Cambiar el futuro de mi ciudad por medio del ecosistema emprendedor

Cambiar el futuro de mi ciudad por medio del ecosistema emprendedor

Viedma no es una ciudad que podamos considerar “emprendedora” como sí lo son otras ciudades del país que conozco muy bien -porque he estado en muchas de ellas muchas veces- y que no nombraré en esta nota para no generar un estado de innecesarias comparaciones. Por el contrario Viedma ha sido, históricamente, una ciudad conformista con lo que le ha tocado en suerte.

Alguna vez le tocó ser el patio trasero de una cárcel a cielo abierto. Otra vez fue terminal ferroviaria de un puerto. Estuvo muy cerca de ser Capital Federal de todos los argentinos. Pero siempre, o casi siempre, fue capital administrativa de algún Estado.

Esta última característica puede ser considerada su karma. Viedma es lo que es porque prima en ella un estado mental colectivo de empleo público.

Viedma es una ciudad burócrata. De mentalidad burócrata y llena de burócratas.

viedma

Pero la función pública, si bien garantiza una cierta previsibilidad económica a una sociedad, dándole un piso de ingresos fijos mensuales, también la condena a un techo muy bajo de expectativas y cumplimiento de satisfacciones porque, por ejemplo, no puede absorber más empleados, ni aumentar sus sueldos, que los que los magros presupuestos estatales lo permitan.

Eso condena al resto de la cadena económica social a vivir con lo que se tiene; que dicho sea de paso, siempre será poco.

Recientemente un legislador rionegrino, vecino de Viedma, Roberto Vargas, presentó en la legislatura provincial un proyecto de ley acuñado en la necesidad de la Cámara de Comercio local de favorecer la creación de nuevos emprendimientos por medio de la promoción fiscal de los mismos (exención del pago sobre los Ingresos Brutos) en los primeros años de vida de la empresa (clic aquí para ver proyecto).

Esta medida no es novedosa y de hecho la usan muchos Estados para promover inversiones y creación de empleo local por medio de la radicación y/o creación de empresas… pero… porque siempre hay un pero… no son un fin en sí mismas, sino que forman parte de una batería de medidas integrales y de características productivas-comerciales que se complementan formando una gran carta en el menú de las decisiones de negocios.

¿Cuáles podrían ser, en el caso de Viedma, esas otras medidas y/o características atractivas para la creación de empresas? ¿El potencial desarrollo del turismo tal vez? ¿El potencial desarrollo de agro negocios quizá?

Podrían serlo.

emprendedoresPero este es un blog de tecnología y yo hace poco he descubierto que además soy un #Tecnoevangelista, con lo cual agrego a las actividades productivas mencionadas las de desarrollos industriales tecnológicos.

Si, Viedma puede encontrar en el desarrollo de industrias de base tecnológica un norte que la convierta en una gran y pujante ciudad que le permita a su gente elevar sus expectativas de desarrollo profesional y garantice el cumplimiento de sus satisfacciones personales.

¿Por qué? Porque, aunque no está aún institucionalizado de manera integral, planificada y manifiesta, Viedma cuenta con la base del “ecosistema emprendedor”.

El ecosistema emprendedor de Viedma cuenta (o puede contar) con:

  • transferencia científica y tecnológica desde la universidad al sector privado
  • un cambio cultural en muchos estamentos sociales, especialmente en los jóvenes que se niegan a ver en el empleo público su futuro profesional
  • cierto interés gubernamental en la creación y radicación de empresas

Características que pueden favorecer la generación de emprendimientos agroindustriales y turísticos.

Pero además el sistema emprendedor tecnológico de Viedma (según mi sesgada visión) cuenta con:

  • El expertisse de una ciudad burocrática por excelencia (su Karma)

Característica que, paradojicamente, puede favorecer la generación de un semillero de ideas de negocios basados en el desarrollo de sistemas y servicios informáticos para otros Estados (nacionales, provinciales y municipales) ahora que está de modé en el mundo la onda de las Ciudades Inteligentes y el Gobierno Abierto y Electrónico.

Pero para convertir esas ideas en verdaderas StartUps de negocios, Viedma necesita:

  • firme decisión gubernamental para instrumentar y ejecutar todos los proyectos de promoción existentes, tales como el proyecto de apoyo al emprendimiento joven mencionado anteriormente y la Ley Nº 4935 que adhiere a la ley nacional nº 25922 de creación del Régimen de Promoción de la Industria del Software y que además crea el Fondo Fiduciario de Promoción de la Industria del Software Rionegrino -FONTECRIO- ambas iniciativas del Legislador Roberto Vargas; ésta última ya Ley Sancionada el 29/11/2013, Promulgada el 16/12/2013 por Decreto Nº 1941/2013 y Publicada en el Boletín Oficial del 26/12/2013 Pag.: 3, en vigencia desde el 03/01/2014… ¡pero aún sin reglamentar! L
  • capital privado que se pueda vehicular hacia proyectos de alto potencial
  • infraestructuras y servicios de incubación y aceleración de startups

No voy a ahondar en detalle respecto de algunas ideas de negocios y/o necesidades del mercado que esta industria puede satisfacer plenamente, ni de instrumentos públicos y/o privados que permitan lograrlo, simplemente porque a eso lo hago por dinero, no gratis, pero te invito a reflexionar sobre lo aquí expuesto y si no estás de acuerdo intenta refutarlo con argumentos fundados, no con simples críticas negativas… porque, justamente de eso se trata esta nota, de vencer de una vez por todas la cultura del “no se puede”, romper con “la máquina del impedir”…

Si se puede, sólo que hay que estar un poco loco para intentarlo… ¡ Think Different!

@pablogusdiaz (en Twitter y en Facebook)

 

“Este es un homenaje a los locos. A los inadaptados. A los rebeldes. A los alborotadores. A las fichas redondas en los huecos cuadrados. A los que ven las cosas de forma diferente. A ellos no les gustan las reglas, y no sienten ningún respeto por el statu quo. Puedes citarlos, discrepar de ellos, glorificarlos o vilipendiarlos. Casi lo único que no puedes hacer es ignorarlos. Porque ellos cambian las cosas. Son los que hacen avanzar al género humano. Y aunque algunos los vean como a locos, nosotros vemos su genio. Porque las personas que están lo suficientemente locas como para pensar que pueden cambiar el mundo… son quienes lo cambian”. (Steve Jobs)

steve-jobs