balances de una empresa y vendérselos a sus competencias; o plantar información falsa; o hacer lo que se te ocurra.

Y esto es muy complicado jurídicamente de contrarrestar porque esas empresas que dominan la nube no se avienen a la jurisdicción de nuestros tribunales locales, fundamentalmente porque son extranjeras y sus nubes están montadas sobre servidores (computadoras) que también están en algún otro país extranjero.

Yo te conté en algunos post anteriores acerca de algunos sistemas que existen para contrarrestar (o al menos disminuir) técnicamente este espionaje, pero hoy te voy a contar que un ingeniero argentino ha descubierto otro sistema que parece ser muy eficiente.

Ezequiel Alvarez, investigador del Conicet en el Instituto de Física de Buenos Aires, desarrolló una aplicación que permite enviar e-mails de manera segura y confidencial basada en la teoría de la mecánica cuántica.

El objetivo de la aplicación desarrollada por Alvarez es evitar que un mensaje electrónico enviado por un usuario a otro sea interceptado y, si esto ocurre, el correo se elimina automáticamente.

tomás-alvarez“Cuando una persona le manda un e-mail a otra, el problema es la posibilidad de que pueda ser interceptado y leído por un tercero sin que el receptor sepa que fue espiado. Para evitar esta situación, se usa una analogía a una función de la encriptación cuántica que se llama colapso de la función de onda”, explicó su autor al sitio de Conicet.

“A grandes rasgos, esta función sufre variaciones -colapsa- cuando se hace una observación o medición en alguna parte de un sistema. Por ejemplo, si A le envía a B un mensaje encriptado, pero en el camino C lo intercepta y lo lee, se modifica o colapsa la función de onda y el mensaje se borra”.

Según Ezequiel “la seguridad en las comunicaciones es y siempre ha sido algo de suma importancia (de hecho la misma Constitución Nacional hace mención a la privacidad de la correspondencia epistolar).  En la actualidad uno ya es consciente que cualquier cosa que envía por e-mail es sin duda alguna analizada por agentes y/o robots externos, por lo que uno siempre envía correos sensibles con cierto miedo.  Con este nuevo servicio, uno se puede despreocupar de esto ya que si el mensaje le llega a la otra persona, quiere decir que no ha sido ni podrá ser visto por nadie más, ya que luego de su lectura éste sólo queda en la pantalla del receptor, quien tiene que decidir si guardarlo o no”.

Ahora bien, para hacer funcionar el invento de Alvarez se requiere de un servidor seguro que esté funcionando en territorio patrio y que, preferentemente, si la correspondencia epistolar es nacional, el mensaje no viaje por las rutas del tráfico internacional… y aquí viene la ayudita a nuestro políticos.

En argentina, por ejemplo, se podría hacer una ley que faculte (u obligue) al Correo Argentino (el correo oficial) a montar ese servidor seguro sobre la red nacional de ArSat y use el sistema de seguridad ideado por Ezequiel Alvarez en el Conicet

Un servicio de estas características sería bien recibido por la sociedad y el mercado que vería que el Estado se preocupa no sólo por declamar políticas antiimperialistas sino también por ejecutar acciones soberanas.

También, podríamos ir más allá y facultar al Poder Judicial para que cree Fiscalías Federales especiales que atiendan Delitos Informáticos en todas las jurisdicciones provinciales… y exigirle a la Policía Federal que extienda su División de Delitos Tecnológicos a todas las delegaciones que ese organismo posee en el interior del país.

Finalmente, evitemos que el mercado (telcos y tecnos) se convierta en los “ojos de la Ley” como sucede, según lo mencionado al principio de esta nota, en Estados Unidos.

@pablogusdiaz (en la imperialista y recontra vigilada red Twitter)