#Ciberpolítica en argentina

#Ciberpolítica en argentina

La sociedad argentina está ya en internet. Diferentes encuestas ubican la penetración de internet en un ratio cercano al 70% de la población. Esto significa que más de 28 Millones de argentinos ingresamos a la red, al menos, una vez a la semana. Padres, Hijos; estudiantes, profesionales; trabajadores, jubilados, desempleados; propietarios, inquilinos… ciudadanos,  gobernantes, y aspirantes a ambos cargos.

En el próximo año (2013) sucederán dos eventos políticos muy importantes en argentina: uno de ellos es la celebración de elecciones legislativas para renovar las bancas del congreso nacional, es decir Diputados y Senadores nacionales; el otro es que se cumplirán 30 años desde aquellas elecciones que, en 1983, consagraron la vuelta definitiva a la vida democrática del pueblo argentino.

Y estos dos eventos no son menores ni posibles de soslayar, obviamente, por dos razones:

La primera está dada en que la elección de Senadores es meridiana y seguramente trascenderá el mero ejercicio de elegir un legislador cualquiera, dado que está en el tapete la posibilidad de reformar la constitución argentina para habilitar la reelección de la actual presidenta Cristina Fernández de Kirchner. En este sentido, el objetivo del frente gobernante estará puesto en obtener la mayoría absoluta de bancas en la cámara de senadores, y el de los partidos de la oposición, seguramente en impedirlo.

La segunda razón tiene que ver con la nueva conformación social del votante argentino. Este ya no es mismo de hace 30 años atrás, es diferente, es hoy un “ser ciber-social”. Nativo o Inmigrante digital, es una persona que se ha apropiado de las tecnologías de la información y la comunicación. De internet y de sus servicios y accesorios.

Las preguntas que intentaremos responder en este artículo son ¿si los votante de las elecciones de 2013 son diferentes a las de 1983, tendrán éxito los candidatos que hagan lo mismo que hace 30 años?¿cómo se relacionan y consumen información los votantes de hoy? ¿Y cómo se relacionan e influencian en sus electores los candidatos?

Para responderlas analizaremos a continuación a cada uno de ellos, electores y candidatos.

#Votantes en la red

Según Enrique Carrier, cuando se analiza un mercado (o público objetivo, para el caso), la generacional suele ser una variable de corte que marca grandes diferencias, donde los segmentos jóvenes se presentan más permeables a la adopción de novedades. Esta premisa del marketing no es menor si contemplamos que en las próximas elecciones podrán votar las personas que posean más de 16 años.

Entendemos generalmente como nativo digital a todas las personas menores de 30 años, es decir, todos aquellos que nacieron, justamente, luego de las elecciones de 1983. Y como inmigrante digital aquellos que nacieron antes de esa fecha.

Decíamos al principio de esta nota que 28 Millones de los argentinos son usuarios de internet. Según diferentes informes, el 90% de ellos usamos internet para leer noticias, enviar y recibir correos electrónicos, ver videos e informarnos y relacionarnos con otras personas usando las llamadas redes sociales: facebook, twitter, linkedin, etc.

Lo asombroso de este dato es la equivalencia generacional que se encuentra entre los usuarios de internet que hacen estas cosas, por ejemplo usar las redes sociales, algo que mal podríamos prejuzgar propio únicamente de las generaciones más jóvenes.

En el siguiente gráfico provisto por la consultora Carrier y Asociados, puede verse este dato donde, el 94% de los usuarios que usan las redes sociales son nativos digitales, pero los inmigrantes adultos (entre 30 y 50 años) lo usan en un 88% de los casos y los inmigrantes seniors (mayores de 50 años) lo hacen en el 75% de los casos.

Es decir: 3 de cada 4 votantes en las elecciones de 1983 hoy usa las redes sociales para informarse y relacionarse con otra gente. Y 9 de cada 10 nuevos votantes también usa estas redes.

