10 cosas que aprendí de la última campaña electoral

10 cosas que aprendí de la última campaña electoral

Para los que nos dedicamos profesionalmente a la política y la consultoría, cada campaña electoral es como un laboratorio donde ponemos a prueba los conocimientos teóricos previos y descubrimos un montón de cosas, algunas nuevas.

En mi caso tomé esta campaña para experimentar esos saberes que había acumulado de la teoría y de las experiencias recogidas de muchos colegas, maestros, que me precedieron en la profesión, como por ejemplo MARIO RIORDA y su teorema acerca de la ‘sobrevaloración de las campañas’, expuesto en nota del diario Clarín el 30/09/2017; ISMAEL CRESPO MARTÍNEZ, y sus enseñanzas en el ‘taller de diseño metodológico para el diagnóstico de los espacios de competición en el mercado electoral’ de la Escuela de Posgrado en Comunicación de la Universidad Austral; y por supuesto del gran JOSEPH NAPOLITAN, padre de la consultoría moderna, de su conferencia de 1985: ‘100 cosas que aprendí en 30 años de asesor en campañas electorales’.

Lo que te contaré en este post es solo un resumen de la charla ‘10 cosas que aprendí de la última campaña electoral’ que brindaré en pocos días más a un grupo de dirigentes y militantes politicos, y que ofrezco a todos los partidos políticos de mi región que estén interesados en ella.

1) “Hay que empezar pronto” enseña Joseph Napolitan en sus 100 cosas.
Nunca se empieza a preparar una campaña demasiado pronto.
Empezando pronto se tiene tiempo para hacer y analizar encuestas, estudiar a los adversarios y sus probables movimientos en profundidad, diseñar y discutir varias estrategias posibles, elegir los mejores especialistas para trabajar en la campaña y preparar psicológicamente al candidato.
Cuando se empieza tarde, no se tienen que hacer menos cosas, sencillamente se tiene menos tiempo para hacerlas”; y
2) “Las campañas electorales están sobrevaloradas” enseña Mario Riorda en la nota del diario antes citada.
Muchas de las campañas podrían no haberse hecho y el resultado hubiera sido el mismo.
En varios distritos los resultados, con publicidad o no, no se modificaron si se comparan encuestas previas, encuestas durante y resultados oficiales (…) Curiosamente, las tendencias electorales, de modo comprobado y mayoritario en el mundo occidental, se gestan antes que las campañas inicien”.

Empecé por estas dos enseñanzas juntas porque creo están estrechamente conectadas. La cita de Riorda de alguna manera encontraría su causa en la cita de Napolitan. Si esperamos al inicio formal-legal de 60 días previos, e incluso más, que estipulan las normas que regulan las elecciones, para empezar a trabajar nuestra campaña, nos encontraríamos ante un escenario electoral ya pre configurado por uno o más oponentes que nos dejarían muy poco espacio para construir una intención de voto competitiva, sería la conclusión.

En la siguiente imagen muestro del lado izquierdo, una encuesta realizada por mi consultora en la primera semana de marzo de 2019, y del lado derecho una gráfica de los resultados finales de la elección el 06 de octubre de 2019.

 

Como puede verse en las gráficas, el escenario electoral de Viedma ya estaba pre configurado al inicio formal de la campaña el 12 de agosto, cuando se presentaron las listas ante la justicia. El resultado de la elección terminó siendo casi el mismo de la encuesta hecha 7 meses antes, corroborándose el teorema de Riorda. Y este mismo ejemplo puedo mostrarlo también en muchas otras elecciones de la provincia de Río Negro que tuve la oportunidad de medir en su momento, como San Antonio Oeste, Bariloche, Choele Choel, Cinco Saltos, entre otras.

La realidad es una construcción social. Por tal motivo es posible construir esa realidad (contexto o escenario percibido por el elector) antes del inicio de la campaña electoral para que sea lo más favorable posible a los intereses de mi candidato. Y esto se logra arrancando pronto la campaña como dice Joseph Napolitan, porque si esperamos a que primero arranque la campaña mi candidato tendrá que actuar en una obra cuyo escenario armó otro a favor de sus intereses y no tendré tiempo de cambiarlo, como les pasó a los candidatos del PAR, Encuentro y Patria en la elección de Viedma, que solo pudieron competir por el electorado de indecisos al mes de marzo.

Las otras cosas que aprendí que completan el decálogo son:

3) El “timing” es esencial.
Para un candidato desconocido, una campaña temprana de imagen puede ser vital. para un candidato muy conocido, puede ser un derroche sin sentido.
4) Las elecciones son como una venta de un solo día.
Esta es la razón de que el “timing” sea tan importante en una campaña política.
5) La estrategia es el factor individual más importante en una campaña política.
Una estrategia correcta puede sobrevivir a una campaña mediocre, pero incluso una campaña brillante puede fallar si la estrategia es errónea.
6) ¿De qué va la campaña?
La campaña lo que debe hacer es buscar los por qué deciden las cosas que deciden los votantes.
7) Un partido dividido pierde fuerza.
divide et impera (Julio Cesar)
8) No hay que subestimar el impacto de una administración impopular.
Los méritos de los candidatos son muy similares y si uno representa a un partido cuyo gobierno tiene una imagen impopular es muy probable que pierda.
9) Hay que dominar el medio dominante. Y si se usan nuevas tecnologías se necesitan especialistas.
Un equipo profesional, especializado en las técnicas de comunicación política, con organización, metodología y disciplina, en una campaña electoral, marca la diferencia!
10) La mayoría de las campañas no saben cómo utilizar correctamente a sus asesores. Si sus consejos no son seguidos, lo mejor que puede hacer el asesor es marcharse.

… pero a todas ellas las explico bien en profundidad, sustentadas con ejemplos reales, en mis charlas presenciales a grupos y partidos políticos.

@pablogusdiaz

celular 2920366554
Correo Electrónico pablogusdiaz@outlook.com
Redes Sociales @pablogusdiaz ( en Twitter y Facebook)