Brecha tecnológica y desarrollo económico

Brecha tecnológica y desarrollo económico

Esta es una columna de tecnología, y la tecnología al afectar la vida de la gente también afecta su economía, su riqueza o su pobreza. Y pido disculpas de antemano al lector porque para aclarar mi punto de vista respecto de la brecha tecnológica lo haré haciendo referencia a la crítica situación laboral que vive mi ciudad (Viedma, R.N, Argentina) por estos tiempos.

Hace muy poco leí un artículo que decía textualmente “Apple es más valioso que el PBI de Argentina”. La empresa fundada por Steve Jobs hoy valdría algo así como 400 billones de dólares. Y si bien el PBI de nuestro país es superior, situándose por encima de los 600 billones, no deja de asombrar el valor de mercado que ha adquirido esa empresa fundada hace solo 30 años en el garaje de un “loco emprendedor”. Lo real es que si nuestra presidenta se presentara mañana a las puertas de Infinite Loop Nº 1 de Cupertino, California, chequera en mano, no le alcanzarían todas las reservas en dólares que tiene nuestro Banco Central, sumado a la plata de la Anses y al valor de toda la soja acopiada en los silos de la oligarquía terrateniente argentina para, siquiera, dejar una seña para la compra de Apple Inc.

A esta “curiosidad económica” podría sumarse el hecho de que Apple no es la única empresa de tecnología que “vale tantos billones”. Facebook está por abrir a la bolsa en Wall Street a una valor superior a los 100 billones!… y podría seguir ejemplificando la idea con muchas otras empresas IT más, pero no soy masoquista.

Por otra parte, también leí recientemente un artículo de Andrés Oppenheimer en el diario Río Negro que explica de alguna manera este fenómeno del mercado de capitales y países pobres.
Oppenheimer  dice (sic) “en el 2011 los Estados asiáticos tuvieron un total de 76.000 patentes de nuevos productos en Estados Unidos, mientras todos los países latinoamericanos juntos registraron solamente 500.
Corea del Sur, Estado que hace cinco décadas era más pobre que prácticamente todos los países latinoamericanos, registró 13.000 patentes el año pasado, comparadas con las 230 del Brasil, 115 de México y 50 de la Argentina, según la Oficina de Patentes y Marcas. Estados Unidos encabezó la lista, con más de 120.000.”

Afortunadamente, algunos estados latinoamericanos se están poniendo las pilas. Entre otras cosas, Brasil, Argentina y Chile aumentaron recientemente sus inversiones en investigación y desarrollo y están ofreciendo cada vez más apoyo público a sus comunidades científicas.

Pero los expertos coinciden en que hay algunas razones principales por las que los países asiáticos están avanzando más rápido, lo que contribuye a que sus economías crezcan más y sus tasas de pobreza se reduzcan con mayor celeridad.
Los países asiáticos invierten alrededor del 3,5% de su Producto Bruto Interno (PBI) en investigación y desarrollo, la Argentina el 0,6%.

En Asia la mayor parte de la investigación y el desarrollo está en manos de empresas privadas, mientras en Latinoamérica está en su mayoría a cargo del Estado. Eso es importante, porque las empresas privadas están más cerca del mercado e inventan productos más comercializables.

Las universidades asiáticas están produciendo más ingenieros y científicos, mientras que en argentina se forman mayormente graduados en ciencias sociales y humanidades. La Universidad de Buenos Aires (UBA), tiene el triple de estudiantes de psicología que de ingeniería.

Corea del Sur cuenta con alrededor de 10 investigadores científicos por cada 1.000 trabajadores, mientras que la Argentina tiene un promedio de 2,2 investigadores por cada 1.000 trabajadores.
Los países asiáticos ofrecen más incentivos para que las empresas inviertan en investigación y desarrollo, así como más recompensas para los investigadores universitarios que patentan invenciones.

Y remata el analista internacional con esta afirmación: “Los estudiantes asiáticos pasan más tiempo en la escuela –el año escolar de Japón tiene 243 días– mientras que en muchos países latinoamericanos no llega a los 160 días, los gobiernos de esa parte del planeta están más preocupados en producir científicos e ingenieros, y los padres son más exigentes con las tareas de sus hijos en matemática y ciencias.

Concluiré este artículo con una opinión personal que espero sea bien interpretada por las susceptibles almas viedmenses. Hoy escuché decir “al aire” al director de la radio AM LU15 que el problema de los despidos de empleados de la administración pública era responsabilidad de todos los habitantes de Viedma por no haber pedido a nuestros gobernantes, en su momento y con la suficiente fuerza, que crearan alternativas de empleo en el campo de la producción y servicios privados. Y no solo estoy de acuerdo con ello sino que yo lo vengo diciendo desde hace mucho tiempo, y justamente lo había escrito hace un mes atrás en las notas de mi facebook (ver en mi facebook la nota el “2011 ha muerto viva el 2012” del mes de diciembre pasado.)

Martin Migoya. Entrepreneur, Co-founder and CEO @ Globant

Pero mi idea no se basa en cualquier actividad productiva ya que muchas de ellas no ofrecen lo que necesitamos si verdaderamente queremos ser una sociedad desarrollada y con amplio bienestar. No alcanza solo con incentivar el turismo, ni mucho menos la producción agropecuaria del Valle Inferior del río Negro. Hay que incentivar el desarrollo tecnológico, la creación de empresas de base tecnológica (IT). Esas son las que dan mayor y mejor trabajo a la gente!.
¿Sabe el lector cuanta mano de obra genera en todo el valle del IDEVI la actividad agropecuaria?. Si lo sabe súmele toda la mano de obra que generan los hoteles y restoranes de Viedma. Todos. ¿Tiene ya el número?. Bien, le cuento que en argentina hay una empresa que se llama Globant que nació hace apenas 6 años en Buenos Aires. Hoy Globant es la mayor empresa de desarrollo de software y customer service del mundo!. Y es Argentina. ¿Sabe cuantos empleados tiene Globant?: 3.000! muchos más que los puesto de empleos que genera la producción agraria y el turismo en la Comarca Viedma-Patagones.

No me malinterprete, por favor. No trato de entablar una dicotomía entre producción primaria, terciaria o tecnológica, simplemente de explicar sus alcances y derrames al resto de la sociedad. Pero además una característica de la industria IT es que cruza horizontalmente a todas las otras con sus servicios y beneficios, ayuda al turismo, al campo y a la administración pública, cosa que al revés no sucede.

Ahora le dejo a mi vecino viedmense otra estocada a su orgullo local. ¿Sabe cual es el promedio de sueldo en la administración pública rionegrina?¿y cual es el de los empleados de las chacras del IDEVI o de los hoteles y restoranes locales?. Si, lo sabe, ahora le pido que averigüe cuanto gana al mes un técnico de Globant, o de cualquiera otra de las varias empresas de base tecnológicas radicadas en Buenos Aires o Córdoba y se dará cuenta de lo importante que es al desarrollo de esas personas y de sus familias el trabajar en esas empresas. Y eso no es todo, imagínese lo que ganan sus dueños!. Con solo leer las noticias de sobre la fortuna de Kim Dotcom (el ahora famoso dueño de Megaupload) se dará una idea… y eso que Megaupload no fue un gran invento tecnológico, ni siquiera fue una idea patentada. Era un simple servidor de archivos. “Un cacho de disco rígido en la nube”. Nada más ni nada menos que eso… pero, de esto hablaré en mi próxima nota.