La metáfora de este tiempo está dada por la sociedad en red. El fenómeno en el uso de las redes sociales lo marca justamente la irrupción de la franja etaria de personas mayores (inmigrantes seniors) quienes encontraron en éstas una forma de potenciar su vida social al tiempo que obtienen la satisfacción de no “quedarse fuera” de un fenómeno de gran masividad.

Este fenómeno puede apreciarse mucho más claramente en el siguiente gráfico donde se muestra la evolución, en los últimos 4 años, del uso de las redes sociales por parte de la franja etaria de inmigrantes digitales (+ de 30 años):

Este análisis de datos cualitativo de los usuarios de internet y sus costumbres de consumos culturales y tendencias sociales se vio reflejado hace muy poco tiempo en la gran manifestación cacerolera argentina denominada #8N.

Las redes sociales fueron las que armaron la red de comunicación para la convocatoria a esa manifestación y las que luego fueron utilizadas desde los celulares y tablets que llevaban los manifestantes en el cacerolazo, para mantenerse informado de lo que pasaba en distintos lugares de encuentro de la ciudad de Buenos Aires y en el resto del país.

Recordemos que esa manifestación convocó a cientos de miles de personas en la avenida 9 de julio frente al Obelisco porteño, sin más acción que la viralización del mensaje convocante dentro de las redes Facebook y twitter. Logrando una movilización equiparable con la del cierre de campaña de Alfonsín en el ´83, justamente también en ese lugar, y en grado un poco menor, al histórico cierre de los festejos por el Bicentenario de la patria. Dos eventos que contaron con mucha difusión, propaganda y apoyado por el tradicional traslado organizado (o acarreo) de sus organizadores.

Asumido el dato anterior ¿cómo están reaccionado a este fenómeno los políticos argentino?

#Políticos en la red

Según José Fernández-Ardáiz y Ana Doria del Centro de Investigaciones de CICoA, en su informe “El marketing político y las nuevas tecnologías”, pensar hoy en una estrategia de marketing político sin tener en cuenta a las herramientas que brindan las nuevas tecnologías es ser casi suicida. Internet no es un medio más. No se suma a la gráfica, la radio y la TV. Internet es participación, es acción.

Y amplían los autores mencionados, que “Es fundamental tener en cuenta que el punto de partida de todo proyecto de marketing político hoy debe ser el espacio Web: no funciona publicar información en otros medios de comunicación si primero no se lo hace en los sitios propios del político en la red”.

Internet hoy es acción, participación, interacción, intercambio, feedback: así debemos entender la comunicación política en la red.

El estudio mencionado fue más allá de lo enunciado y evaluó la participación de los candidatos a diputados y senadores nacionales, en las pasadas elecciones de 2011, en internet, calificándolas en una escala de 1 a 4; siendo 1 el valor que marca una mala o errónea política comunicativa y 4 el valor que marca una buena o correcta forma de hacerlo.

Así, los datos arrojan el siguiente TOP TEN de políticos argentinos en internet:

1)            Agustín Rossi: 3.4848

2)            Margarita Stolbizer: 3.4545

3)            Esteban Bullrich: 3.1515

4)            Francisco De Narváez: 3.0000

5)            Daniel Filmus: 2.9722

6)            Adriana Puiggrós: 2.9091

7)            Luis Juez: 2.8889

8)            Adrián Pérez: 2.8788 y Paula Bertol: 2.8788

9)            Blanca Osuna: 2.8611 y Ernesto Sanz: 2.8611

10)         Cecilia Merchán: 2.8485 y Martín Sababtella: 2.8485

Huelga aclarar nuevamente que dicho ranking corresponde a los candidatos a diputados y senadores en 2011, no incluye a los candidatos a presidente de la nación.

