Argentina necesita más profesionales informáticos

Argentina necesita más profesionales informáticos

La industria del software es la única actividad que muestra “pleno empleo” en argentina. Es también la actividad que más fuertemente ha crecido en ventas y exportaciones, superando incluso a productos tradicionales argentino como la carne.

La industria del software es una actividad que no tiene límites en cuanto a seguir creciendo, exportando y generando más y más trabajo. Empleos de los mejores remunerados en el país. Pero he justamente allí un límite a esta actividad: La mano de obra. Hay déficit de profesionales en informática…

La industria del software genera anualmente más oferta de empleo que la demanda disponible para cubrirla.

Según cuenta Néstor Nocetti, cofundador de Globant y vicepresidente de la Cámara Argentina de Software y Servicios Informáticos (Cessi), las carreras informáticas no suelen encontrarse entre las más elegidas por los jóvenes cuando terminan la escuela secundaria, aun cuando el sector goza de pleno empleo.

“Hoy, uno de los problemas es que hay cada vez menos chicos que eligen carreras IT”, apunta. Y agrega: “Si bien las carreras relacionadas con el sector están en el tercer o cuarto puesto en consultas de chicos cuando salen del colegio, al final quedan en el puesto número 12 entre las carreras más elegidas”. Las más populares, según señala, siguen siendo las más tradicionales como Medicina o Abogacía.

Nocetti explica que uno de los mayores desafíos de la industria hoy en día es conseguir que haya más chicos que se interesen por estudios relacionados con la industria informática, ya que cubrir los puestos de trabajo y conseguir empleados calificados es uno de los factores esenciales para continuar y sostener desarrollo del segmento.

Lo importante, indica, es que los chicos vean las ventajas y beneficios de ingresar en el área: pleno empleo, apertura al mercado mundial y la posibilidad de exportar productos y servicios.

Los salarios son otro elemento a tener en cuenta en lo que respecta al atractivo de este tipo de carreras: el sector no solo cuenta con salida laboral amplia y rápida, sino que además los sueldos suelen ser competitivos: para puestos junior, se maneja un promedio de entre $5.000 y $6.000 brutos, mientras que para puestos senior puede rondar entre los $8.000 y los $15.000 brutos mensuales.

El presente y el futuro de la industria del software

En la actualidad, la Argentina es un polo tecnológico que produce y exporta tanto servicios como productos informáticos y de software a distintos puntos del globo, desde Asia a América Latina, Europa y los Estados Unidos, el principal destino de las exportaciones.

La Argentina es una de las áreas centrales de outsourcing y se diferencia de otros polos tecnológicos, como la India, el este de Europa y el sudeste asiático, por la relación costo-calidad que provee.

Si bien el tipo de cambio actual no favorece del todo al país por sobre esos competidores, Nocetti sostiene que Argentina sigue siendo competitiva justamente por la alta calidad de servicios y productos que provee en el área.

Es por esa buena calidad de la producción nacional en el segmento de informática que Cessi prevé que en 2012 las ventas aumentarán a u$s3.340 millones y las exportaciones llegarán a los u$s899 millones. Para ello, señala Nocetti, la generación y promoción del empleo en el sector es clave.

Debido a que el rubro informático es considerada crítico para el desarrollo de la Argentina a nivel industrial, según señala el plan 2020, desde las esferas gubernamentales se está invirtiendo en capacitación y educación con el fin de tener mano de obra altamente calificada que pueda impulsar y sostener el crecimiento del área, algo que se había abandonado en años anteriores.

Así, las licenciaturas y especialmente las tecnicaturas están recibiendo un impulso oficial para satisfacer las demandas del área desde hace un año aproximadamente.

Nocetti destaca en este sentido la apertura de distintas carreras tecnológicas en universidades especialmente del conurbano bonaerense, como La Matanza, Lomas de Zamora y San Martín y agrega que el objetivo es que esta tendencia se amplíe al resto del país.

“Desde el Estado hay un compromiso para generar más técnicos e ingenieros, algo que es bienvenido por nosotros”, resalta, aunque advierte que los resultados podrán apreciarse en dos a cinco años, por la extensión de las carreras en cada caso.

La capacitación es clave para el sector, ya que para continuar su desarrollo, necesita de mano de obra calificada.

Debido a las amplias ofertas de trabajo que da el sector, Nocetti señala que muchos estudiantes abandonan la carrera antes de finalizar, porque, entre otros motivos, ya han encontrado un empleo deseable, con buenos salarios.

Sin embargo, esta educación sin finalizar se completa con la capacitación interna en las empresas, que instruyen a sus empleados en las últimas tecnologías.

Nocetti señala que la industria hace lugar a aquellos con conocimientos no formales, el caso de muchos nativos tecnológicos autodidactas, o incompletos, por lo que los puestos más junior se cubren con más facilidad.

En las empresas dedicadas a desarrollo, infraestructura y funcional, los perfiles más buscados son desarrollador web, desarrollador cliente-servidor y analista funcional.

Conseguir candidatos idóneos para puestos de jerarquía, en cambio, resulta más difícil, precisamente por el nivel de estudios que se requiere, algo que muchas veces resulta complicado de alcanzar.

En este sentido, Nocetti destaca la importancia de tener personal de jerarquía capacitado: “Lo que empuja al sector son los profesionales: cuanto más profesionales haya, más va a desarrollarse”.

@pablogusdiaz , sigue todas mis notas en twitter.