También vale aclarar que sólo el 30% de los casos superaron la media de los 2.00 puntos, el 70% restante está por debajo de ese índice y muchos más próximo al 1.00 que al 2.00

¿Y que se estudiaba de cada político?, básicamente:

  • Si tiene página web o blog.
  • Qué tipo de dominio tiene.
  • Si publica información en la web y con qué periodicidad.
  • Si existe un acceso a las Redes Sociales.
  • Si utiliza Redes Sociales, y cuáles.
  • Si la web tiene formulario y formas de contacto.
  • Si responde a las consultas de l@s ciudadan@s.
  • Cuántos seguidores y amigos tiene en Facebook y Twitter.
  • Si publica información en las Redes Sociales y con qué periodicidad.
  • Si utiliza material audiovisual, cómo y en qué espacios.

Según el análisis efectuado tras el estudio, afirman sus autores Doria y Fernández-Ardáiz:

Para ser un Político 2.0 hay que entender mínimamente los conceptos de participación, intercambio y contacto con la ciudadanía. Los Senadores Nacionales de Argentina no han entendido cabalmente de qué se trata la política en internet. Claramente no se vislum­bra un contacto fluido, intenso y sensato en­tre los Senadores y la ciudadanía. Y no sólo no se manifiesta claramente esta interacción políti@s/ciudadan@s, sino que tampoco se ve reflejada la comunicación política en internet como parte integrante de la estrategia de co­municación política general del político.

Una página web de un político es el espacio ofi­cial del mismo, es su tarjeta de presentación ofi­cial. Debe ser el punto de partida de la información y con­tenidos generados por la actividad del Sena­dor, y no convertirse en un espacio de réplica de noticias que se publican en otros medios.

Por su parte, Facebook ha logrado una penetración altísima en la sociedad y se fue convirtiendo en el espacio donde la vida offline se manifiesta en forma online.

Twitter se convirtió en la red social estrella del momento en Argentina. Así como hace unos años tod@s los polític@s querían tener su web, y hace un año tod@s l@s polític@s querían estar en Facebook, hoy tod@s l@s polític@s deben estar en Twitter.

La importancia de la imagen y todo lo audiovisual es clave en estos tiempos: videos, audios, un canal de You­Tube integrado a la página web y a las otras redes sociales es cabal y necesario para la comunicación del político.

Los Políticos Argentinos, en su gran mayoría, no están utilizando Inter­net en toda la potencialidad en que la utili­zan los ciudadanos y ciudadanas: no están participando, no están accionando, no es­tán intercambiando, no se produce el feed­back. Esto hace que internet sea el espacio de la gente (del votante) y el error del político es autoexcluirse de la posibilidad de poder influir en él.

Lo que no entendieron en general l@s polític@s argentin@s es que al hacer clic en las nuevas tecnologías, al abrir varias ventanas de acce­so, al decidir estar en internet y participar, el político le está dando poder a la gente. Y al darle poder a la gente, si yo no tengo una estrategia clara y precisa de por qué voy a abrir ventanas en internet, entonces el efecto puede ser el contrario del esperado.

A lo que yo agrego humildemente; no se puede estar en internet sin estrategia. No se puede estar en internet por estar. No se puede estar, políticamente, en internet sin saber para qué se está. Un político/a tiene la obligación de estar profesionalmente!.

#Ciberpolítica no es sólo comu­nicación. #Ciberpolítica no es sólo difusión. #Ciberpolítica es Política.

Quienes hacen política en la calle, en el café y en el comité o la unidad básica, tienen que entender que la #Ciberpolítica también es política. No es sólo una forma más de comunicación y de difusión de ideas, es Política que se hace en Internet, que es hoy donde está la gente.

¿Y en Río Negro, cómo medirán nuestros legisladores rionegrinos?¿y los posibles candidatos a Diputados y Senadores en 2013?.

De eso me encargaré en el próximo artículo que, justamente estoy armando en este momento.

Hasta entonces! y ya sabes que puedes seguirme en twitter (@pablogusdiaz)